Arte

Perón y los judíos, una reflexión personal

Se estrena “Perón y los judíos”, una reflexión personal del director argentino-israelí Sergio Shlomo

El documental que se conocerá este jueves en Cine.ar TV parte de una inquietud del realizador y periodista: “¿Era su padre un gorila?”.

Esa pregunta lo lleva a emprender una investigación acerca de la relación entre Perón y los judíos en la Argentina desde los años 50 hasta la actualidad

Este jueves tendrá su estreno el documental Perón y los judíos, un film del periodista y director argentino-israelita Sergio Shlomo Slutzky, filmado en Argentina y en Israel, que parte de preguntarse si su padre era un gorila.

Esa premisa lo lleva a emprender el camino de investigación acerca de la relación entre Perón y los judíos en la Argentina de los años 50, llegando hasta la actualidad.

“Cuando años atrás mis amigos acusaron a mi difunto padre de haber sido en los años 50 otro judío gorila, refiriéndose a ser reaccionario y antiperonista, me decidí a salir a investigar el supuesto ADN de mi viejo, fallecido en 1983.

En este recorrido llegué a amigos de su juventud durante la presidencia de Perón, a historiadores e investigadores y otros testigos en Argentina e Israel, en una búsqueda que es también personal pero que ilumina algo de la grieta que afecta a la sociedad argentina, hasta el día de hoy”, apuntó el realizador de la película que se podrá ver por Cine.ar TV este jueves y este sábado, a las 22, y a partir del viernes en la plataforma Cine.ar Play.

En Perón y los judíos, algo que se transformó en una característica de sus producciones, Sergio Shlomo Slutzky combina lo personal, lo social y lo histórico buscando vislumbrar la compleja trama de la memoria.

“Perón y el peronismo, las instituciones judías, las diferentes tendencias dentro de la cultura judía y su relación con el líder del movimiento y con Eva Perón, pero también con sus políticas de seducción, son abordadas por un abanico de testimonios de una pluralidad incuestionable.

En esa pluralidad de voces busca claves personales y sociales para responder a la pregunta que lo impulsó a filmar esta película: ¿Qué hay detrás de la acusación de gorila que durante años pesó sobre su padre?”, adelanta el parte de prensa que anuncia el estreno.

Slutzky nació en Buenos Aires. Desde 1976 trabajó y vivió en Israel. “En aquellos años perdí en la Argentina compañeros, y a ellos años después los recordé y homenajeé en películas documentales que hice y en las que quedó en claro dónde estoy políticamente parado.

Cada película comienza en algún lado”, dijo y sobre su último film puntualizó: “Esta película comenzó en la palabra gorila.

No en el animal, ya hace años que no hay en el zoológico de Buenos Aires, sino gorila como acusación, como un insulto por ser reaccionario, algo de lo que ninguno de mis conocidos puede acusarme, pero que osaron hacer contra mi viejo, Moris Slutzky, fallecido en 1983, aduciendo que él, como tantos jóvenes judíos de los cuarenta y cincuenta, eran gorilas”.

“Esto fue por 2014, justamente después de varios años de virtual romance entre la comunidad judía y el gobierno de los Kirchner.

En ese momento se produjeron una serie de errores y desencuentros que fueron aprovechados por lo que yo veo como malintencionados intereses políticos, para arrojar a los judíos a un lado de la grieta, como en los años cincuenta”, apuntó el realizador y confesó: “Mis amigos porteños me quisieron convencer que a pesar de que mi viejo estaba a favor de la justicia social, del voto de la mujer y los derechos de los trabajadores y que él mismo fue un laburante desde chico, que a pesar de esto, como mi viejo no quiso enrolarse al Partido Peronista, esto significa que era un gorila”.

Fue ahí que decidió comenzar una investigación: “Y es por eso que Perón y los judíos es una película de investigación, pero fundamentalmente de pasión”.

El recorrido de la película Perón y los judíos

Para realizar el film Slutzky contactó a investigadores e historiadores como Raanan Rein que demostraron en cartas documentos que Perón y Evita hicieron grandes esfuerzos por acercarse a los judíos y a Israel, aunque estas pruebas hayan sido ocultadas con la caída y exilio de Perón en 1955.

“Por otra parte, tuve el enorme placer de llegar algunos de los contemporáneos de mi viejo como Abrasha Rotemberg o Gerardo Mazur, que junto a mi viejo hizo teatro en Hebraica de fines de los cuarenta con David Stivel, Sergio Renan y Carlos Gené, entre otros”, adelantó y agregó: “Entrevisté a testigos de la época en Argentina e Israel, traté de llegar datos, pero no menos que eso a las sensaciones que invadían a mis personajes en aquellos días, algo que no necesariamente se desprende de los documentos y estadísticas en archivos oficiales.

En estos años de trabajo sobre la película, encontré en Javier Díaz, el productor argentino que me acompañó en esta aventura, un colega curioso y creativo, que como no judío, me ayudó a buscar la forma de explicar mejor al gran público la problemática historia de Perón y los judíos”, contó el realizador.

Fuente El CiudadanoWeb

Compartir en

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.