Nacional

Humedales, en que cajón está la ley?

En la Argentina existen aproximadamente 600.000 km2 de humedales, lo que representa el 21,5% del territorio nacional.

Que son los Humedales?

Los humedales son ecosistemas naturales que proveen un conjunto de bienes y servicios que garantizan la calidad de vida tanto de los pobladores locales como de los habitantes de áreas vecinas.

La provisión a la sociedad de esos bienes y servicios ecosistémicos depende del mantenimiento de la integridad ecológica de los humedales.

Ésta integridad se ve cada vez más afectada por la actividad desregulada del hombre, las mega-urbanizaciones, avance de frontera agrícola, industrialización de procesos de pesca y deforestación.

En el 2012 se inicia un proceso para impulsar un primer proyecto de Ley de presupuestos mínimos para la protección y uso racional y sostenible de los humedales de la Argentina.

Desde entonces legisladores, ONGs, universidades se han unido para apoyar la sanción de esta ley en el Congreso de la Nación.

A fines de 2013 el proyecto fué aprobado por unanimidad en el Senado de la Nación, pero el mismo no logró el apoyo suficiente en la Cámara de Diputados y perdió estado parlamentario a fines de 2015.

Que parecería haber detras del Tema

Hace algunos días, el hashtag #LeydeHumedalesYa inundó las redes sociales, impulsado por distintas organizaciones ambientalistas. Si bien los incendios en el delta del Paraná lo ubican en el centro de la escena, el reclamo por esta ley no es nuevo, sino que lleva muchos años de idas y vueltas, configurando una deuda de larga data que debe ser saldada en el seno del Congreso de la Nación.

Contar con una Ley de Humedales implica un cambio de paradigma que derribe la falsa dicotomía entre preservar o extraer. En lugar de pensar un desarrollo productivo basado en el agotamiento de nuestros recursos, en donde las áreas protegidas queden reducidas a una pequeña porción del territorio, debemos poder concebir un modelo de desarrollo sostenible, basado en información científica de calidad sobre nuestro territorio y los servicios ambientales que nos presta. Y, en este marco, pensar y planificar de qué forma podemos seguir usando y realizando actividades productivas en los distintos ecosistemas, que puedan perdurar en el tiempo y generar riqueza sin dañar el equilibrio de éstos.

Para preservar los humedales, necesitamos de una ley que cree ciertos instrumentos que permitan unificar la información y los criterios de aplicación a nivel nacional. Estamos hablando, en primer lugar, de una definición clara que permita identificarlos, para luego incluirlos en un Inventario Nacional de Humedales que debe ser llevado adelante por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, como Autoridad de Aplicación Nacional. Este inventario, a su vez, debe estar seguido de un ordenamiento ambiental del territorio en cabeza de las distintas jurisdicciones en un proceso participativo, según ciertos parámetros que la ley debe establecer claramente (por ejemplo, la superficie, la elasticidad, la existencia de valores biológicos sobresalientes, la vinculación con otros ecosistemas y áreas protegidas, el estado de conservación y el potencial de uso sostenible). Además, para evitar abusos y acelerar los tiempos, debe regir un “período de moratoria” en el que no se autoricen nuevas actividades o la ampliación de las existentes hasta en tanto se aprueben las zonificaciones. Finalmente, se debe crear un Fondo de Compensación que sea distribuido entre las jurisdicciones que hayan aprobado su ordenamiento territorial a través de una ley provincial.

La pandemia nos invita a volver a poner estos temas en agenda y a replantearnos nuestra relación con la naturaleza.
Infobae

Sin embargo la Ley de Humedales duerme en el Congreso y los campos se siguen quemando

Que hay atrás?

Hay sectores interesados en que esta Ley no salga, Porque?

Quiénes son los dirigentes y los sectores que buscan frenar la ley

El Congreso busca avanzar con una norma que ponga freno a los incendios intencionales. Los empresarios que se benefician con el ecocidio recorren despachos de gobernadores, diputados y funcionarios para evitar el debate. 

Las asociaciones empresarias que nuclean a las arroceras, la Sociedad Rural, la Federación Agraria, grandes productores agropecuarios, empresas agroexportadoras y mineras juegan fuerte para evitar la sanción de una ley de presupuestos mínimos para resguardar a los humedales. El lobby de los sectores interesados en frenar el debate de la norma no es novedad. La ley fue frustrada dos veces en los últimos años por la acción de corporaciones que tienen intereses sobre esos territorios.

Desde las distintas organizaciones que reclaman por la preservación de los ecosistemas humedos no dudan en señalar que los dirigentes y empresarios que recorren los pasillos del Congreso para hacer naufragar el debate, son responsables de los incendios intencionales que desde hace semanas arrasan con las reservas naturales. 
Página 12

Desde ACERCANDO NACIONES nos preguntamos si será posible que SIEMPRE debamos vivir al compás de los intereses sectoriales, o alguna vez tendremos Representantes del Pueblo que deliberen y gobiernen en nombre del Soberano y por solo los intereses del pueblo; y no con mano extendida atiendan a lobbys que solo llevan agua para su molino.

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.