Opinión

Decir no, porque a veces no puedo

¿A qué se debe que no puedo decir no?

Por Giselle Martinez

Quiero compartirte desde mi carácter profesional como consultora psicológica y organizacional, del cual llevo años de estudio acerca de la importancia de promover y promocionar ciertas cuestiones. Hoy me interesa abordar el tema de lo que es LA VIOLENCIA en carácter vincular, a nivel físico como psicológico, del cual llevo tiempo trabajando en las consultas y hay varios factores que no se enseñan o dicen, solo se habla de qué medidas tomar pero no de cómo prevenirlo y cuáles son los componentes que genera el establecer vínculos tóxicos.

En mi caso tengo muy presente el ODS 3 acerca del bienestar incluso el ODS 4 educación de calidad, ya que hay barrios muy carenciados que sufren estas consecuencias, incluso en personas de alto rango, digamos que nos sucede a todos.

Se puede observar en distintos ámbitos (laboral, educacional, familiar, entre otros). En el caso del laboral es lo que se llama MOBBING (atentado psíquico), en los demás podemos llamarlo amor enfermizo.

Una de las cuestiones a tener en cuenta son los límites qué sucede que no podemos decir que no?, y aquí aparece un integrante que es el MIEDO (a perder el trabajo, perder la pareja, perder….).

Para eso es importante lograr una comunicación clara/asertiva como se dice, en el que uno puede expresarse de manera libre y sin dañar a aquel que lo recibe. Como condición sine qua non, se necesita autoconocer y descubrir cuáles fueron los síntomas que generaron que no se pueda hablar como realmente quisiese.

Como aprender a decir no

El camino para iniciar es a través de tres verbos:

  • QUIERO

  • PUEDO

  • NECESITO

No nos olvidemos que conociéndonos podemos decir lo que realmente nos pasa y cada día tener más seguridad en nosotros.

Esto es lo que la gente me trae a los encuentros, reforzar su estima (valoración en si mismo), de esta manera pueden enfrentar cuestiones que les resulta difíciles.

Te comparto una frase a modo de cierre: “si no te aprendes a cuidar y a valorar, nadie lo va a hacer por vos, así que todo empieza por casa, tu casa”.

Estoy plenamente agradecida a este espacio que formando dentro del círculo de líderes cada uno podemos bregar por el ser humano, su calidad de vida en mi caso a nivel educativo como así también en el ámbito salud para que sea de manera equitativa y se siga despertando conciencia.

Cortesía de la autora para ACERCANDO NACIONES

Por Giselle Martinez

En esta nota

#DecirNo
#Noesno
#No

Compartir en

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.