Internacional

Meritocracia verdad convertida en falacia

Meritocracia, es un vocablo que proviene del latín merĭtum que significaba ‘debida recompensa’, a su vez de mereri ‘ganar, merecer’; y el sufijo -cracia del griego krátos, o κράτος en griego, ‘poder, fuerza’)

Por Jorge E. Tuero

Se consideraba que la meritocracia, era básicamente una forma de ejercer el gobierno del estado por “los mejores” , mientras que la democracia era el gobierno de los más, o de la multitud, lo que no aseguraba que sus decisiones fueran las mas racionales, sino que contenían un alto grado de emocionalidad, que podía ser manipulado por líderes con esa capacidad.

Que similar a lo que pasa hoy no? Donde se ve ciudadanos vociferando consignas que ni siquiera entienden, pero que a través de la manipulación de líderes y medios de comunicación (que responden a intereses y no a la verdad) se convierten en “un ejemplo de democracia”... es decir en un ejemplo de los “mas”, no de los “mejores”

Un modelo meritocrático, por el contrario,  es un principio o ideal de organización social que tiende a promover a los individuos en los diferentes cuerpos sociales: escuela, universidad, instituciones civiles o militares, mundo del trabajo, administraciones, estado, etc. según su mérito (aptitud, trabajo, esfuerzo, habilidades, inteligencia, virtud) y no según su origen social (sistema de clases), riqueza (reiteración por reproducción social) o relaciones individuales (sistema de "amiguismo").

En los papeles,excelente…. En la realidad de hoy… una utopía

Hoy la meritocracia ha sido bastardeada como concepto y representa lo contrario de lo que su esencia es… el mérito, es decir “la debida recompensa” es ser “el amigo de “ , el “hijo de”... sobre todo “el dueño de”... y solo vale el sufijo “cracia” es decir solo vale “el poder” y solo llegan los “amigos” del poder o aquellos que se someten sin reparos éticos al poder.

Es inadmisible además hablar seriamente de meritocracia sin haber considerado su base indispensable y excluyente… la igualdad de oportunidades… y hoy asistimos a una desigualdad como pocas veces sufrió la humanidad.

La igualdad de oportunidades parte de que las necesidades primarias deben estar cubiertas y la existencia de instituciones formativas públicas y “gratuitas” (ya sea directa o indirectamente mediante becas) sean caminos abiertos a todos aquellos con la capacidad para transitarlos.

Claro ejemplo de nuestra postura es Bernardo Houssay, quien era hijo de inmigrantes, estudió en el Nacional Buenos Aires y se recibió en la Universidad Nacional de Buenos Aires, un camino público, gratuito y que en igualdad de oportunidades le dió a la Argentina su primer Premio Nobel en Ciencias.

Por otrolado tenemos a Carlos Saavedra Lamas, de familia patricia y prosapia de conquistadores, que sin embargo sigue el mismo camino de estudiar en el Nacional Buenos Aires, la UBA y ser Premio Nobel, clara prueba que ni es el origen, ni son los ”amigos”, ni siquiera son los “sectores de intereses”, solo fué el mérito individual.

Eso es la meritocracia en serio, la base de igualdad de oportunidades, para que los que tengan el mérito lleguen a realizarlo en bien del colectivo.

Pero claro… para eso se debería reformar el sistema, se debería reformar la educación y hacerla igualitaria, se debería reformar el Estado, se debería reformar la Política, la forma de elección de los supuestos “Representantes”, en suma, se debería reformar la inequidad… 

Difícil que el chancho chifle, decía el paisano...

Escrito para ACERCANDO NACIONES

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.