Economía

La economía mundial de 2020

La economía mundial de 2020: cómo crecer ante el pronóstico de estancamiento y por qué la crisis de Argentina es clave

El comercio mundial se estanca por el enfrentamiento entre los Estados Unidos y China. Con la aproximación del fin de año, los analistas económicos en todo el planeta comienzan a hacer cuentas. Es el momento de revisar lo estimado para este 2019 y, sobre todo, calcular lo previsto para 2020. Aunque tal vez, la mejor expresión sería como cuando vemos un mapa en la pantalla de un GPS: "Recalculando".

El optimismo inicial de 2019 se ha ido aplacando. Especialmente en este segundo semestre, en la medida que la disputa comercial entre americanos y chinos no acaba por resolverse.

El propio presidente Donald Trump llevó sus denuncias ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. Dijo que confía en Xi Jinping, un “líder inteligente”. Pero denunció que China, con sus políticas de devaluación del Yuan y severas regulaciones, afectó a miles de empresas norteamericanas. Y reclamó un cambio de estrategia para la Organización Mundial de Comercio. “La segunda economía del mundo no puede seguir catalogada como país emergente y sacar ventaja de esa situación”, dijo con precisión.

Lo primero que hizo la OMC fue tomar nota del reclamo. Como la “batalla arancelaria” entre ambos países no está cerrada, para el organismo que supervisa el comercio mundial las consecuencias son más que evidentes.

Por lo pronto, la OMC “recalculó” su optimismo de abril. Ahora espera que el comercio mundial se incremente en un 1,2% durante todo 2019, Bastante menor al 2,6% previsto durante el primer cuatrimestre de este año.

Para el año próximo, el aumento también será menor: solo del 2,7%, por debajo de la estimación anterior del 3,0%. Estancamiento, pero no recesión mundial.

La economía mundial de 2020

Para los analistas, el desarrollo de la economía planetaria depende de estos ejes:

  • Que los mercados financieros mantengan una expectativa global en general favorable.

  • Que se diluyan los obstáculos temporales (como el cortocircuito chino-americano y, todavía, el Brexit en la zona del euro)

  • Que llegue la estabilización para economías de mercados emergentes en tensiones, como Argentina y Turquía.

  • Evitar colapsos graves de proyección mundial como Venezuela e Irán.

Para Roberto Azevedo, director general de la OMC, este “enfriamiento” de las perspectivas comerciales es “desalentador, aunque no inesperado”.

Una economía mundial creciendo solo al 1,2% este año significaría volver a niveles como los de 2009, el principio del fin tras la crisis por la burbuja financiera de EE.UU.

Para la OMC, la consecuencia de esto se traducirá en desaliento a las inversiones para innovar y expandirse, con la amenaza que esto representa para los puestos de trabajo e ingresos salariales.

Los síntomas de las crisis y la economía mundial

  • Esta menor actividad mundial provoca que las bolsas de valores negocien menos acciones. Los inversores, prefieren ser cautelosos y se refugian en bonos de los estados.

  • También la baja del precio del crudo es reflejo del crecimiento moderado. Hay menos demanda de combustible para viajes en avión o por barco para el comercio. Menos demanda de equipos de construcción, motores y elementos clave de la vida industrial.

  • El flujo de dinero se vuelve al dólar también como reaseguro. Pero un dólar más fuerte afecta a la capacidad de los productos norteamericanos para ganar mercados (frente a China, por ejemplo).

  • El postergado acuerdo ante el conflicto de intereses entre China y Estados Unidos afecta a todo el mundo. Se esperaba una solución durante 2019, pero su continuidad proyecta la sombra del estancamiento para buena parte de 2020.

  • Países que colocan gran parte de sus exportaciones en China también se resienten. Japón, Corea del Sur y Taiwan sufren este problema en Asia. Alemania, con menores exportaciones hacia oriente, termina afectando no solo su economía sino a toda la Unión Europea, atrapada en el Brexit.

El futuro: el comercioy la economía mundial en 2020

El mundo no marcha hacia una recesión, pero si crece mucho más lentamente de lo previsto y sobre todo, de lo deseable. Hay peligros y amenazas para la salud global de la economía. El problema, para los economistas es, especialmente, una cuestión de políticas. Ahí está la clave: saber si los políticos escuchan recomendaciones económicas globales o si seguirá ganando espacio la controversia entre los países.

El progreso sostenido del comercio solo es posible cuando hay acuerdos duraderos.

Fuente A24.com

Compartir en

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.