Mundo empresarial

La industria publicitaria acosada por la ciberdelincuencia

Los ciberdelincuentes roban miles de millones de dólares anuales a esta industria a través de bots que crean webs fraudulentas o generan falso tráfico.

Los bots, programas informáticos que imitan el comportamiento de un humano según la Wikipedia, son responsables de sustraer anualmente millones de dólares de la industria de la publicidad. Estos robots crean sitios web de contenido fraudulento y generan tráfico falso a través de una compleja red de ordenadores infectados. En 2016, se espera que el fraude publicitario generado por estos bots llegue a suponer 7,2 miles de millones de dólares, frente a 6,3 de 2015, según un informe de la Association of National Advertises y White Ops. El costo creciente del fraude relacionado con la publicidad está obligando a los compradores y vendedores de anuncios a volver a evaluar cómo y dónde gastar sus presupuestos de publicidad. Otras de las conclusiones de este informe es que el problema de los bots sigue afectando principalmente a los ordenadores de escritorio, aunque se espera que esto cambie en los próximos años. El tráfico de bots no es tan común en los dispositivos móviles, por dos motivos: Las firmas de detección aún no han implementado la tecnología que tenga en cuenta el tráfico de bots en móviles, y por otro lado los operadores de bots tienen menos ingresos que ganar con los dispositivos móviles. Sin embargo, se espera que de seguir creciendo la inversión publicitaria, los bots finalmente llegarán a ser más prevalentes en los dispositivos móviles. Por otro lado, el informe afirma que las campañas basadas en impresiones se ven afectadas en mayor medida por los bots que las basadas en el rendimiento. Por otro lado, los formatos de anuncios más caros tienden a verse más afectados que los menos costosos. Y es que los operadores de bots intentan obtener tantos ingresos como sea posible a través de sus actividades de fraude y por lo tanto suelen centrarse en los anuncios más caros. En este sentido, un interesante gráfico de este estudio revela cómo las webs que reciben visitas inferiores a las 1.000 tienen hasta un 54% de visitas de “bots buenos” (que no tienen malas intenciones), un 31% de “bots malos” y sólo un 15% de humanos. Sin embargo, a medida que la web recibe más visitas, sube considerablemente el número de humanos que entran en la web y se reduce el porcentaje de visitas de bots buenos, aunque el porcentaje de bots con malas intenciones se mantiene en unos niveles muy similares.

Compartir en

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.