Internacional

Pesaj, que significa esta celebración

En estos días los judíos celebramos el Pesaj.

Así empieza una carta que he leido ayer en las Redes y hoy queríamos rendir homenaje al Pueblo Judío por Pesaj

En ACERCANDO NACIONES vizibilizamos todas las voces, y sobre todo compartimos todos los saberes.

Y a quién esto escribe, le pareció que el conocimiento que tengo de la tradición de ese Pueblo, que curiosamente no nace de un territorio sino de una promesa de Dios a Abraham, es muy poco para ser serio y hablar de Pesaj con mis palabras

Pero el Altísimo es (una vez mas he de reconocerlo) mas inteligente que yo y ayer por la mañana me hizo llegar esta carta que decidí reproducir sin cambiar su texto ni su intención manifiesta

Si permítanme y permitan a ACERCANDO NACIONES desearles, como lo hace el autor de la carta, un buen Pesaj
Jorge E. Tuero

Que es el Pesaj

Nos explican que se trata de un salto.

La palabra inglesa es Passover, un salto hacia un estadio más perfecto.

El reino de la libertad.

Esto es cierto, pero no es preciso, no comunica el sentido íntimo del Pesaj, y sin embargo la respuesta se encuentra al alcance de la mano dentro de la tradición.

En la Hagada enseñamos a nuestros hijos el ritual de las preguntas: ¿por qué esta noche es distinta de todas las noches? Las preguntas pesan en el ánimo de todos y sin embargo no son respondidas.

Las preguntas son conservadas como tales por el rito.

El camino a la libertad se relata como un éxodo por el desierto.

La interpretación de los gentiles duda de la existencia de Moshe.

Era un príncipe egipcio –dicen- que protagonizó una revuelta contra el faraón Ramsés II.

Tampoco hay certezas sobre el Éxodo en sí mismo. Se trata seguramente de una fábula, un encantamiento que deleita a los niños durante el seder de Pesaj.

Sin embargo el éxodo se replica constantemente en nuestra historia. De Jerusalem a Salónica y Alejandría, de Salónica a Europa Central, de Europa central a América.

El éxodo se replica como un destino inaprensible, se hace cuerpo en la figura del judío errante.

Entonces la experiencia transmite: ¿por qué esta noche es distinta de todas las noches? En Pesaj los judíos reflexionamos sobre el significado de la libertad. Revisemos.

Habíamos perdido toda la cosecha de granos, a causa del clima, la hambruna y la muerte amenazaban a mujeres y niños.

Los ancianos prudentes y sabios compararon un bien intangible como es la libertad contra la muerte segura de miles, hubo que elegir lo más conveniente con sabiduría.

No había otra salida.

Esa decisión pragmática trajo sobre nuestras cabezas cuatrocientos años de esclavitud, primero en Egipto y luego en Babilonia, ¿hubo o no hubo un libertador?, ¿existió o no existió?, ¿protegió Sadday Dios de los ejércitos a su pueblo, o no lo protegió?, ¿se abrieron o no se abrieron las aguas del mar Rojo?

Dudas que carecen de toda importancia. Se eligió lo más conveniente, la única decisión posible. Una decisión equivocada.

De eso se trata el Pesaj. 

En el Éxodo el Shofar llama a las tribus, hay que marchar al desierto y entonces se levantan todas las banderas, la bandera de los Cohen, la bandera de los Levi, y la gente marcha detrás de las banderas, las propias y las ajenas, por primera vez, ¿por qué esta noche es distinta de todas las noches?

Una nación camina detrás de su destino detrás de la promesa de ríos de leche y miel que finalmente nos consolarán de toda penuria.El instante supremo es este inicio de la marcha.

Porque la nación judía adquiere su forma histórica para los tiempos.

Los gentiles nos hablan de libertad, pero los judíos no entendemos bien de qué se trata.

El sueño sionista describía a Eretz Israel como un país para los judíos. Medinah.

Parece simple, un lugar propio, pero si la identidad se extiende en la totalidad del espacio, asfixia a su propio pueblo, no deja lugar para nada más que la identidad.

He aquí la hybris del Israel actual. Eso tan sencillo de un país para los judíos choca con la experiencia del pueblo marchando detrás de las banderas, ¿cuáles son los límites del reconocimiento judío?

Ninguna nación es únicamente identidad. ¿Medinah Israel es Eretz?, ¿es el último paso del trayecto?

Ya antes estuvimos allí, y sin embargo el éxodo continuó. Hay quien piensa que el exilio, la continua diáspora es la verdadera naturaleza de la nación judía y su destino.

Me han enseñado que kipur, es el día más sagrado de nuestro calendario, y yo creo que eso debe ser cierto. Dios no nos perdona, no nos dice nada, pero cuando preguntamos sobre la justicia de nuestros actos, vemos claramente qué lugar ocupa nuestra existencia particular dentro de la existencia en general, pesamos el sentido de nuestra vida

¿Eso es libertad? Sin duda ¿Es lo más importante? Sí. Sin embargo parece diferente de  aquello que pensaban los gentiles sobre no sé qué trascendencia o estadio superior de hombres libres que hacen lo que quieren, ¿qué quieren esos hombres que hacen lo que quieren? Misterio. Nadie sabe.

Acepto la palabra de los mayores que son más sabios que yo, pero siento que el Pesaj es muy importante, allí se juega nuestro destino. El Mandato de la ley, no es vivir entre nosotros, sino vivir junto a todos los demás. Si la libertad es algo, tiene relación con eso.  

Un anciano muy brillante que conocí en el muelle colonial de Tiberias, y se comió toda mi ensalada de pescado, me preguntó una vez si en el desierto, no se había sometido al pueblo al peso abominable e insoportable de la fe por primera vez.

Respondí que antes de aquella marcha no había habido pueblo judío, tal como debe entenderse.

El disentía, y tenía razón. Se refería a que en el desierto ningún acto propio podía tener realmente la fuerza necesaria para transformarnos, para ponernos finalmente a salvo.

Ni siquiera las tablas de la Ley.

Piensen que el primer gesto de los hombres cuando Moshe bajo del monte Sinaí, fue cincelar un becerro de oro. Ya en el inicio nos habitaba la idolatría junto con insuficiencia de la fe.

Por eso Jesús se purifica en el desierto, sigue nuestra antigua tradición. El desierto es la escuela del destino. No pude responder, fue algo que en su momento tuvo una profundidad que excedía mi comprensión por completo.

Trato de responder ahora.

El Éxodo es un relato trágico, su peripecia parece aparente. La gravidez de los actos que relata la Hagada no tiene relación con la voluntad sino con los límites de la identidad.

Es difícil de expresar esto con mayor claridad.  Pensaba en aquellos tiempos que la libertad judía existía entre los límites de la identidad judía y el resto de la humanidad.

Hoy pienso que la libertad judía se compone de todos aquellos actos que establecen ese límite. Es algo muy diferente, lástima que no esté aquel anciano conmigo para continuar el diálogo.

Aquel rabino tuvo razón, porque finalmente alcanzamos la tierra prometida y sobrevivimos.

Yo tengo razón porque aún no hemos descubierto que cosa es la libertad para los judíos

¿Por qué esta noche es distinta de todas las noches?

Les deseo un buen Pesaj.

Compartir en

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.