News

Desarrollan una impresora 3D con financiación del Ministerio de Industria

La ministra de Industria, Débora Giorgi, recorrió Tecnopolis y aseguró que las pymes son un actor clave para construir una industria nacional sustentable. En el stand del Ministerio se pueden ver, entre otras cosas, impresoras 3D de producción nacional de la empresa Replikat.

La tecnología de impresión en tres dimensiones permite fabricar elementos a medida sin matricería que van desde engranajes hasta mecanismos, pasando por modelos para fundición de metales y elementos artísticos.

La empresa que lo desarrolló se llama Replikat, e invirtió cerca de 200.000 pesos, de los cuales 92.000 fueron un aporte no reintegrable (ANR) por parte del Ministerio de Industria.

“Las pymes son un actor clave para construir una industria nacional sustentable, que genera valor agregado, empleo de calidad, arraigo local y que se acercan a la frontera tecnológica”, aseguró la ministra Débora Giorgi mientras recorría la mega muestra Tecnopolis en Villa Martelli.

Las impresoras presentadas por Replikat pueden trabajar con Plástico ABS (plástico como el de “Mis ladrillos”) o PLA, también como bioplástico (en este caso derivado del almidón de maíz, aunque puede hacerse también con almidón de papa, batata, o mandioca).

Los empresarios destacaron que ya comenzó a recibir pedidos para realizar máquinas impresoras para distintos rubros como colegios técnicos, diseñadores industriales, gente dedicada al arte y desarrolladores de prototipos (para ajustar fallas y diseño antes de la producción del producto final).

Impresoras 3D

Especialistas de todo el mundo aseguran que las impresoras 3D podrían generar una revolución en la forma en que se producen las cosas, lo que generaría un fuerte impacto en las industrias, al tener la capacidad de fabricar casi cualquier objeto, a partir de un diseño realizado en una computadora.

El sistema es parecido a lo que sucede en las impresoras 2D que inyectan tinta. En este caso, a partir de una aguja móvil, la máquina empieza a inyectar plástico, o cualquier otro material, en una pequeña superficie, e inicia la construcción del producto por capas.

Si bien la tecnología tiene un par de décadas, hace poco que ha tomado un fuerte impulso y hoy se usan para hacer desde partes de aviones, la producción de zapatos, accesorios de moda, y juguetes; hasta productos de chocolate, implantes de rodilla o de cadera personalizados, y dispositivos autidivos.

Fuente: Prensa Argentina

Compartir en

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.