Economía

Brasil , La economía al ritmo del virus

El virus es una tragedia para la economía de Brasil

DESOCUPADOS. En tres meses se perdieron 4.900.000 empleos.

Por Mariano Cerrato

Los efectos de la pandemia del coronavirus impactan fuertemente sobre la economía de Brasil, que pese a tener una política que rechaza la cuarentena social por parte de su presidente, Jair Bolsonaro, perdió en el primer trimestre del año 4.900.000 empleos y sufrió en el mes de abril una retracción de la actividad económica del 9,73%, que la convirtió en la caída más grande en 17 años en el país sudamericano.

En diálogo con Crónica, el periodista del diario Folha de Sao Paulo Iván Martínez Vargas definió la situación económica de Brasil como “una tragedia” e hizo hincapié en que Brasil tiene “una tasa de informalidad muy grande” y que “los trabajadores informales vieron una caída de sus ingresos muy importante”.

En este sentido, Martínez Vargas sostuvo que “el factor principal y más preponderante es la pandemia”, y remarcó que gran parte de este desplome se debe al “sector de los servicios”, que representa casi el 70% del Producto Bruto Interno (PBI) de Brasil, y con una baja del 11,7% en el mes de abril, fue “uno de los más lastimados con la caída de la actividad económica”.

"No vamos a decir cuándo termina la cuarentena porque no sabemos cuándo se descubrirá la vacuna"

En este sector, la mayor caída se vio en los segmentos de servicios prestados a familias, con una caída del 44,1%, seguido por transportes, servicios auxiliares de transportes y correos, con una retracción del 17,8%, y los servicios profesionales, administrativos y complementarios, con un derrumbe del 8,6 por ciento.

En tanto que otros sectores muy golpeados en la economía en abril fueron el de la industria, con una caída del 18,8%, y el de los comercios, del 16,8%, lo que implica un retroceso histórico en ambos segmentos.

Frente a este contexto, el periodista de Folha de Sao Paulo destacó que el gobierno brasileño “paga a los desempleados, informales y personas en vulnerabilidad social 600 reales” (equivalente a 7.870 pesos) por mes durante los últimos tres meses, y que hasta ahora “64 millones de personas han recibido al menos algún pago”, mientras que agregó que “para las empresas más pequeñas, además, ha puesto en marcha un programa de crédito subsidiado”.

Sin embargo, también resaltó que estos programas “son insuficientes para mitigar los impactos de la pandemia”, en un país en el que “hay más de 25 millones de personas que quieren conseguir trabajo pero no pueden”, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas.

Por su parte, Martínez Vargas destacó su preocupación sobre las favelas de Brasil, en donde “la informalidad es más grande que en otras comunidades”, pero el problema es aún mayor si se piensa en términos sanitarios, ya que “muchos habitantes no han podido respetar el confinamiento porque necesitaban trabajar y esto se ve en Brasilandia, uno de los barrios líderes en muertes hasta ahora en San Pablo”.

Sobre esta línea, el periodista destacó que “el presidente y sus aliados ignoran las recomendaciones de la OMS y defienden una apertura de la actividad económica incluso en lugares donde los casos de coronavirus crecen”, y que esta política comenzó a ser adoptada por los gobernadores, que en un principio defendieron su autonomía en la decisión de aplicar la cuarentena obligatoria en sus territorios.

Las muertes y la desigualdad en Brasil

El saldo de casos, muertes y hospitalizaciones que han inundado las noticias todos los días en los últimos tres meses de la pandemia en Brasil tiende a ocultar una característica obvia pero fundamental de la realidad del país gobernado por Jair Bolsonaro: la fuerte desigualdad en la sociedad. Las casi 50.000 muertes por Covid-19 calculadas en el país hasta el momento, por supuesto, no se distribuyen por igual en el territorio enorme y diverso que es Brasil.

Lejos de eso, tienen un abismo social que hace que el virus sea 13 veces más letal en el norte que en el sur, donde sin duda hay mayor riqueza.

Mientras que en la primera región ya murieron 45,5 por 100.000 habitantes por Covid-19, en la segunda zona esta cifra ha sido 3,4 cada 100.000 hasta el momento. Entre los dos extremos se encuentran el noreste, el sureste y el medio oeste, con tasas que oscilan entre 27,8 y 5,9, respectivamente.

Fuente Crónica

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.