Opinión

La felicidad, no es una canción de Palito

Reflexiones sobre la felicidad

Por: Armando Martí

Para vivir mejor hoy, lo único que necesitas es liberar el corazón de odios y culpas, así como apartar los pensamientos obsesivos que te produzcan ansiedad.

Cuando nos sentimos bien, satisfechos de ser lo que somos y gozando con alegría de un bienestar al estar vivos, podemos decir que somos felices.

Todo es más luminoso cuando percibimos que amamos y somos amados, pues la felicidad se basa en compartir esa energía para encontrarle sentido a la existencia. Se puede ser feliz sin la expectativa de la perfección y la libertad de no planear nada, que no sea disfrutar del eterno presente.

La felicidad nace primero en nuestro corazón y, a veces, se extiende al corazón del otro. La buena salud integral comienza con aceptar que más allá de la tristeza, el dolor y la incertidumbre, la felicidad tiene más fuerza y es menos temporal que cualquiera de nuestras emociones.

La felicidad y su antítesis

La antítesis de la felicidad es el miedo. Lo que va a pasar, no siempre pasará. El futuro puede ser modificado según la decisión que tomes en el presente. Todo problema tiene una solución. La clave está en concientizarnos de que es nuestra actitud la que causa el problema y, también, esa actitud es la que lo resuelve.

Cuando logro pasar un buen tiempo conmigo mismo logro convertirme en mi mejor amigo, al gozar desde la sencillez de una vida plena. En realidad, esta tranquilidad no tiene precio.

Uno de los grandes obstáculos que impiden la felicidad, es que algunas veces, nuestra mente es incapaz de aceptar y dejar ir los recuerdos de un pasado doloroso.

La voz del Terapeuta y Coach Certificado Armando Martí para la sección Konciencia de KienyKe.com. Escúchalo, disfrútalo y compártelo:

Para vivir mejor hoy, lo único que necesitas es liberar el corazón de odios y culpas, así como apartar los pensamientos obsesivos que te produzcan ansiedad. En la meditación diaria que realizo, encuentro serenidad y tranquilidad. Me doy cuenta, de que vivo con menos, pero tengo una mejor calidad de vida.

Ahora cierra los ojos. En esta pandemia y crisis de sanitaria imagina tu vida dentro de un año: ¿con quién estarías? ¿Cómo te sentirías contigo mismo? Pero, sobre todo ¿serías feliz? Entender el comportamiento como un ritmo simple y natural te hace amar cada estado de tu ser, armonizando la existencia.

Entonces ¿Qué es lo que debes descubrir y esperar de la vida? En realidad nada, sólo vivir lo que la existencia te traiga. No hay ningún otro lugar donde se pueda vivir que no sea el aquí, ni tampoco ningún otro momento que no sea el ahora.

Recuerda, las peores crisis son las que sirven para conocerte y confiar en tu capacidad de recuperación. Dios quiere que seas feliz, no perfecto. Ser feliz es estar y sentirse bien.

Que empiece por mí. Si yo no soy feliz conmigo mismo, no podré ser feliz con otra persona. Sino puedo amarme, tampoco es posible reavivar mi autoestima. Entonces, la dignidad y la autoestima de la otra persona, me importará muy poco. Recuerda, ser feliz comienza por mí.

Fuente KienyKe

Por Armando Martí

Compartir en

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.