Mundo empresarial

Alimentos, aparecen en el debate sobre el clima

La producción de alimentos finalmente aparece en el debate sobre el clima. ¿Qué se puede esperar de esto?

Después de años de falta de atención, la agricultura finalmente encontró un lugar en las conversaciones sobre el clima en 2017. Su ausencia durante todas las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático siempre fue notoria.

Los pobres del mundo, la mayoría de los cuales cultivan sus medios de subsistencia, son quienes están destinados a sufrir más las olas de calor, las sequías y las inundaciones que arrasan las cosechas. La probabilidad y severidad de la mayoría de los eventos climáticos extremos analizados por los científicos se ha relacionado con el cambio climático.

La agricultura y los sistemas alimentarios también son responsables de hasta un tercio de las emisiones totales de gases de efecto invernadero. Sin embargo, tenemos mucho potencial para cultivar de manera más inteligente y reducir las emisiones al mismo tiempo que proporcionamos alimentos nutritivos para todos.

El avance se produjo en la forma de un nuevo plan de trabajo que se estableció para discutir temas relacionados con la agricultura, durante un período de dos años. Si bien las negociaciones continuaron en Polonia en diciembre, el progreso fue lento y aún se están discutiendo formas de avanzar.

Pero lo que sí vimos fue un mayor impulso de todos los involucrados en la agricultura para empezar a actuar por su cuenta. Si nos tomamos en serio el cambio climático y otros desafíos globales como la desnutrición, la contaminación del agua y la pérdida de la biodiversidad, debemos transformar por completo nuestro sistema alimentario, desde la producción hasta el consumo, en la próxima década. Entonces, ¿qué hacemos a partir de ahora para convertir las ideas en acciones?

Desbloquear el financiamiento para lograr una agricultura inteligente con respecto al clima

La agricultura inteligente con respecto al clima, cuyo objetivo es aumentar la productividad de las granjas, adaptarse al cambio climático y reducir las emisiones, está cobrando impulso en todo el mundo. Las prácticas como la agricultura de conservación, que dependen de la mínima perturbación del suelo para mantener el carbono almacenado de manera segura, y la reproducción de cultivos de alto rendimiento y tolerantes a la sequía que requieren menos tierra y agua para crecer, se están volviendo más populares y fácilmente disponibles para los agricultores.

Sin embargo, falta el financiamiento requerido para ampliar las acciones necesarias para este tipo de agricultura. Se estima que existe una brecha financiera de 200 mil millones de dólares para los pequeños productores a nivel mundial. En un esfuerzo por desbloquear la financiación necesaria para los agricultores vulnerables, un nuevo informe presentado en Polonia analizó las prioridades en la agricultura inteligente respecto al clima en 33 países, un proceso que involucró a 1300 expertos.

Los resultados revelan información sobre cuáles son los más "inteligentes respecto al clima". Los resultados varían en las tres regiones analizadas. En África, por ejemplo, la combinación de árboles y ganado ("sistema silvopastoril") se clasificó como la opción más inteligente para el clima, mientras que en Asia el uso de biogás fue superior. En América Latina, el intercultivo ocupó el primer lugar.

Intensificar la acción sobre los suelos

Nuestros suelos tienen un gran potencial para capturar el carbono de la atmósfera. Un estudio reciente ha demostrado que una mejor administración de las tierras agrícolas podría compensar las emisiones de carbono equivalentes a las emisiones totales de los Estados Unidos por año. También mejoraría las condiciones del suelo: en estudios realizados en África, Asia y América Latina, el aumento del carbono en el suelo en un 0,4 % cada año incrementó los rendimientos de los cultivos en un 1,3 %.

Los científicos han lanzado un plan de acción de ocho pasos para "recarbonizar" nuestros suelos y ayudar a cumplir el Acuerdo de París. La protección de las turberas es una prioridad, ya que actualmente mantienen alrededor del 40 % de todo el carbono del suelo, pero están amenazadas por el drenaje, la quema y la conversión a tierras de cultivo. El desarrollo de métodos sólidos para informar sobre la captura de carbono en el suelo es otro paso importante: necesitamos tecnologías que puedan hacer las pruebas del suelo más baratas, rápidas y precisas.

Poner más atención en los impactos del cambio climático en la nutrición

El cambio climático no solo afecta la cantidad de alimentos que podemos cultivar, sino también la calidad. Los estudios han demostrado que el aumento de los niveles de dióxido de carbono tiene un efecto beneficioso sobre el crecimiento de algunos de los alimentos que comemos, como el trigo, el arroz y las papas. El lado negativo es que es probable que produzcamos más carbohidratos a expensas de otros nutrientes que necesitamos para una dieta saludable.

Un estudio que se publicó en Nature apoya esta teoría. Esto demuestra que, de hecho, seremos capaces de proporcionar más calorías de las necesarias para alimentar a una población en crecimiento, incluso en condiciones de cambio climático. No obstante, es probable que casi todas las regiones del mundo enfrenten graves deficiencias en la producción de suficientes alimentos con los micronutrientes clave necesarios para mantener una dieta saludable.

Para garantizar que las poblaciones futuras estén seguras desde el punto de vista de la nutrición, debemos aumentar la producción de alimentos ricos en nutrientes como frutas, verduras, legumbres y frutos secos, además de trabajar para desarrollar nuevas variedades de cultivos con más contenido de micronutrientes.

Tenemos un corto período de tiempo para transformar nuestro sistema alimentario mundial. Si bien las negociaciones dentro de las Naciones Unidas siguen siendo lentas, la acción sobre el terreno se está acelerando. Todos, desde los agricultores en los campos hasta los consumidores que eligen alimentos, pueden jugar un papel en la construcción de un mejor sistema alimentario adecuado a las necesidades del futuro.

Cortesía World Ecoomic Forum

Compartir en

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.