Así será el futuro de la industria móvil

0

Pese a la ausencia de grandes sorpresas en ‘gadgets’, se percibe mayor madurez digital. Las tendencias que marcan este MWC son la inteligencia artificial y los asistentes de voz digitales.

Ayer arrancó en Barcelona el Mobile World Congress (MWC), la mayor feria del mundo dedicada al sector de la tecnología móvil. Más de 101.000 personas, de todos los rincones del mundo, se encuentran estos días en la Ciudad Condal para conocer y compartir los avances tecnológicos que marcarán el futuro próximo de la industria móvil.

En esta edición, marcada por la ausencia del nuevo gran smartphone de Samsung -ha preferido esperar a mayo para presentar su Galaxy S8, y asegurarse así la fiabilidad del dispositivo y de su batería-, también se ha echado en falta la presencia de algunos de los grandes empresarios del sector, como por ejemplo Mark Zuckerberg, que el año pasado impartió una de las conferencias magistrales.

Ausencias a parte, la feria de la telefonía móvil por excelencia siempre tiene sus estrellas. Las tendencias que marcan este MWC son la inteligencia artificial y los asistentes de voz digitales, además de los teléfonos inteligentes que cada fabricante presenta como ‘el smartphone del año’.

Entre los ejecutivos asistentes a esta ocasión, destacan José María Álvarez-Pallete (consejero delegado de Telefónica), Reed Hastings (CEO de Netflix), Rajeev Suri (CEO de Nokia) y John Hanke (CEOde Niantic, la empresa creadora de Pokémon GO).

En el MWC de este año se pueden encontrar casos de uso de tecnologías aplicadas a las empresas. Grandes firmas de los sectores bancario, retail y automovilístico acaparan las mesas redondas.

En estos 30 años (12 de ellos en la Ciudad Condal), el congreso ha evolucionado de una cita de la industria de las telecomunicaciones, a una feria de nuevos gadgets y, finalmente, a una exposición de servicios tecnológicos. “Hemos pasado de ver proyectos piloto a aplicaciones reales de las tecnologías sobre los procesos de negocio”, resume José Luis Sancho, managing director de Accenture Digital.

INTERNET DE LAS COSAS Y 5G

Entre las grandes tendencias tecnológicas que encontramos en esta edición, destaca el Internet de las Cosas, concepto en el que se incluye el hogar conectado, la Industria 4.0, las tecnologías aplicadas al retail y, fundamentalmente, el coche conectado. Una macrotendencia supeditada a la evolución de las redes 5G, otro de los grandes temas de este MWC. Ayer mismo, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, descartó ponerle fecha concreta a la disponibilidad del llamado segundo dividendo digital, que sería un paso clave en este desarrollo en España.

Mientras, la industria de telecomunicaciones trabaja con lo que podríamos definir como conectividad 4,5 G. Vodafone, por ejemplo, ha empezado a desplegar tecnología 5G sobre su actual red 4G.

Prácticamente todas las grandes marcas presentes en el MWC, incluyendo a los operadores como Telefónica y Vodafone, los fabricantes de telecomunicaciones como Cisco, Ericsson o Nokia y a otros muchos gigantes del sector, como Intel o Accenture, han presentado casos de uso (realistas y rentables) de soluciones IoT.

MÁS PANTALLA Y POTENCIA

En el terreno de la tecnología de consumo, Huawei, LG, Sony y la olvidada Nokia han marcado la agenda del congreso. Probablemente el terminal que más ha dado que hablar es el renovado Nokia 3310, que se venderá por 49 euros en colores rojo, amarillo, gris y negro. Pese a la gran acogida, se trata de un dispositivo con poca utilidad, pues cuenta con conexión 2G, teclado físico sin pantalla táctil y poca potencia. La idea de Nokia, cuyos móviles son fabricados por HMD Global, es llamar la atención de los más nostálgicos con un teléfono que recuerda al mítico 3310.

Pese a que desde hace un tiempo se espera la llegada de las pantallas flexibles, este tampoco ha sido el congreso en el que este tipo de tecnología se ha dejado ver. La tendencia desde hace dos años son las pantallas de más de 5 pulgadas, pero el gran logro es aumentar las dimensiones sin que los teléfonos crezcan demasiado. LG ha sido el fabricante que más se ha arriesgado, llegando a incorporar una pantalla de 5,7 pulgadas en un teléfono que sólo mide 5,2. Los marcos de los teléfonos cada vez son más pequeños y tanto Sony como Huawei o LG han apostado por terminales con más pantalla y menos bordes.

GIGABIT

En cuanto a potencia, el gigabit ha sido el avance más esperado. Pese a los rumores que apuntaban a que el nuevo procesador de Qualcomm, el Snapdragon 835, no se vería en el MWC porque llegaría en exclusiva con el S8 de Samsung, Sony se le ha adelantando, apostado por lo nuevo y más potente de la compañía de procesadores. El Snapdragon 835 es el primer chip comercial en ofrecer conectividad a velocidades de 1 Gbps, lo que permite soportar las nuevas experiencias de realidad virtual y realidad aumentada, almacenamiento en la nube infinita, o entretenimiento en 4K, entre otras cosas.

ASISTENTES DE VOZ

LG ha sido la primera compañía en incorporar el asistente de voz Google Assitant a su terminal, pues hasta el momento esta tecnología estaba sólo disponible en los dispositivos propios del buscador, Pixel. La idea es que los usuarios se comuniquen con su terminal mediante una conversación fluida, lo que supone un avance más en inteligencia artificial. Durante este año, los fabricantes mantendrán su atención en el desarrollo de estas soluciones que, con Alexa de Amazon y Google a la cabeza, marcarán las nuevas interacciones con los dispositivos inteligentes.

PRIVACIDAD

Por último, uno de los grandes temas de debate de este MWC es la privacidad de los datos. El 80,3% de los españoles está preocupado por la intimidad y la seguridad de los datos en Internet, según el último informe de la Sociedad de la Información. En este contexto, Telefónica ha dado más detalles sobre la “cuarta plataforma”, donde los datos personales son propiedad de los usuarios, y son éstos quienes deberían conocer, autorizar y gestionar qué usos (comerciales y otros) se hacen de éstos.

El objetivo de Telefónica es cerrar acuerdos con un gran número de partners para idear nuevos servicios personalizados de los que puedan beneficiarse sus usuarios. Espera que esta oferta enriquecida, junto con la transparencia, refuerce la fidelización de sus clientes.

Coche conectado, el otro gran protagonista

La industria automovilística ha ocupado, un año más,un papel coprotagonista en el MWC. La conectividad en el coche es ya una realidad en el llamado infotainment, pero debe aún evolucionar. Sin comunicación segura con otros vehículos y con infraestructuras, no será posible el vehículo autónomo, evolución del actual coche conectado. La tecnología ya permite conectar un vehículo con nuestro móvil. A través de una SIM como la que Vodafone implementará en los modelos de Ford, podemos conectar diez dispositivos a un mismo coche. Ahora, el reto de la industria es conectar el vehículo a su entorno -carreteras, señalización, otros vehículos…- de forma permanente. Para ello deben evolucionar las infraestructuras de telecomunicaciones, primero para garantizar la cobertura, segundo para hacerlas inteligentes. Para que un coche autónomo se guíe por sí mismo es clave que esté conectado en todo momento: ante una situación imprevista, la comunicación en tiempo real puede resultar crítica. Y sin embargo, aún existen zonas de España en las que un móvil no tiene cobertura para llamar. El coche autónomo necesita el 5G por el enorme flujo de datos que genera y porque necesita transmitir cada segundo. Por otra parte, el esfuerzo inversor necesario para que el semáforo o un párking público o privado interactúen con el vehículo (y éstos también lo hagan entre sí) es un reto en una sociedad recién salida de la crisis económica. De forma paulatina llegarán dichas inversiones, que irán unidas a acuerdos marco entre ciudades y empresas para la implementación real del coche conectado.

Fuente expansion.com

Share.

Deja un comentario