Cultura

Reflexiones sobre la ignorancia racional

Pasó el tiempo de elecciones... Se acallaron las campañas... y es tiempo de resoluciones y acciones concretas que deberían siempre redundar en beneficio del Pueblo y de la Nación.

Algunos sentirán y defenderán ardorosamente que es el camino adecuado y otros dirán que es el camino al precipicio.

Pero.. con que elementos racionales, con que investigación previa a su voto cada quien ha de emitir juicio frente a los resultados de dicho voto, es decir afrente a decisiones que hacen ya si , mas allá de las promesas de campaña, a la vida de hoy y el futuro de cada ciudadano.. de cada uno que emitió ese voto.

Todas las personas somos ignorantes. Esto no es un insulto, es un hecho. La persona más sabia, inteligente y culta que exista o haya existido domina apenas una parte infinitesimal del conocimiento humano. Adquirir conocimiento tiene un costo que mínimamente consiste en el tiempo invertido.

Y como es imposible saberlo todo, los seres humanos nos especializamos en un área, digamos carpintería, y cuando necesitamos ayuda en otra área buscamos a un experto que nos provea tales bienes, servicios o conocimientos. Por eso en vez de mediocres ‘todólogos’ tenemos albañiles, abogados, zapateros, administradores, médicos… e incluso dentro de cada área encontramos un sinfín de subdivisiones como neurólogo, cardiólogo, traumatólogo, etc.

Algo análogo sucede cuando elegimos a nuestros líderes políticos. Cada votante podría interiorizarse en el perfil de cada candidato, su historial, su propuesta ideológica y programática y elegir de manera realmente racional y educada. En la práctica, conocer a profundidad a un candidato no es algo que pueda hacerse en unos minutos, ni siquiera horas. Una mujer que cría dos hijos y vende refrescos en un mercado, un agricultor que atiende su chaco de sol a sol o un empresario que administra una empresa, no tienen el tiempo para verdaderamente conocer a los candidatos a una elección. A la mayoría de las personas les sucede lo mismo y por eso toman su decisión con información limitada.

Algunos votan siempre por el mismo partido, sin importar quién es el candidato, porque confían en la línea ideológica del partido; otros votan por lo que les dice su cónyuge o su amigo; unos por quienes prometen algún privilegio para su sector; otros por quien les regaló una polera…
Imagínese que tenga que votar para elegir a los cirujanos en un hospital, sin usted saber nada de medicina, ¿cree posible elegir correctamente?

Educarse sobre los candidatos es costoso y el beneficio particular es ínfimo, después de todo, un voto rara vez decide una elección. Más aun si los cargos a llenarse son varios y altamente especializados. La mayoría elegirá no educarse sobre los candidatos y votará sabiendo poco o nada de ellos.

Y eso ha hecho que poco a poco lo que antes rezaba "el Pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus Representantes"... hoy sea.. "el Pueblo no delibera ni gobierna.. porque ya no son sus Representantes"

Democracia no es solo ir a votar... a la democracia la define la participación real de sus ciudadanos...

Extractos de El Deber

Compartir en

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.