Economía

Bolivia logra estabilidad con desdolarización

Bolivia logra estabilidad de su moneda con desdolarización

Bolivia consiguió en la última década la estabilidad en su sistema financiero gracias a una exitosa política de desdolarización, la estrategia de la "bolivianización" en los créditos y depósitos y una serie de políticas monetarias, según el gobierno y el Banco Central de Bolivia (BCB).

Acercando Naciones propone la lectura de estas notas porque como Editor recuerdo la situación económico social de Bolivia hace no mucho, no mas de diez años, y me pregunto que ingrediente mágico (aunque sabemos que no hay ni ingredientes mágicos , ni caminos fáciles) usó Bolivia para no solo lograr la estabilidad, sino superar el crecimiento, y sostenido por años, de su PBI y de la calidad de vida de su Pueblo.

También me pregunto porque Argentina no...

De acuerdo con el gobierno boliviano, la moneda nacional está a 7 por ciento de desplazar al dólar de las operaciones de créditos y depósitos en el sistema financiero en Bolivia, luego de un sostenido proceso de desdolarización que se desarrolla desde 2006.

El viceministro de Pensiones y Servicios Financieros del Ministerio de Economía de Bolivia, Omar Yujra, explicó a Xinhua que los créditos en moneda nacional realizados en el sistema financiero hasta diciembre de 2018 alcanzaron al 98 por ciento de la cartera, mientras que en los depósitos del público llegaron al 88 por ciento.

"Estos resultados son una muestra clara que los bolivianos han recuperado la confianza en la moneda nacional, incluso los países vecinos nos ven con buenos ojos por la estabilidad que mantenemos en la inflación, el crecimiento y, sobre todo, la 'bolivianización' que tenemos, somos referente regional", afirmó.

Yujra subrayó que Bolivia se constituyó en el país más exitoso de América Latina en cuanto a lograr la desdolarización en su sistema financiero, como política para sostener la soberanía monetaria.

De acuerdo con el funcionario, la política monetaria de Bolivia continuará velando por la estabilidad de precios y el desarrollo económico y social, con lo cual se mantendrá un nivel adecuado de liquidez y bajas tasas de regulación monetaria.

Recordó que en 2005 los créditos en bolivianos alcanzaban un 8 por ciento y en dólares un 92 por ciento, situación que cambió hasta 2018, cuando los préstamos llegaron a un 98 por ciento y los depósitos a un 88 por ciento, pero en moneda boliviana.

En opinión de Yujra, el dólar dejó de ser el indicador fundamental e influyente de las transacciones financieras y de comercio de su país, incluso dejó de ser factor inflacionario, como sucedía en el pasado por la economía dolarizada.

Por su parte, el asesor principal de Política Económica del BCB, Raúl Mendoza, dijo este lunes durante la audiencia de rendición pública de cuentas inicial que la política monetaria de Bolivia continuará con la orientación expansiva para sostener la liquidez y estabilidad del sistema financiero.

Recordó que a partir de 2006 se reorientó la política cambiaria, al pasar de décadas de continua depreciación del boliviano respecto del dólar a su apreciación y posterior estabilidad.

Según el experto, en los últimos años, dentro de un contexto de volatilidad de las monedas de la región, la estabilidad del tipo de cambio en Bolivia ancló las expectativas, profundizó la "bolivianización", promovió la fortaleza del sistema financiero y contribuyó a mantener baja la inflación.

Esto derivó también en que se profundice la preferencia por la moneda nacional como principal medio de pago, depósito de valor y unidad de cuenta.

"El BCB anunció que en 2019 sostendrá el tipo de cambio y la provisión de divisas a la población, para mantener el precio del dólar, mitigar las presiones inflacionarias externas, sostener la 'bolivianización', velar por la estabilidad financiera y coadyuvar a la orientación expansiva de la política monetaria", manifestó.

Desde 2011 el BCB mantiene invariable el tipo de cambio en 6,96 bolivianos por dólar.

Mendoza consideró que el proceso de desdolarización sigue aportando al fortalecimiento de la soberanía económica del país andino, al disminuir los grados de dependencia que ejerce el dólar.

Agregó que los desequilibrios internos y externos se corrigen, pero ante cualquier desvío de esa trayectoria los colchones externos e internos que Bolivia acumuló permiten continuar con las políticas económicas contracíclicas.

El analista del BCB dijo que es previsible que las operaciones del sistema financiero continúen mostrando solidez, estabilidad y la dinámica observada en las últimas gestiones, al mantenerse el crecimiento de los depósitos y el acceso a las fuentes alternativas de financiamiento.

Fuente Xinghua

Compartir en

Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.