Economía

Qué esperar del nuevo segundo semestre

Economía: qué esperar del nuevo segundo semestre

En este 2019 el escenario muestra una economía que completará un segundo año consecutivo de caída del nivel de actividad y pocas alegrías más allá del campo.

Las perspectivas para el segundo semestre dieron un vuelco en cuatro años. 

Lejos de las expectativas generadas en ese entonces por el Gobierno para la última mitad de 2016, en este 2019 el escenario muestra una economía que completará un segundo año consecutivo de caída del nivel de actividad y pocas alegrías más allá del campo.

La apuesta del Gobierno es mantener el dólar sin sobresaltos hasta las elecciones y estimular el consumo con medidas como la postergación de aumentos de tarifas, las cuotas sin interés del renovado Ahora 12 y los créditos a beneficiarios de la Anses. 

Para los analistas, la estabilidad cambiaria y la baja de la inflación serán determinantes para ver un cambio de tendencia aunque el impacto será acotado. De todos modos no cambiará el estancamiento que muestran variables como el empleo, la inversión y la actividad.

El ciclo electoral, desde las PASO hasta una eventual segunda vuelta, es un factor clave que amenaza con generar volatilidad sobre el tipo de cambio y otras variables financieras,sumado a la incertidumbre global con respecto a la guerra comercial entre Estados Unidos y China o el movimiento de las monedas emergentes.

"En un escenario optimista, si este menor nivel de incertidumbre se sostiene debería verse una desaceleración, de a poco, de la inflación, y que eso ayude a recuperar el ingreso real", apunta Gabriel Caamaño de la consultora Ledesma. 

Los economistas proyectan que en diciembre el valor mayorista de la divisa llegaría a $51 (el cierre del viernes fue de $42,48).

La estabilidad cambiaria y el impacto de las paritarias sobre los salarios, que podrán revertir parte de lo perdido, darán más aire al consumo privado, que en el primer trimestre cayó un 10,1% interanual, según el Indec.

El Gobierno apostó a iniciativas de corto plazo para dar aire al bolsillo en los meses previos a las elecciones.

Entre las medidas están la extensión del programa Ahora 12, el subsidio a la compra de autos 0km, la postergación de aumentos de tarifas y los créditos de la Anses para jubilados y beneficiarios de la AUH. En dos meses se dieron 2,4 millones de créditos, por más de $55.000 millones.

En cuanto a la economía real, luego del piso de marzo, no se proyecta un rebote generalizado en el segundo semestre. Así, 2019 cerrará con una caída del PBI por segundo año, aunque habrá dinámicas heterogéneas y un efecto estadístico positivo al dejarse atrás, en la comparación interanual, los primeros meses de 2018 que aún mostraban crecimiento.

Tras la sequía de 2018, el campo ya mostró signos de recuperación.

Según los últimos datos del Indec, el rubro agricultura creció 40,2% interanual en abril. Si bien el grueso de las exportaciones y el ingreso de dólares por la cosecha se concentran entre abril y junio, se espera que esta mejore continúe impactando positivamente en el segundo semestre, en áreas vinculadas como el comercio, el transporte y la logística, especialmente en localidades del interior.

El escenario difiere en el resto de los sectores, golpeados por la caída del consumo, la suba de precios y las altas tasas de interés. La industria está entre los sectores más castigados, con una baja del 8,8% interanual en abril y un 61,6% de uso de la capacidad instalada, según el Indec. Fuente: La Nación

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.