logo
Opinión

China y Estados Unidos: consecuencias para Asia


Divergencia entre las políticas monetarias de China y Estados Unidos: consecuencias para Asia

Si el cambio de orientación de la política de Pekín acaba por frenar el crecimiento del PIB chino o la inflación estadounidense acaba por ser más alta y persistente de lo previsto inicialmente, Asia sufriría un doble revés por parte de las dos mayores economías del mundo.

Por Chi Lo Senior Economist en BNP Paribas Asset ManagementShare on facebook Share on twitter Share on linkedin

La divergencia de las políticas macroeconómicas de China y Estados Unidos ha provocado recientemente volatilidad en los mercados. A los inversores les preocupa que la ralentización del crecimiento de la economía china pueda extenderse por otros países asiáticos y que las medidas más restrictivas del banco central estadounidense puedan traer consigo una menor liquidez en dólares en la región.

¿Cómo divergen las políticas monetarias de China y Estados Unidos?

La tendencia de crecimiento de la economía china ha ido ralentizándose desde principios de 2021, en un entorno de endurecimiento de la normativa. En un cierto cambio de tendencia hacia la flexibilización normativa, el Banco Popular de China recortó en 50 puntos básicos los coeficientes de reservas de capital el pasado mes de julio, en lo que supuso el primer recorte desde abril de 2020. Esta medida liberó en torno a 1 billón de renminbis en el sistema chino.

La política monetaria china es importante para Asia, ya que afecta al crecimiento chino, lo que, a su vez, tiene un impacto en Asia a través de los canales comerciales y los relativos a las cadenas de suministro. Dicha política también afecta al mercado de las materias primas a través de la demanda de inversión de China.

Por otro lado, la Reserva Federal de Estados Unidos tomó la dirección contraria: según el «diagrama de puntos» publicado en julio, las expectativas de los miembros de la entidad apuntaban a que los tipos de interés podrían subir antes de lo previsto y, por extensión, a que la Reserva Federal podría comenzar a reducir las medidas de ayuda por la pandemia antes de dicha subida de tipos.

La política de la Reserva Federal también es importante para Asia, ya que afecta al crecimiento de la economía estadounidense, lo que, a su vez, afecta a las exportaciones asiáticas. También influye en las condiciones de liquidez a escala mundial y, por tanto, en las fuentes asiáticas de financiación externa.

Hay razones para pensar que esta divergencia entre las políticas de China y Estados Unidos podría favorecer a Asia. Se prevé que el Banco Popular de China continúe flexibilizando la liquidez de forma selectiva, lo que debería mitigar el riesgo bajista de una ralentización del crecimiento de la economía china y, por ende, asiática.

Por otro lado, Asia podría beneficiarse de la normalización gradual de la política monetaria estadounidense, ya que dicha normalización traería consigo un fortalecimiento del crecimiento económico en el país, aun cuando subieran los tipos de interés.

Impacto de la política China

A pesar de la preocupación del mercado por la posibilidad de que el endurecimiento de la normativa china hubiese ido demasiado lejos y pudiera provocar un exceso de normativa que aplastara el crecimiento del PIB, se sabe que China cuenta con una gran flexibilidad normativa para gestionar los riesgos macroeconómicos y equilibrar sus objetivos normativos.

Con la aparición del COVID-19 a finales de 2019, Pekín archivó todas las iniciativas de desapalancamiento y reformas estructurales y cambió a una política prudente de orientación expansiva para proteger el crecimiento del PIB.

Sin embargo, no se embarcó en programas de expansión cuantitativa a gran escala como hicieron los bancos centrales de muchos mercados desarrollados. A finales de 2020, y una vez que la economía logró recuperarse tras el COVID, adoptó un sesgo de endurecimiento de su política monetaria y volvió a centrarse en el desapalancamiento y en las reformas estructurales.

Sin embargo, a partir del segundo trimestre de 2021 comenzaron a intensificarse los problemas de crecimiento, como consecuencia de los nuevos brotes de COVID-19 y los efectos del endurecimiento normativo, lo que llevó a la política monetaria a recuperar su sesgo expansivo.

En contra de las expectativas de casi todos los analistas (salvo en nuestro caso), que apuntaban a un recorte escalonado o selectivo de los coeficientes de reservas de capital en julio, el banco central optó por un recorte general, indicando así un claro cambio en su política. A medida que la tendencia de crecimiento se ralentiza y se intensifica el endurecimiento normativo, es probable que la entidad adopte nuevas medidas destinadas a facilitar la liquidez, lo que debería contribuir a estabilizar el crecimiento económico.

Dichas medidas podrían incluir la aceleración de la emisión de deuda pública y la inyección de más liquidez por parte del banco central a través de los coeficientes de reservas de capital, las operaciones de mercado abierto y los mecanismos de crédito.

Es probable que no se aprueben recortes en los tipos de interés oficiales, ya que podría tratarse de una señal excesivamente agresiva que afectaría a las iniciativas de reducción de deuda y reformas estructurales.

Con una proporción cada vez mayor dirigida a China, las exportaciones han liderado la recuperación del crecimiento post-COVID en Asia. Es cierto que algunas exportaciones se refieren a componentes destinados a terceros mercados a través de China, pero otras atienden a la demanda interna.

El crecimiento de la economía china, más lento pero sostenido, debería favorecer la demanda externa en Asia. Una mayor inversión en infraestructuras en China, financiada por el aumento de la emisión de bonos de los gobiernos locales, también debería beneficiar a Asia y al mercado de materias primas en general en el segundo semestre de 2021, ya que el gasto de capital suele implicar más importaciones que el gasto de consumo.

Impacto de la política estadounidense

La posibilidad de que la política de la Reserva Federal afecte a los mercados dependerá del ritmo y la magnitud de la subida de tipos de interés reales (ajustados por inflación) en Estados Unidos. Hay razones para pensar que, esta vez, el ritmo será más lento y la magnitud será inferior.

La Reserva Federal parece haber aprendido de la experiencia de 2013, cuando los tipos reales subieron 150 puntos básicos en cuatro meses, y ahora prefiere que transcurra más tiempo entre la comunicación de sus intenciones de reducción de las medidas de estímulo y el inicio real de dicha reducción, así como entre el inicio de la reducción y la subida de tipos de interés. El nuevo marco de objetivos de inflación de la Reserva Federal es ahora también más moderado que antes.

Los fundamentales macroeconómicos de Asia también resultan cruciales a la hora de determinar si las economías regionales podrían verse afectadas por la subida de tipos en Estados Unidos o favorecidas por el fortalecimiento del crecimiento que traería consigo dicha subida. Por ejemplo, el crecimiento de la economía asiática se vio favorecido por la fuerte demanda estadounidense entre los años 2003 y 2006, sin que le afectara la subida de tipos de interés en Estados Unidos y sin verse obligado a entrar en su propio ciclo de subida de tipos.

Sin embargo, en 2013, cuando el mercado reaccionó a la retirada de estímulos monetarios por parte de la Reserva Federal, el crecimiento asiático se vio afectado como consecuencia de los débiles fundamentales macroeconómicos, que reflejaban una elevada inflación y grandes déficits externos. Todo ello presionó a la baja las divisas regionales y obligó a varios bancos centrales de la región a endurecer sus políticas monetarias.

En esta ocasión, los fundamentales macroeconómicos parecen más favorables: la inflación es más baja, los déficits por cuenta corriente son más reducidos y las reservas de divisas están creciendo.

Riesgos

No cabe duda de que, si el cambio de orientación de la política de Pekín acaba por frenar el crecimiento del PIB chino de forma inesperada o la inflación estadounidense acaba por ser más alta y persistente de lo previsto inicialmente, Asia sufriría un doble revés por parte de las dos mayores economías del mundo, a través de los vínculos comerciales y de liquidez global.

Fuente : RankiaPro


Por Chi Lo



En esta nota
#China
#Politicamonetaria
#USA
Compartir en

Tal vez te interese leer

Síguenos en redes

Newsletter

Suscribite para recibir las últimas noticias.

Copyright © 2021 Acercando Naciones. Todos los derechos reservados.