Embajadas

Diplomático Argentino, tengan feliz día

¡Feliz día del Diplomático argentino!

Desde 1962, todos los 29 de septiembre festejamos el día del diplomático argentino.

Su Santidad Juan XXIII instauró esta fecha por ser el día del Arcángel Gabriel, figura reconocida en los textos sagrados de diferentes credos como el portador de la palabra. Y nuestra carrera es llevar la palabra, el diálogo, como instrumento de paz, de entendimiento, de acercamiento y de cooperación e interrelación entre los pueblos.

Es un día de festejo porque nos sentimos orgullosos de la profesión que elegimos, y honrados de representar a nuestro país, nuestra gente, nuestra cultura. 

¿Qué es el Servicio Exterior de la Nación?

El Servicio Exterior de la Nación es la organización fundamental del Estado para el desarrollo de sus relaciones con la comunidad internacional. Así lo define la Ley 20.957, promulgada el 5 de junio de 1975, en la que también se establece que es el instrumento de ejecución de la política exterior nacional.

Su objetivo consiste en contribuir al relacionamiento de la Argentina con el mundo, bajo los lineamientos de política exterior trazados por el Poder Ejecutivo Nacional.

Este cuerpo goza de la necesaria estabilidad en su profesión, a fin de asegurar la continuidad de sus integrantes y aprovechar en beneficio de la sociedad su formación y experiencia acumulada en la gestión de la política exterior a lo largo de los años.

¿Qué significa ser Diplomático

El espíritu de la Ley 20.957 es de fundamental importancia para entender esta pregunta, ya que consagra exigencias de profesionalidad, honorabilidad y dedicación exclusiva -con excepción de las actividades de naturaleza académica- como características insoslayables de los miembros del SEN, y que basan su función como representantes de la sociedad argentina. Señala al mismo tiempo pautas de continuo perfeccionamiento y transparencia, tanto en lo que concierne a los funcionarios a título personal como al servicio que prestan al Estado.

Estas cuestiones se resumen en un concepto poco conocido: “estado diplomático”.

Al egresar del Instituto del Servicio Exterior de la Nación como Secretario de Embajada y Cónsul de Tercera Clase, se adquiere el “estado o condición diplomática” y las responsabilidades que entraña se conservan de por vida, no cesando ni siquiera con la jubilación o retiro.

Incluye responsabilidades como prestar juramento de fidelidad a la Nación y a la Constitución, desempeñar su trabajo con toda capacidad y diligencia, perfeccionar de forma permanente sus niveles de capacidad y eficiencia, preservar la reserva de las cuestiones confidenciales que conozcan en razón de sus funciones y observar una conducta pública y privada honorable, entre otras no menos importantes que pueden encontrarse en el artículo 21 de la Ley.

Compartir en

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.