Opinión

2021 año internacional de la economía creativa

En este comienzo del 2021, pensando en los desafíos que se nos presentan hacia el futuro, nos preguntamos como podemos contribuir para el rediseño de una sociedad más humana, más creativa y más inclusiva.

Por Claudia Guardia BIO* Abogada, Magister en gestión de empresas de industrias creativas y cultura; Experta en Economía Naranja y Gestora Cultural.  Directora del Instituto de Políticas Socioculturales de la Asociación Civil de Estudios Populares (ACEP) partner en Argentina de la Fundación Konrad Adenauer de Alemania)

La pandemia del Covid19 ha puesto al mundo en una disrupción irreversible, en este contexto las industrias creativas, la cultura, la conectividad y la creatividad han jugado un papel fundamental ante la crisis, tratando de unir a los que debíamos estar distanciados, en nuestros hogares, contribuyendo a la sanidad mental de la población, y el bienestar. 

Ejemplo de esto lo hemos encontrado en las plataformas digitales con contenido educativo, libros electrónicos, videojuegos, entretenimientos, compras on line, teletrabajo, streaming, etc. 

El ecosistema creativo que obtiene sus ingresos de la presencialidad ha sido uno de los sectores más golpeados económicamente, siendo que algunos sectores han obtenido beneficios, como videojuegos, diseño y programación. 

Pero no sólo los artistas son los que se han quedado sin trabajo, sino se ha perjudicado toda la cadena de valor y de empleos directos e indirectos (productores, sonidistas, escenógrafos, actores, actrices, iluminadores, técnicos, bailarines, coreógrafos, autores, músicos y muchos más). A pesar de esto el sector creativo se ha reinventado para sobrevivir.

Paradójicamente con este hecho en los últimos años se ha experimentado un crecimiento exponencial, impulsando el crecimiento económico y el desarrollo sostenible de la sociedad en su conjunto. 

De acuerdo con el informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en el 2011 la Economía Naranja o Economía Creativa, alcanzo 4,3 billones de dólares. Según la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD), entre 2002 y 2015 las exportaciones de bienes y servicios creativos crecieron 134%, alcanzando en el 2011 646 millones de dólares. 

De acuerdo al SINCA (Sistema de información Cultural de la Argentina), en 2019 el empleo cultural a nivel nacional alcanzó los 308.872 puestos de trabajo, equivalentes al 1,8% del total del trabajo privado del país, y al 1,5% de los puestos de trabajo totales (públicos y privados), superando el de los sectores energéticos, (electricidad, agua y gas), y minero, que representaron, cada uno, el 0,6% del total. Concentrándose el 74% de los puestos de trabajo culturales en los sectores audiovisual, publicidad, diseño y editorial.

Que pasará con la economía creativa en el 2021?

Este nuevo término, que UNESCO publica en 2014 como Economía Creativa y que el BID adopta como Economía Naranja, entendemos requiere del debido reconocimiento por parte de los gobiernos por su importante aporte a la actividad económica, el desarrollo social inclusivo, y el entendimiento de los pueblos. 

Para esto, es preciso desarrollar las Políticas Públicas Socioculturales, que permitan al ecosistema creativo, encontrarse en nuevos formatos y modelos de negocios para la recuperación, el crecimiento y la sostenibilidad a largo plazo del sector. Ya que la creatividad por sí sola no es suficiente para producir las transformaciones de las ideas en productos y servicios culturales que puedan comercializarse en mercados internacionales.

Desde el Instituto de Políticas Socioculturales de ACEP, observamos con mucho entusiasmo, la agenda 2030 de Naciones Unidas para el desarrollo sostenible, que adopta un plan a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, declarando al 2021 como año internacional de la Economía Creativa para el desarrollo sustentable.

Autorizado por la autora para ACERCANDO NACIONES

Por Claudia Guardia

AN Logo
Suscribite al Newsletter de Acercando Naciones para recibir lo último en información sobre Diplomacia, Cultura y Negocios.