logo
Internacional

Padre Pedro Opeka hoy mas que nunca


ACERCANDO NACIONES ya y mas de una vez, escribió sobre el Padre Pedro Opeka, pero hoy vuelve a traerlo a sus letras y a su audiencia, porque en estos momentos oscuros que vivimos como humanidad, en estos juegos de especulaciones e incertidumbres, donde lo peor del ser humano se revela también se revela lo mejor de nuestra hunamidad.

Por Jorge E. Tuero BIOS* Licenciado en Ciencia Política, PhD en Economía, Experto en Negociación Transcultural, Director de Acercando Naciones

Empresas que se enriquecen con la miseria, empresas que se esfuerzan por mantener sus empleados para que no sufran el desempleo masivo que ronda la economía global, tráfico de influencias para lograr conseguir vacunas que atemperen la pandemia, pero también utilizacion político ideologica que cae y rueda en la molienda de la mentira frente a la demostración científica y empírica...

En medio de esa confusión brillan hombres y mujeres que con claridad meridiana recibieron y aceptaron una misión en su vida y la llevan acabo aún en estos momentos de oscuridad que iluminan con luz propia

Pedro Pablo Opeka, C. M. , también conocido como el padre Pedro, es un sacerdote católico argentino, miembro de la Congregación de la Misión (padres vicentinos-lazaristas), que trabaja como misionero en Madagascar.

En ese país africano, uno de los más pobres del mundo, vio a chicos descalzos viviendo en un basurero y decidió ayudarlos a tener una vida digna.

Con la ayuda de la fundación France Libertés, lo producido y la ayuda de jóvenes del lugar, levantó casillas precarias que fueron reemplazadas por casas de ladrillos de dos pisos y les enseñó a vivir con lo que ellos producen.

Los grupos de casas fueron así creando una ciudad levantada donde estaba el basurero. Además el Padre Pedro Opeka fundó una organización sin fines de lucro llamada Akamasoa (que significa "Los buenos amigos"), dedicada a darles trabajo a sus habitantes.

Que tiene este hombre de extraordinario, que donde todos vieron basura El vió riqueza, pero no hablo del oro de Fort Knox , hablo de la riqueza de valorar lo que se tiene, como elemento para basar una prosperidad inimaginable por cualquiera.

Es , como dice el padre Pedro Opeka, el trabajo una de las mayores virtudes y al mismo tiempo herramientas que nos dignifican y permiten convertir nuestras basuras en riqueza.

El Padre Pedro Opeka está nominado para el Premio Nobel de la Paz



En esta nota
#Madagascar
#PadreOpeka
#Akamasoa
Compartir en

Tal vez te interese leer

Síguenos en redes

Newsletter

Suscribite para recibir las últimas noticias.

Copyright © 2021 Acercando Naciones. Todos los derechos reservados.