Opinión

India, bienestar milenario para importar

La cultura milenaria de la India comenzó a introducirse en nuestras costumbres a lo largo de los últimos años.

Prácticas milenarias de la India, como el yoga, la meditación, el ayurveda y otras habían permanecido  veladas y resguardadas por los estudiosos y devotos de esta cultura; pero con el pasar del tiempo los beneficios de estas técnicas comenzaron a difundirse masivamente, causando un interés en personas de todo el mundo de un amplio espectro etario, develando el bagaje cultural que las acompaña.

En la actualidad nos encontramos expuestos a los avances tecnológicos, a lo instantáneo, a la competencia, al multitasking (concepto que curiosamente también se aplica a la maquinaria informática)  y a numerosas situaciones que invaden nuestras vidas con estrés, depresión, ansiedad, ira, entre otros.

Por poner un caso, es cada vez más frecuente en las personas que padezcan el síndrome de burnout (síndrome del quemado), que es un fenómeno que se ha conocido como estrés laboral, acerca del cual la OMS considera que afecta la salud física y psicológica del trabajador, causando un bajo rendimiento e impactando negativamente en la eficacia.

Y es en este punto donde la cultura de este fascinante país asiático (India) nos ofrece herramientas para combatir estos males modernos, brindando su conocimiento y práctica para favorecer el bienestar.

Como respuesta a esta inquietud, prácticas como la meditación o el yoga han llegado como métodos de sanación para la mente y el cuerpo, gracias a los resultados favorables que se ven en quienes las practican, y ya a lo largo y ancho del mundo y no solo en la India

Utilizando āsanas (posiciones) que permiten que el cuerpo se encuentre en una posición erguida y relajada, la meditación nos alcanza una relajación corporal, llevando el esfuerzo del cuerpo al mínimo y permitiendo una postura natural.

Estas āsanas se combinan con ejercicios de respiración,  prāṇāyāma, que nos permite una correcta oxigenación del cuerpo,  una relajación y control de la fuerza vital o prāṇa.

Situar nuestra atención en la respiración y concentrar todo nuestro ser en este principio vital nos otorga una relajación inmediata, permitiendo que el ritmo cardíaco disminuya.

En su máxima expresión, esta técnica confiere una introspección que hasta posibilita llevar al cuerpo a un estado de relajación similar al que se alcanza al dormir, pero por supuesto, estando despiertos.

Levar toda la concentración en un solo punto de manera imperturbable, acción conocida como ekāgratā,  lleva a la mente a la total autonomía y despojo de las situaciones externas.

Las tensiones, las sensaciones molestas, las emociones perturbadoras desaparecen, logrando que la mente trascienda todos estos estados y llevándola a su máximo exponente.

No sería posible que se la someta a distracciones o que el exterior la maneje ya que se encuentra empoderada e independiente.

Éstas son algunas prácticas que la meditación, desde su lugar de nacimiento en India, nos ofrece, permitiéndonos enfrentar situaciones límites y  momentos estresantes de manera exitosa.

Poder disfrutar nuestra respiración, despojar a nuestro cuerpo de tensiones y controlar y direccionar el poder y la energía de nuestra mente es un beneficio y una conexión con nosotros mismos y, en última instancia, un bienestar que India nos ha legado y regalado.


avatar
Por Silvana Pacheco
Licenciada en Estudios Orientales
AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.