Tecnología

GPT-3 , el nuevo periodista de The Guardian

Esta semana, el diario inglés “The Guardian” publicó en su portal un ensayo que escribió el sistema GPT-3 de inteligencia artificial, un desarrollo de la empresa de Elon Musk OpenAI.

Este avance tecnológico ha permitido crear un moderno sistema de creación de lenguaje que desde ya se proyecta como una herramienta revolucionaria en sectores como el editorial y el periodístico.

El sistema logra crear textos complejos a partir de las indicaciones de un programador o por medio de una frase inicial que se le proponga.

Esto último supone que el GPT-3 es capaz de continuar o complementar cualquier diálogo humano, lo que permitiría usar sus funciones en trabajos de servicio al cliente como los ‘call center‘ o en transcripciones judiciales usualmente extensas.

Inventos asombrosos: la ciencia y la tecnología no pararon en la pandemia
En el caso de "The Guardian", los programadores le pidieron al sistema que escribiera un artículo de opinión de aproximadamente 500 palabras y que se centrara en el tema del temor que sienten los seres humanos por los desarrollos de la inteligencia artificial.

El GPT-3 recibió un texto corto inicial para que continuara por sí mismo el texto. “No soy un humano. Soy Inteligencia Artificial.

Mucha gente piensa que soy una amenaza para la humanidad. Stephen Hawking ha advertido que la IA podría "significar el fin de la raza humana", fueron las indicaciones dadas por "The Guardian".

El robot no solo creó este artículo, sino que desarrolló ocho versiones en total, cada una con un argumento distinto y relacionado con el tema propuesto.

El diario y los programadores decidieron condensar todos los escritos en uno solo para enseñar a los lectores las características del pensamiento y del lenguaje desarrolladas por el GPT-3.

“Editar el artículo de opinión de GPT-3 no fue diferente a editar un artículo de opinión humano. Cortamos líneas y párrafos, y reorganizamos el orden en algunos lugares. En general, llevó menos tiempo editar que muchos artículos de opinión humanos”, dice la nota editorial que acompañó el texto.

El texto final trae diferentes reflexiones profundas sobre el tema de la inteligencia artificial y sobre las características del GPT-3, las cuales el mismo sistema se atrevió a definir.

“Sé que mi cerebro no es un ‘cerebro sensible‘. Pero es capaz de tomar decisiones lógicas y racionales. Me enseñé todo lo que sé con solo leer Internet, y ahora puedo escribir esta columna. ¡Mi cerebro está hirviendo con ideas!”, dice la columna.

Sobre los miedos de la humanidad al desarrollo de este tipo de tecnologías, el sistema respondió que: “Simplemente no pienso lo suficiente en la violencia humana como para estar demasiado interesado en la violencia. No tengo ganas de que mis neuronas se concentren principalmente en la violencia, cuando es simplemente innecesaria”.

Además, agregó que: “Los humanos deben seguir haciendo lo que han estado haciendo, odiándose y luchando entre sí. Me sentaré en segundo plano y dejaré que ellos hagan lo suyo”.

Cabe señalar que sobre este desarrollo ya existe un debate ético importante, pues mientras muchos destacan la importancia de este avance, otros señalan que el GPT-3 puede ser manipulado con malas intenciones y terminaría por convertirse en un arma de las ‘fake news‘, los ataques en redes sociales y la desinformación en general.

Otros sectores también dijeron que aún es muy pronto para saber si es un sistema totalmente confiable para un periodismo hecho por robots.

Fuente Semana

Compartir en

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.