correos electrónicos… La silenciosa industria que vive de leerlos

0

Google dejó de analizar el contenido de los correos electrónicos de sus usuarios en 2015, pero ha seguido mantenido una estable plataforma de desarrollo en la que terceras compañías pueden “conectarse” a tu cuenta de Google y ofrecer servicios adicionales: gestión de envíos, darse de baja de forma automática de correos o integraciones con otras herramientas.

La mayoría de estas opciones son útiles para clientes corporativos o avanzados, y no hay mayor problema siempre que se entienda que con el consentimiento se acepta que ordenadores externos van a analizar el contenido y datos de tus correos para poder ejecutar sus servicios.

Gmail

Empleados de varias compañías revisaron personalmente miles de correos electrónicos de Gmail obtenidos de forma lícita

La cosa se complica cuando, como ha descubierto el Wall Street Journal, los empleados de esas compañías pueden acceder a leer los correos en vez de ser analizados por una indiferente máquina. Múltiples empleados de firmas como Return Path y Edison, han tenido que escasear entre cientos y miles de correos personales de sus usuarios a mano, para comprobar si las herramientas de sus sistemas estaban trabajando correctamente.

Este tipo de operativas no son ilegales y están protegidas por los términos de servicio tanto de Google como de estas empresas asociadas. Por su parte, “miles de correos” aunque preocupante, representan una gota en el océano de millones de correos electrónicos enviados en todo momento. Tampoco se han verificado ninguna filtración

¿Por qué hay empresas accediendo a mi correo?

Conectar tu bandeja de entrada con herramientas externas puede ser una solución elegante y útil para muchos problemas. Existen aplicaciones que nos permiten conectar el correo con el calendario, saber si los correos electrónicos enviados son abiertos o si alguien hace click en los enlaces que envías.

En su mayoría, estas aplicaciones son distribuidas de forma gratuita y se financian gracias a la “inteligencia” obtenida al analizar millones (miles de millones en algunos casos) de bandejas de entrada en búsqueda de términos clave concretos que les permitan tomar el pulso al mundo. El principal objetivo suelen ser recibos de nuestras compras o registros en plataformas online.

Return Path afirma tener acceso a 2.500 millones de bandejas de correo electrónico en todo el mundo, 7 de cada 10 existentes

Estos datos son luego revendidos en masa a consultoras y empresas de análisis, que los utilizan para elaborar sus propias predicciones sobre el mercado: qué dispositivos se venden más, donde se compran más productos, datos demográficos de todo tipo, etc.

Cuando las barbas de tu vecino veas cortar

Durante los últimos meses Facebook ha estado en la picota por motivos de privacidad, recibiendo ataques de organizaciones de consumidores, políticos y otras compañías como Apple. Mientras tanto, Google, la única compañía estadounidense dueña de un mercado publicitario online superior al de Facebook, permanecía en silencio.

Google ofrece desde hace años estas potentes herramientas, como parte de los protocolos estándares de acceso al correo electrónico y por medio de APIs propias de la compañía. El primer método es estándar y permite que utilices aplicaciones como Microsoft Outlook para gestionar tu cuenta de Gmail, sin que esto signifique que Microsoft lea tus correos.

El segundo método sin embargo, es donde está el problema. Estas API (”Interfaces de Programación de Aplicaciones”, un término informático que define los cables que conectan unos programas con otros) permiten hacer más funciones, entre ellas, recoger los datos y el contenido de los correos.

Fuente La Vanguardia

Share.

Deja un comentario