Economía

Economía colaborativa, conozca sus ventajas

Economía colaborativa: ventajas para el mundo emprendedor

Cómo aprovechar este movimiento que se está dando a nivel mundial. Argentina es el segundo país con mayor presencia de iniciativas en economía colaborativa en América Latina

Por Karina Costabello

Estamos en unos momentos a nivel mundial en que la innovación ha conseguido su espacio en nuestra vida diaria a través de la televisión, los diarios y en Internet.

Existen diversos factores que están provocando un movimiento en el mercado internacional actual. Estos factores podríamos considerar que son la internacionalización de las cosas, las nuevas tecnologías y la crisis mundial que ha provocado una reducción de recursos financieros en empresas y familias.

En realidad, hoy se vive de otra manera. Debido a la convergencia de estos factores, ha cambiado el sistema de creencias de la sociedad. Es un momento de cambio disruptivo que se percibe en todos los ámbitos. Lo que funcionaba antes, no funciona más.

Es un cambio que impacta en todos los sectores: las empresas, la educación, el Gobierno, las familias.

Se está produciendo una evolución en la mente de las personas, las cuales buscan salir de esto e intentan salir a través del emprendimiento de nuevas aventuras empresariales y están consiguiendo cambiar la vida de muchas personas en el mundo.

El conocimiento compartido en Internet, junto a miles de historias de éxito, han ido alimentando la imaginación colectiva hacia una palabra: oportunidades.

Oportunidades que para un joven significan que mañana puede sacar al mercado una app para el celular que pueda revolucionar el sector de los videojuegos o una plataforma de e-commerce que ofrezca productos en diversos países.

Esto hace que una persona con pocos recursos, pero con una gran idea en la cabeza, pueda conseguir financiación a través de lo que denominamos “economía colaborativa” y pueda revolucionar un sector o un mercado entero.

En Argentina existen numerosas iniciativas de este tipo, principalmente promovidas por pequeños y medianos emprendedores que satisfacen la necesidad de la sociedad de generar una economía más amigable con el medio ambiente y poder brindar menores precios para el acceso a bienes y servicios.

¿Qué es la economía colaborativa?

El concepto de consumo colaborativo, economía solidaria o economía del acceso se usa para describir este movimiento donde el acceso prima frente a la propiedad.

El consumo colaborativo es la manera tradicional de compartir, intercambiar, prestar, alquilar y regalar redefinida a través de la tecnología moderna, las comunidades, la comunicación y las nuevas maneras de medir la reputación de las personas.

O sea, lo usás y no tenés por qué comprarlo. Es un nuevo concepto que ha surgido a la situación de crisis y oportunidades dentro de una evolución natural del pensamiento empresarial y tecnológico.

En estos momentos, los consumidores son capaces de conseguir lo que necesitan los unos de los otros en vez de ir a las grandes empresas.

Esto puede ocurrir desde una casa donde parar en vacaciones hasta comprar o conseguir un vestido para casarse.

El movimiento del consumo colaborativo supone un cambio cultural y económico en los hábitos de consumo marcado por la migración de un escenario de consumismo individualizado hacia nuevos modelos potenciados por los medios sociales y las plataformas de tipo peer to peer (red entre pares o red entre iguales).

El consumo colaborativo actual se organiza mediante plataformas, la mayoría online, que ponen en contacto a personas que ofrecen un producto, un servicio o un “trabajo” con aquellas que deseen utilizarlo, creando redes de suministradores y de usuarios que comparten unos intereses.

Algunas prácticas de la economía de mercado como la obsolescencia programada han creado una conciencia social que ha dado lugar a una corriente contraria que opina que nuestro planeta no resistirá esta presión consumista.

Estas tendencias emergen como una forma de consumo responsable que busca un mejor uso de los recursos en aras al bien común y que trata de provocar un gran cambio en nuestras vidas y su impacto sobre los recursos limitados de nuestro planeta.

Ventajas

-Mayor oferta para el consumidor.

-Ahorro económico. Tienen precios más reducidos.

-Desarrollo sostenible. La economía colaborativa impulsa y provoca el segundo uso de los productos.

-Gestión de recursos. La utilización de los recursos nos beneficia a todos. El mejor ejemplo es el conductor que comparte su vehículo con varios pasajeros con destinos próximos (Uber).

-Beneficio medioambiental. Reducción de la producción con un menor gasto de recursos naturales y una menor contaminación.

-Efectos favorables para la competencia. Facilita el emprendimiento, estimula la competencia y la actividad económica.

-Valor social. Fomenta la cohesión social, la solidaridad y las relaciones sociales basadas en la confianza.

El consumo colaborativo abarca múltiples actividades de provisión de bienes y servicios. Entre las empresas más destacadas de consumo colaborativo a nivel internacional se encuentran Airbnb, EatWith y Zipcar. También hay bibliotecas de herramientas, personas que se ofrecen a hacer filas para comprar entradas, o alojamientos para animales cuyos dueños deban viajar.

En Argentina existen numerosas empresas que funcionan bajo el modelo de consumo colaborativo. La mayoría de ellas se agrupan en actividades de movilidad, alojamiento, finanzas o espacios de trabajo compartido (coworking). Según un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Argentina es el segundo país con mayor presencia de iniciativas en economía colaborativa en América Latina, puesto que comparte con México. El país que lidera en la región es Brasil.

La economía colaborativa en el mundo emprendedor

En la economía colaborativa es fundamental la comunidad y la confianza así como la oferta basada en el acceso al bien improductivo en contraposición a su adquisición. Combinación que unas veces puede basarse en una relación entre iguales, o bien en la puesta a disposición por parte de una empresa al acceso por los usuarios de bienes bajo demanda cuando les resulte más conveniente.

Los emprendedores están empujando esta tendencia y la están consolidando. Son los nuevos negocios los que impulsan webs y apps con una programación y diseño punteros y con modelos de negocio muy novedosos que están siendo aceptados por los usuarios. Por el contrario, modelos de negocio más tradicionales y grandes empresas de toda la vida se ven obligadas a adaptarse a nuevos modelos y hábitos de consumo.

Este tipo de economía puede suponer una buena oportunidad para nuestros emprendedores, siempre que los fines y las bases sobre los que se asienten los proyectos o colaboraciones no atenten en contra del resto de operadores.

Por todo ello es necesario empezar a regular este tipo de negocios en aras a que se pueda competir en igualdad de oportunidades. Adaptarse a las nuevas necesidades será de fundamental importancia para los gobiernos de todo el mundo, así como un desafío en términos de innovación para el sector privado.

Fuente El Diario

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.