Deportes

Deporte Femenino, el futuro postpandemia

 “Reconstruir mejor: el futuro del deporte para las mujeres y las niñas en tiempos de pandemia”

Exactamente un año después de la final de la Copa Mundial Femenina de Fútbol en Francia – momento en que el deporte femenino ganaba una proyección sin precedentes – ONU Mujeres realizó un seminario online e hizo la siguiente pregunta a 9 mujeres líderes en distintas áreas del ecosistema deportivo: ¿cómo reconstruir mejor el futuro del deporte para las mujeres y las niñas en tiempos de pandemia?

A medida que el mundo deportivo cancela o pospone eventos, las escuelas están cerradas, y las personas permanecen en casa, las inúmeras brechas ya existentes entre las mujeres y los hombres, y las niñas y los niños, en los deportes se pueden profundizar. Eso es lo que demuestra el brief de ONU Mujeres “La COVID-19, las mujeres, las niñas y el deporte: reconstruir mejor”.

De acuerdo con el documento, que fue presentado durante el webinar por la Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, María Noel Vaeza, las mujeres y las niñas son más impactadas que los hombres y niños en, por lo menos, 5 áreas – liderazgo y gobernanza; violencia de género; inversiones económicas; representación en los medios; oportunidades de participación en programas deportivos. Vaeza atentó para la baja cantidad de mujeres en posiciones de liderazgo en los planes de respuesta y recuperación frente a la COVID-19 en el deporte y para la vulnerabilidad de las atletas que, en general, poseen condiciones contractuales más precarizadas que las de los hombres – por ejemplo, solamente 18% de las jugadoras de fútbol poseen contratos firmados y ganan más que gastan para estar en un equipo profesional. Ella también habló de la falta de participación de las mujeres en los medios deportivos, donde 90% de los editores e 88% de los reporteros son hombres. Y, finalmente, llamó la atención para los riesgos de la pandemia para muchas niñas que, alejadas de sus equipos, se enfrentan a situaciones de violencia, embarazos no planificados y matrimonio infantil y pueden no volver a practicar deporte cuando se terminen las medidas de aislamiento.

Inés Arrondo, Secretaria de Deportes de Argentina, destacó la importancia de las políticas públicas para cambiar la cultura y reconstruir una sociedad más justa. Arrondo dijo que la Secretaría ha revisado los recursos públicos destinados a los deportes con la intención de llegar a una distribución más equitativa para la participación de mujeres y niñas y hombres y niños, además de desarrollar programas virtuales de capacitación en igualdad de género y desconstrucción de masculinidades violentas a clubs, federaciones y áreas de deporte en provincias y municipios, e invertir en el fortalecimiento institucional para el desarrollo de protocolos y procedimientos para abordar y eliminar la violencia de género en el deporte.

Elida Alfaro, Directora del Seminario Mujer y Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid y representante de la Red Iberoamericana de Mujer y Deporte, reforzó la importancia de concienciar a los gobiernos y administraciones deportivas para que incluyan una perspectiva de género en todas las políticas y acciones post pandemia para que los derechos de mujeres y niñas sean garantizados y que se evite que lo impactos económicos de la crisis afecten a las mujeres en mayor medida. Alfaro también comentó que la Red Iberoamericana de Mujer y Deporte está trabajando para la configuración de redes nacionales que puedan mover la agenda de la igualdad de género en el deporte en los países de la región, además de desarrollar un estudio sobre la participación de mujeres en los diferentes ámbitos y niveles del deporte, la actividad física y la recreación de los países iberoamericanos, que permita tener un mapeo de la situación existente en cada país e informar la toma de decisiones concretas hacia la igualdad de género.

Desde la perspectiva de las organizaciones deportivas internacionales, Silvia González, presidenta de la Comisión de Mujeres y Deportes de Panam Sports, llamó la atención para la baja representación de mujeres en posiciones de liderazgo: sólo 6 de los 41 Comités Olímpicos Nacionales de las Américas son encabezados por mujeres, 10 tienen a una mujer como Secretaria General y 11 tienen el 30% o más de representación femenina en sus comités ejecutivos. González dijo que las Federaciones y los Comités Olímpicos Nacionales reciben un aporte económico dedicado a la realización de foros y capacitaciones para empoderar a las mujeres. Sin embargo, muchos de esos fondos no se han utilizado. Para González, hay que involucrar a los hombres – deportistas, entrenadores, periodistas, ejecutivos – como aliados que vean al deporte femenino como parte del desarrollo global del deporte.

Por otro lado, Monserrat Jiménez, Secretaria General Adjunta y Directora de Legal de CONMEBOL, comentó que, actualmente, 45% de los funcionarios de la organización y 25% de los directores son mujeres. Además, la institución logró eliminar las brechas salariales entre hombres y mujeres en los mismos cargos. Jiménez también destacó las capacitaciones que han hecho para el desarrollo de jugadoras, entrenadoras, árbitras y ejecutivas y celebró la alianza con ONU Mujeres, que aporta con charlas sobre igualdad de género y la eliminación de la violencia a jugadoras y cuerpos técnicos antes del inicio de cada torneo femenino. Entre los avances para las mujeres en el fútbol en los últimos años, Jiménez llamó la atención para la presencia de árbitras en importantes campeonatos masculinos internacionales y de oficiales mujeres como líderes de partidos históricos, como la final de la Copa Libertadores Masculina en Lima. Ella también destacó que el fútbol femenino en Sudamérica empieza a comercializarse sin la dependencia del fútbol masculino, como fue el caso de la Copa Libertadores Femenina de 2019.

Sin embargo, Alexandra Gómez, Consejera Legal Senior de FIFPRO, alertó para las precarias condiciones laborales de las jugadoras de fútbol alrededor del mundo. En 2017, según una investigación realizada por FIPRO, 60% de las jugadoras pagas ganaban menos de 600 dólares por mes y menos de la mitad contaba con contractos de trabajo. Con relación a la situación provocada por la pandemia, Gómez destacó que, justamente por no tener la fuerza y el respaldo que el fútbol masculino tiene, el fútbol femenino necesita apoyo especial. “Si hay algo que hay en la industria de fútbol es dinero. La cuestión es cómo lo administramos y distribuimos”, dijo. Ella también criticó la diferencia entre las condiciones ofrecidas a jugadoras y jugadores con relación a la calidad de entrenamiento, instalaciones deportivas y transporte y cantidad de torneos. Y planteó que se ofrezca al fútbol femenino las mismas condiciones que se ofrece al fútbol masculino, que haya más entrenadoras mujeres y que se desarrollen más torneos internacionales para que el fútbol femenino tenga más visibilidad, popularidad y sustento económico.

Desde la perspectiva de los medios de comunicación, Marion Reimers, periodista deportiva de FOX Sports, presentó algunos datos producidos en 56 días durante la pandemia por un observatorio de medios en México, de las organizaciones Versus y Apuntes de Rabona. Reimers destacó que más allá de una representación muy inferior de los deportes femeninos (26,6%) en comparación con los masculinos en los medios, el problema más grave está en la calidad del contenido producido, que, en general objetifica, sexualiza o enfoca en la vida personal y en las redes sociales de las deportistas. Un 8,4% del contenido fue considerado nocivo por reproducir ideas y estereotipos machistas. “Eso debería estar en cero. Son contenidos que no podemos reproducir en ninguna circunstancia”, dijo. Además, el observatorio también encontró que los medios celebran más a los deportistas hombres por sus hazañas sexuales que a las hazañas deportivas de las mujeres, e ignora con frecuencia a las violencias cometidas por deportistas hombres contra mujeres. Para finalizar, Reimers criticó a las escuelas de periodismo y a las redacciones por la falta de preparación y entendimiento de perspectiva de género, a la enorme brecha entre hombres y mujeres detentores del discurso en los medios deportivos, y a la falta de diversidad entre las mujeres que logran llegar a esos espacios. Ella clamó por un cambio en las narrativas y para que los hombres se conviertan en aliados para alcanzar la igualdad en la participación en los medios.

Joanna Maranhão, exnadadora, presidente de la ONG de deporte para el desarrollo Infancia Libre y funcionaria publica en Brasil, trajo el abordaje para más allá del deporte de alto rendimiento y afirmó que los gobiernos deberían invertir en la creación de potencias deportivas, es decir, en garantizar que el país tenga una cultura deportiva y el deporte sea accesible a todas las personas, en su diversidad. Para eso, Maranhão cree que gobiernos y ONG deberían hacer mejor uso de los equipamientos públicos construidos para grandes eventos deportivos, establecer alianzas público-privadas e invertir en la combinación entre deporte y vida académica. Así, mujeres y niñas tendrían más oportunidades para acceder al deporte y a las carreras deportivas.

La Jefa de Derechos de Niñas y Niños en el Centro de Deportes y Derechos Humanos, Dorothy Rozga, llamó la atención para la situación de las niñas durante la pandemia y los impactos de las medidas de confinamiento sobre su salud mental y bienestar, ya que 91% de las niñas, niños y adolescentes en 196 países tuvieron sus clases escolares suspendidas. Rozga destacó la vulnerabilidad extra de las niñas que, en sus hogares, están expuestas a la violencia psicológica, física y sexual, el embarazo no planificado y el matrimonio infantil y sin la posibilidad de pedir ayuda a sus colegas, clubs y entrenadoras/es. Ella también habló de las niñas con discapacidad física que practican deporte. Sin su práctica deportiva regular, también pueden estar alejadas de sus entrenadoras, que también cumplen el rol de mentoras, además de tener menos acceso a servicios terapéuticos. Por fin, Rozga demostró preocupación de que, una vez que se levanten las medidas de confinamiento, las niñas no vuelven a acceder el deporte pues tendrán que apoyar sus familias económicamente y con tareas domésticas y de cuidado y compensar el tiempo perdido fuera de la escuela. Además, programas deportivos ofrecidos por ONG de deporte para el desarrollo pueden ser cancelados por suspensión o reducción de fondos por parte de donantes impactados económicamente por la crisis.

La estudiante brasileña Joyce Rodrigues, exparticipante del programa Una Victoria Lleva a la Otra, de ONU Mujeres y el Comité Olímpico Internacional, implementado con el apoyo de las ONG Women Win y Empodera, contó que el deporte fue fundamental en su vida y que el programa le trajo la oportunidad no solamente de practicar deportes, como también de aprender, en los talleres de habilidades para la vida, sobre igualdad de género, salud sexual y reproductiva, liderazgo, educación financiera y derechos de las mujeres. “Con el programa, tuve oportunidades que no tendría de otra manera. Pude hacer un intercambio en Buenos Aires y conocer las realidades de otras adolescentes; participé de varios talleres de liderazgo y aporté con mi perspectiva acerca del mundo”. Para Rodrigues, la sociedad está configurada bajo estereotipos de género para que a las mujeres y a las niñas no les gusten la actividad física y para que no tengan tiempo libre para practicar. En Brasil, por ejemplo, las mujeres gastan más que el doble del tiempo en tareas domésticas y de cuidado en comparación con los hombres. Ella también llamó la atención para las desigualdades sociales y raciales en relación con el acceso a los equipamientos deportivos. “Yo vivo en una comunidad pobre y acá casi no tenemos espacios para practicar actividad física”, contó. Rodrigues cree que la construcción del futuro pasa por combatir las desigualdades de género, raciales y de clase e invertir en el acceso de las mujeres y las niñas a la tecnología y, con eso, a la educación y a las redes de apoyo entre mujeres.

A partir de las exposiciones de las ponentes, las principales conclusiones del seminario fueron:

• Es fundamental generar conciencia sobre las dimensiones de género de la pandemia en el deporte. Mujeres y niñas en su diversidad – de raza, clase social, habilidad física, sexualidad etc. – son impactadas de maneras distintas en comparación con los hombres y niños.
• No se puede perder los derechos logrados hasta ahora para mujeres y niñas y hay que avanzar en condiciones más igualitarias.
• Hay que incluir a las mujeres en el liderazgo y la toma de decisiones para no dejar nadie atrás.
• Hay que esforzarse por una distribución equitativa de los recursos financieros invertidos en el deporte femenino y masculino.
• Hay que esforzarse por una representación equilibrada y no estereotípica en los medios de comunicación.
• Es esencial invertir en políticas y procedimientos de salvaguardia y protección contra todas las formas de violencia no accidental en el deporte.
• Es necesario apoyar el acceso y la participación de niñas y adolescentes a programas deportivos combinados con talleres de habilidades para la vida.
• Es urgente cambiar la cultura y la mirada social hacia la participación de las mujeres en el deporte.
• Hay que involucrar a los hombres aliados en los esfuerzos por la igualdad de género.
• Cuando se habla de deporte, hay que considerar no solamente las atletas, pero todas las mujeres en el ecosistema deportivo.
• El monitoreo y la producción de datos es fundamental para que las decisiones sean tomadas basadas en evidencia.

María Noel Vaeza cerró el evento diciendo: “Necesitamos políticas públicas que empujen la paridad, necesitamos crear alianzas aceleradoras. Es importante implicar a hombres a impulsar el deporte femenino, no podemos hacerlo solas y no podemos esperar más.”

Es posible ver la repetición completa del seminario online en la página de Facebook de ONU Mujeres.

Por Patricia Pitaluga , Presidente de ACERCANDO NACIONES

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.