Cultura

Mitos y Leyendas sobre el Vino

El vino es una de las bebidas que más adeptos tiene en el mundo, ello ha hecho que se generara sobre el muchos mitos y leyendas, veamos.

”Cuanto más viejo es, mejor”. No, mucha gente piensa que el vino mejora con el paso del tiempo y esto no es indefectiblemente así. Cuando un vino pasa más tiempo en barrica o sea tiene una mayor “crianza”, este se enriquece otorgándole una mayor estructura en desmedro, generalmente, de su frescura. En definitiva, si gustan los vinos estructurados, mejora, si gustan los vinos frescos y ligeros, no mejoran. “Si el tapón no es de corcho el vino es malo”. No, los vinos añejos necesitan de la micro oxigenación que permite el corcho para evolucionar dentro de la botella. Por el contrario los buenos vinos que no deben ser esperados varios años para ser bebidos, por ser ligeros y frescos, perfectamente pueden tener tapa rosca –algunas más modernas ahora permiten la micro oxigenación– por no necesitar evolucionar dentro de la botella. “El vino blanco se sirve frío, el tinto a temperatura del tiempo”. SI, el vino blanco se sirve más frío que el tinto. Un vino blanco joven se sirve a unos 6 u 8 grados y uno con paso por roble se disfruta más a unos 9 o 12 grados. El vino debe servirse entre los 16 a 18 grados, temperatura, que en la antigüedad, generalmente tenían las bodegas o cavas ubicadas en los sótanos de allí la frase a temperatura del tiempo o temperatura de sótano. Si la temperatura ambiente supera los 18 grados, el tinto también debe enfriarse. “Que no te la den con queso”. Esta popular expresión proviene de los antiguos taberneros. Antiguamente, debido a que la calidad del vino no era la mejor, los compradores de vino demandaban vinos suaves y sedosos. Para conseguirlo, los vendedores, antes de ofrecer una cata con sus vinos, les ofrecían queso para confundir el paladar de los compradores y, de esta forma, conseguir el efecto sedoso y suave que les demandaban. “Bodas con vino”. En el año 1251, durante el enlace de Alejandro III de Escocia, los comensales bebieron unas 135.000 botellas de vino. Esto fue posible ya que la boda duro varios días, seguro que fue una boda para no olvidar… Willy Cersósimo Sommelier
AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.