Internacional

Rusia Cómo reaccionará ante tema Soleimani

Cómo reaccionará Rusia ante el asesinato de Soleimani

Artículo de Jeffrey Mankoff en CSIS

Aunque Rusia no quiere ni necesita un conflicto entre Estados Unidos e Irán, la crisis provocada por el asesinato tiene algunos beneficios para Moscú.

El asesinato del líder de la Fuerza Quds de Irán, el general Qasem Soleimani, abre un nuevo capítulo en la ya enmarañada historia de las desventuras de Washington en Oriente Medio. Aunque parece poco probable que la administración Trump haya considerado mucho la reacción de Moscú antes de ordenar el asesinato, de una forma u otra, Rusia tendrá voz y voto en lo que venga.

Aunque Rusia no quiere ni necesita un conflicto entre Estados Unidos e Irán, la crisis provocada por el asesinato tiene algunos beneficios para Moscú. 

No sólo un gobierno estadounidense distraído estará menos enfocado en las actividades de Rusia en Europa y en otros lugares, sino que la creciente tensión entre Washington y Teherán podría reforzar el objetivo a largo plazo de Moscú de reducir la influencia estadounidense en el Oriente Medio. Sin embargo, una mayor escalada entre Washington y Teherán obligaría a Moscú a tomar algunas decisiones difíciles dado el potencial de que un conflicto tenga un impacto significativo en los intereses rusos. El mayor comodín es Siria, donde Rusia e Irán han mantenido una incómoda asociación en apoyo del gobierno de Bashar al-Assad, que probablemente estaría en primera línea de cualquier enfrentamiento entre Estados Unidos e Irán.

La respuesta inicial de Rusia al asesinato fue, según los estándares rusos, comparativamente silenciosa. Una lectura oficial de la llamada telefónica del presidente Putin con el presidente francés Emmanuel Macron el 3 de enero sólo mencionó la “preocupación” de los dos líderes (ozabochennost’) por el asesinato y el potencial de escalada de tensiones en el Medio Oriente. El ministro de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, fue más crítico, afirmando que el asesinato de un funcionario del gobierno en el territorio de un tercer país “viola crudamente los principios del derecho internacional y merece ser condenado”, pero no llegó a tener consecuencias amenazantes.

Aunque el llamamiento de Lavrov a la condena puede ser fácil de rechazar viniendo de un país con su propia y larga historia de asesinatos en el extranjero, vale la pena señalar que Moscú se ha abstenido en gran medida de atacar a funcionarios extranjeros, al menos desde que los comandos soviéticos mataron al presidente afgano Hafizullah Amin en 1979. Como país al que le gusta presentarse como un igual a Estados Unidos, Rusia se beneficia de poder señalar un precedente estadounidense, de la misma manera que señaló el bombardeo estadounidense de Yugoslavia para justificar su invasión a Georgia en 2008. El asesinato de Soleimani proporciona a Moscú un precedente potencialmente útil en caso de que decida, por ejemplo, apuntar a un funcionario ucraniano con algún pretexto dudoso en el futuro.

A corto plazo, es probable que las acciones rusas sean cautelosas. Aunque las relaciones entre Moscú y Teherán son en general positivas, y ambos consideran a Estados Unidos como un competidor estratégico (Irán y Rusia, junto con China, acaban de realizar ejercicios navales conjuntos en el Océano Índico y el Golfo de Omán), los dos países no son aliados, y Rusia tiene sus propias preocupaciones sobre el comportamiento iraní que esta crisis no va a disipar. Rusia sigue apoyando el Plan de Acción Integral Conjunta (PCJ) y desconfía de que Irán adquiera la capacidad de fabricar armas nucleares que podría desestabilizar aún más el Medio Oriente. La tolerancia de Rusia de los ataques aéreos israelíes contra las posiciones iraníes y de Hezbolá a lo largo del conflicto en Siria sugiere que Moscú está dispuesto, aunque apenas entusiasmado, a ver cómo los iraníes son golpeados.

Mientras el impacto de una disputa entre Estados Unidos e Irán en las acciones de Rusia en Siria (o en cualquier otro lugar) siga siendo limitado, Moscú tiene pocos motivos para involucrarse directamente en esta etapa de la crisis. A pesar de algunos recalcitrantes comentarios occidentales sobre un eje estratégico ruso-iraní y la posibilidad de un choque de alianzas al estilo de 1914 (con Rusia presumiblemente en el papel de la Alemania Imperial instando a su aliado austro-húngaro a exigir satisfacción por el asesinato de su heredero al trono), de hecho es poco probable que Moscú anime a Teherán a responder enérgicamente, y mucho menos que le ayude a hacerlo dada la larga lista de problemas existentes en las relaciones ruso-estadounidenses que Moscú debe tratar.

Además, el (reputado) consejo de Napoleón de “nunca interrumpir al enemigo cuando está cometiendo un error” da a Rusia muchas razones para la circunspección en esta etapa. Desde el comienzo de la Primavera Árabe, Rusia ha intentado posicionarse como un proveedor de seguridad y un intermediario regional más fiable que Estados Unidos. Por consiguiente, Rusia sería el último país en quejarse si las consecuencias del asesinato de Soleimani aceleran la salida de las fuerzas estadounidenses de Oriente Medio.

El asesinato de Soleimani en territorio iraquí ya ha renovado los llamamientos para que las fuerzas estadounidenses abandonen Irak. De igual modo, la creciente preocupación por las posibles represalias iraníes contra las tropas, diplomáticos y otro personal estadounidense en Bahrein, los Emiratos Árabes Unidos y otros lugares del Golfo podría llevar a Washington a acelerar su retirada de la región. Desde su intervención en Siria hace más de cuatro años, el mensaje de Rusia a los gobiernos de Oriente Medio ha sido que Estados Unidos es un socio poco fiable que abandonará a sus aliados en tiempos de crisis. La salida de las fuerzas estadounidenses de Irak y de la región en general no sólo apoyaría ese argumento, sino que podría acelerar la búsqueda de alternativas por parte de los Estados de Oriente Medio, lo que podría crear oportunidades para Moscú.

Siria sigue siendo el mayor interrogante. Assad debe su victoria en la guerra civil siria al apoyo tanto de Rusia como de Irán. A pesar de estar del mismo lado del conflicto, Moscú y Teherán también son rivales por la influencia en la Siria de posguerra. La principal desventaja de Rusia en esta rivalidad ha sido durante mucho tiempo la falta de botas en el terreno (la principal contribución militar de Rusia fue el poder aéreo, que es bueno para atacar objetivos, pero no para controlar el territorio). Irán, por el contrario, se benefició de la red de milicias que controlaba y patrocinaba en todo el país. Como Soleimani era el hombre de Teherán para las relaciones con estas milicias, su muerte podría proporcionar una apertura para Rusia. Según algunos analistas de Moscú, el vacío posterior a Soleimani podría crear una oportunidad para que Rusia impulsara un acuerdo entre las diversas fuerzas progubernamentales sobre el terreno y dejara de lado a las milicias pro iraníes o, al menos, estableciera una mayor influencia sobre ellas. En otras palabras, Rusia se beneficia tanto de un Irán distraído como de un Estados Unidos distraído.

Por supuesto, si el asesinato de Soleimani acelera la deriva hacia la guerra entre Estados Unidos e Irán, entonces el cálculo de Rusia cambia. Rusia no quiere en absoluto otra guerra a gran escala en el Medio Oriente, particularmente una que podría desestabilizar a Irán, un país de más de 80 millones de habitantes que limita con estados del Cáucaso y Asia Central que Rusia considera parte de su esfera de intereses privilegiados. Tampoco, dado el llamado del presidente Putin para extender el nuevo acuerdo START y continuar con nuevas conversaciones de control de armas, Moscú quiere una crisis que lleve a Irán a aumentar aún más su programa nuclear y acelerar su salida de las restricciones del JCPOA, y mucho menos anunciar su salida del Tratado de No Proliferación à la Corea del Norte. Sí, es probable que un conflicto provoque un aumento de los precios del petróleo, pero no sólo el crecimiento económico de Rusia se ha vuelto menos sensible a las fluctuaciones del precio del petróleo, sino que los beneficios económicos que Rusia podría obtener no compensarían los mayores costes.

Si lo peor llega a ocurrir y estalla un conflicto entre Estados Unidos e Irán, sería posible que Moscú se mantuviera en gran medida neutral. De hecho, su aspiración a asumir un papel más importante como equilibrador regional podría beneficiarse de esa postura. Sin embargo, también es posible que Moscú decida que un conflicto en Oriente Medio liderado por una administración estadounidense impopular presenta una oportunidad para obtener beneficios estratégicos a expensas de Estados Unidos. Ucrania, Georgia y otros vecinos rusos vulnerables podrían ser grandes perdedores en una guerra entre Estados Unidos e Irán si Moscú aprovechara la distracción estadounidense para presionar por más concesiones.

Si bien es probable que Moscú trate de evitar un enfrentamiento total, tampoco querría que los Estados Unidos se atrincheraran más profundamente en el Oriente Medio o que la República Islámica fuera reemplazada por un régimen más amigable con los Estados Unidos. Por lo tanto, algunos observadores rusos han planteado la posibilidad de que Moscú pueda ayudar directamente a Teherán, por ejemplo, proporcionando herramientas de guerra electrónica y otras armas de alta gama que aumentarían los costos militares para los Estados Unidos. Entre ellas podría incluirse el sistema de misiles tierra-aire S-400, que, según se informa, Moscú se negó a vender a los iraníes el año pasado por temor a alterar el equilibrio de poder en el Golfo y que actualmente se encuentra en el centro de una crisis diplomática entre Estados Unidos y Turquía. La decisión de hacerlo o no reflejaría una serie de cálculos más amplios sobre las intenciones de Estados Unidos y sus implicaciones para las relaciones entre Estados Unidos y Rusia en el Oriente Medio y más allá.

Siria probablemente también sería un escenario para cualquier enfrentamiento entre Estados Unidos e Irán, un punto de ignición potencialmente peligroso dada la presencia de fuerzas rusas en el país. Con la reconquista de Assad del país casi completa y una reducida presencia de tropas estadounidenses ya, Rusia no desea ver una reanudación del conflicto, especialmente con Estados Unidos. Incluso si Moscú no tomara medidas para prevenir ataques contra las fuerzas y los apoderados iraníes, el peligro de un choque accidental entre Estados Unidos y Rusia es significativo. Esa posibilidad es quizás la razón más importante para que Estados Unidos comprenda plenamente la dimensión rusa de esta crisis

Artículo original de https://israelnoticias.com/editorial/reaccion-rusia-aseinato-soleimani/

Compartir en

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.