Opinión

Trump y sus opiniones sobre las mujeres

Las opiniones de la edad de piedra de Trump sobre el ‘trabajo de las mujeres’

Por Jill Filipovic

 Para el presidente Donald Trump, las mujeres hacen una cosa: servir. Y los hombres, incluso cuando se supone que son servidores públicos, lideran.

Esa fue ciertamente la implicación de los comentarios de Trump sobre el secretario de Estado, Mike Pompeo, el lunes. Pompeo había sido investigado por eludir al Congreso para impulsar un acuerdo de armas con el reino über-misógino de Arabia Saudita, así como por tener empleados que realizaban tareas personales para él en violación de las normas que regulan las tareas del personal. CNN contactó al Departamento de Estado para una declaración pero aún no ha recibido una respuesta.

En otro acto flagrante de desafío a la ética profesional, Trump despidió al inspector general del Departamento de Estado que estaba investigando el comportamiento de Pompeo. Es el tipo de comportamiento dictatorial que esperamos de este presidente, pero que sin embargo es profundamente perjudicial para la democracia estadounidense y la gobernanza transparente.

Más allá de despedir a los perros guardianes, Trump defendió el supuesto mal uso de la mano de obra por parte de Pompeo. “Te cuento sobre pasear perros, lavar platos y, sabes qué, prefiero que esté hablando por teléfono con algún líder mundial antes de que lo tener que hacerlo porque quizás su esposa o sus hijos no están allí”, dijo Trump. El mensaje y la cosmovisión de Trump fueron claros como el cristal. Las esposas y los niños, en el mundo de Trump, pertenecen a la misma categoría: menores bajo el control y que atienden al hombre más importante. ¿Un hombre lavando sus propios platos? Eso, Trump está seguro, sería una pérdida de tiempo, eso es trabajo para mujeres o niños dependientes.

Los hombres fuertes, y los aspirantes a hombres fuertes como Trump, ponen tanto énfasis en el “hombre” como lo hacen lo “fuerte”. El hombre fuerte es una caricatura de masculinidad, todo bravuconada para cubrir una profunda fragilidad interna, debilidad y cobardía. Y la masculinidad tan superficial y caricaturesca solo puede mostrarse en alto contraste dominando su opuesto: el femenino consentido. Esta es la historia de la vida de Trump: convertir a las mujeres en objetos y accesorios para que pueda sentirse más viril en comparación. Si eso no es posible, por ejemplo, si la mujer en cuestión es la excandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, o la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, o la senadora de Massachusetts, Elizabeth Warren, entonces considere a esa mujer como rebelde, como masculina, como bruja, como emasculadora, o como una corrupta mentirosa.

Las mujeres que lo desafían (como los reporteros de la Casa Blanca) o que incluso se defienden a sí mismas no son mujeres, y ciertamente no se puede confiar en ellas; El rechazo de la sumisión se trata como evidencia de un defecto femenino, un signo de engaño. Este abuso de género también está dirigido a otros hombres: Trump los insulta como feminizados para sentirse como John Wayne cuando es más un PT Barnum de poca monta. Sería vergonzoso si tanta gente no cayera en la trampa.

Trump ha dicho públicamente que se niega a hacer el trabajo necesario de crianza de los hijos; en lugar de ejercer su propio peso, deposita todas las obligaciones en cada una de sus sucesivas esposas. Trump le dijo a un locutor de radio en 2005, un año antes de que naciera su hijo Barron, un hombre que cambia los pañales, está actuando “como la esposa”. Trump fue más allá, diciendo que es esencialmente completamente inútil cuando se trata de hacer trabajo en el hogar. “Quiero decir, no haré nada para cuidarlos. Proporcionaré fondos y ella cuidará a los niños. No es que vaya a caminar con los niños por Central Park”, dijo en el show de Howard Stern el mismo año. En el mismo programa, dos años después, cuando Barron era un niño pequeño, dijo: “Melania es una madre maravillosa. Ella cuida al bebé y yo pago todos los gastos”. Y luego, por supuesto, está la inclinación de Trump por los concursos de belleza y su presunto acoso a las jóvenes concursantes. Las mujeres, en el mundo de Trump, deberían estar en el escenario para el placer visual de los hombres, o en la cocina lavando los platos. Limpiar después de ti mismo, o criar a tus propios hijos, aparentemente está por debajo de hombres reales como Trump y Pompeo.

Todo esto es irritante al leer, si eres una persona que espera que los hombres hagan lo básico para cuidar a los niños que ayudan a crear (o un hombre que ya lo está haciendo), y si crees que las mujeres son seres humanos que existen para sus propios fines y no para ser juguetes sexuales de hombres, máquinas para bebés y amas de casa. Pero es mucho más preocupante cuando se trata del presidente de los Estados Unidos quien ha convertido esta misoginia de la vieja escuela en ley y política como el titular del cargo más alto de Estados Unidos.

La administración de Trump se forja en esta imagen. La administración es abrumadoramente masculina y abrumadoramente blanca: Trump ha designado a más del doble de hombres que de mujeres. Sus nominaciones judiciales siguen el mismo camino: el 78% por ciento de los jueces federales que Trump ha nominado son hombres, y el 87% por ciento de ellos son blancos, según NPR. Estos son nombramientos de por vida, lo que significa que los estadounidenses tienen muchos, muchos más años por delante de hombres blancos conservadores que configuran las leyes que nos gobiernan a todos, incluyendo retrocesos constantes de los derechos de las mujeres.

El problema no son solo las opiniones de Trump

Y el problema va más allá de a quién nombra Trump (aunque estas citas y nominaciones cuentan: la historia que cuentan es que él cree que los hombres son más merecedores y tienen derecho al poder que las mujeres). El gobierno de Trump es uno de los misóginos más abierto y sin excusas de la historia moderna. Es 2020 y Estados Unidos aún no ha ratificado la Enmienda de Igualdad de Derechos, que simplemente les otorga a las mujeres los mismos derechos que a los hombres bajo la ley. Si bien la enmmienda ha permanecido sin ratificarse en múltiples cargos presidenciales republicanos y demócratas, en enero, el Departamento de Justicia de Trump emitió una opinión diciendo que la oportunidad de ratificarla había expirado, solo después de que un movimiento ganara tracción para tratar de impulsarla una vez más.

Trump ha reducido radicalmente los fondos básicos de atención médica para las mujeres en el extranjero y en el hogar, poniendo en riesgo la vida de las mujeres. Ha permitido a los empleadores discriminar abiertamente a las mujeres en la prestación de servicios de salud y en el pago. Incluso ha bloqueado la capacidad de los expertos en salud pública para hablar abierta y exactamente sobre la salud de las mujeres.

Una suposición de que los hombres como Pompeo son demasiado importantes para lavar los platos, entonces, no es solo un comentario sobre los platos. Es un reflejo de toda una ideología que Trump ha llevado a cabo, desde quién coloca en posiciones de poder hasta cómo ejerce la suya. Los hombres están arriba. Las mujeres están limpiando el desorden.

Fuente CNN en español

Por Jill Filipovic

Compartir en

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.