logo
Comercio Internacional

Lácteos, una oportunidad única para exportar


Argentina podría producir y exportar más lácteos

Según un informe del Grupo Rabobank, la demanda de productos derivados de la leche en el sudeste asiático crecerá sostenidamente. Es una gran oportunidad para el país.

ACERCANDO NACIONES ha bregado y lo seguirá haciendo, por un acercamiento entre los pueblos, entre las culturas, entre los saberes y se ha convertido en un lugar de encuentro y de confianza, es decir que ambas partes son cuidadas por ACERCANDO NACIONES para que exista una negociación equitativa.

El comercio bilateral no es una excepción a esto

Hemos intervenido anteriormente en ser fiadores de acciones de comercio bilateral y fuimos reconocidos por ello por ambas partes.

Sin embargo, siendo que tenemos como país una necesidad de dólares fresco, un pensamiento bimonetario y la exportación como una de las principales fuentes de ingreso de divisas frescas genuinas y no financieras, no prestamos atención al mismo, no estamos pendientes de las oportunidades, Brasil, Uruguay, Paraguay, Chile salen a vender y nosotros parece que nos sentáramos esperando que nos vengan a comprar

Tampoco tenemos políticas públicas que favorezcan a los emprendedores a incursionar en el comercio exterior

Quien esto escribe no entiende este galimatías

Traigo a la memoria las palabras de Ortega y Gasset en una conferencia en La Plata "Argentinos … a las cosas"
Jorge E. Tuero

En el contexto actual, en el que crece el comercio mundial de alimentos y la Cadena Agroindustrial Argentina representó en 2019 dos tercios de las exportaciones totales del país, los especialistas consideran que las cadenas agroalimentarias suman oportunidades de crecer en los próximos años para continuar aumentando el ingreso de divisas. Un informe del Grupo Rabobank indica que la demanda de productos lácteos en el sudeste asiático en los próximos años continuará creciendo sostenidamente y allí hay una chance.

Solo en China estiman para 2030 una demanda equivalente a 15 mil millones de litros en importaciones de productos lácteos. Otros países asiáticos  como Indonesia, Malasia, Singapur, Filipinas, Vietnam y Tailandia demandarán, según las mismas estimaciones, el equivalente a 19 mil millones de litros, lo cual conforma un enorme mercado para los próximos años y por lo tanto una oportunidad importante para los países productores como la Argentina.

Estos sectores sin duda han sido afectados por la Pandemia de COVID-19 en el primer semestre de 2020, pero en la actualidad muestran signos claros de recuperación y levantan sus niveles de demanda. Mientras todo esto ocurre, la producción láctea en Argentina continúa quieta, lleva un poco más de veinte años de estancamiento.

En 1999 Argentina alcanzó los 10,3 mil millones de litros de leche anuales de producción y se mantiene a hoy entre 9,8 y 10,8 mil millones de litros. De esta forma, la producción del país representó solo el 1,5% de la lechería mundial en 2018, pudiendo estar potencialmente en un lugar más destacado. En el caso de Brasil el crecimiento de la producción lechera fue constante en los últimos 20 años para llegar a obtener 33.500 millones de litros anuales en 2017. Esto representa un crecimiento del 67 % tomando los 20 mil millones de producción del año 2000.La nutrición, la salud animal, la reproducción, el confort y el gerenciamiento limitan el crecimiento de la actividad lechera en la Argentina. 

Las exportaciones de productos lácteos en Argentina crecieron significativamente entre 2000 y 2013, cuando se alcanzó un valor de exportaciones de 1.780 millones de dólares. A partir de ese año cayeron en forma constante, según datos proporcionados por el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), hasta llegar a 726 millones de dólares en 2017.

Los productos exportados en 2019 alcanzaron las 300 mil toneladas, un 10% menos que en 2018; y los 920 millones de dólares, un 9% menos que ese año. Los datos que van de enero hasta agosto de este año, a pesar de la pandemia por COVID-19, muestran un crecimiento del 31-35% en toneladas y en dólares respecto al año anterior.

Algunos de los motivos por los que la lechería argentina no arranca es la elevada presión fiscal en las actividades productivas en el país, los aspectos laborales y de baja eficiencia y productividad de la mano de obra de la industria en general, la intermediación excesiva y costosa entre la salida de fábrica y el consumidor y la competencia desleal que se genera por evasión fiscal y sanitaria en una industria muy atomizada. Son un combo difícil de resolver, que definirá a futuro la posibilidad concreta de crecer. Otros aspectos que también limitan el crecimiento son intrínsecos de la actividad y entre ellos tenemos: alimentación o nutrición, salud animal, reproducción, confort y gerenciamiento.

Fuente El Diario de la República



En esta nota
#ComercioBilateral
#ComercioInternacional
#ExportacionesArgentinas
Compartir en

Tal vez te interese leer

Síguenos en redes

Newsletter

Suscribite para recibir las últimas noticias.

Copyright © 2021 Acercando Naciones. Todos los derechos reservados.