Opinión

proteccionismo…un mito?

Proteccionismo? Nacionalismo? De que estamos hablando…

Albert Einsten decía que el real conocimiento es la experiencia adquirida, pues el resto solo es información.

Esto me lleva a decir que los que peinamos canas hace rato, a veces nos ahorramos los prolegómenos y definimos por el final.

Y en este tema del proteccionismo sorpresa de USA, con medidas ya tomadas por Trump y las a venir, o Bolsonaro y sus anuncios en Brasil, que causan sorpresa y caras demudadas en los economistas, la verdad es de a puño: La globalización llega hasta donde empieza a chocar con los intereses particulares y el largo brazo de la política responde a dichos intereses, pues de ello depende su subsistencia.

¿Qué es el proteccionismo?

Una medida proteccionista tiene el objetivo de servir de escudo a un negocio o sector frente a los cambios espontáneos en el mercado que puedan afectarle.

Tiene a pensarse el proteccionismo como una circunstancia de política económica propia de regímenes o partidos de corte nacionalista, mas en realidad es una respuesta política a un conflicto o potencial conflicto interno de intereses económicos de sectores de la producción de un País.

Claro ejemplo de ello hoy es Trump,  en USA que durante décadas se ha presentado como el campeón del libre comercio,  y en realidad es donde nació el proteccionismo moderno.

Mas no solo Trump estableció medidas proteccionistas, Obama el 2009 grava importaciones de China con una tasa desusada del 35%, respondiendo así a fuertes presiones de la industria de autopartes.

En Francia, asistimos a un Macron que evadió sistemáticamente los intentos de Macri de propulsar la alianza con Mercosur pues ello produciría un fuerte impacto en la producción de agroindustria  francesa

Por ello es claro que el proteccionismo no es un paradigma del nacionalismo político, sino una herramienta política de cualquier ideología o régimen político que ve afectada su gobernabilidad por presiones de intereses nacionales preocupados por la competencia globalizada

Es decir la globalización y el libre mercado, tan mentado por el liberalismo, es un paradigma hasta donde convenga a los intereses sectoriales internos.

Y si a alguien le quedara duda le recomiendo lea la ley Hawley-Smoot, que hoy campea cual fantasma entre los economistas del G20, defensores a ultranza de la apertura total de los mercados.

avatar
Por Jorge Tuero
Acercando Naciones
AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.