López Obrador rompe tradición política como nuevo presidente de México

0

En los años 90 del siglo pasado, Andrés Manuel López Obrador [o AMLO], un politólogo de 64 años y autor de más de media docena de libros sobre ciencia política –único caso entre mandatarios latinoamericanos- se hizo conocido por su recurrente lucha contra la corrupción en la economía regional –junto al Brasil- más grande y dinámica: México.

“El ‘Éxodo por la democracia’, que empezó en 1991 con unas 50 personas y terminó en 1992 con un discurso de López Obrador ante 40.000 almas, sacó del anonimato al entonces pueblerino político y lo hizo líder nacional. Desde allí, su carrera fue en ascenso y el domingo fue recompensado con la presidencia de México”, despacha la agencia de análisis Thomson Reuters.

Entre los años 1992 y 1995, AMLO realizó campañas y fue un político en extremo activista no sólo en contra de la corrupción, informalidad y carencia de instituciones en una economía como la mexicana sino que ejerció el activismo pro derechos humanos entre minorías como pueblos originarios, feminismo y otros colectivos adelantándose –quizás y según analistas- hasta 20 años al activismo registrado actualmente en el mundo.

Pero lo que más destaca en los primeros años políticos de AMLO fue la movilización indígena de 1996, contra la estatal PEMEX.

“En 1996 movilizó agrupaciones indígenas para tomar 50 pozos petroleros exigiendo mejores condiciones laborales en la estatal PEMEX y fue agredido. Ese año se convirtió en líder nacional del izquierdista Partido de la Revolución Democrática [PRD].

Actualmente, AMLO lidera el Movimiento Regeneración Nacional [Morena], de acuerdo con Reuters “un partido fundado en 2011 alrededor de su mesiánica figura y cuyo acrónimo hace referencia a la virgen de Guadalupe”.

“Este país [México] no avanza con procesos electorales, avanza con movilizaciones sociales”, señaló por aquellos años AMLO.

Victoria que marca un antes y después para México según expertos: mercados

AMLO y sus promesas de terminar con la violencia del “narco” [así se conoce a la serie de cárteles de tráfico de droga que abundan el país norteamericano], corrupción y una enorme brecha de desigualdad económica producto del crecimiento en términos de riqueza de patrimonios personales y familiares mexicanos, se pondrán a prueba.

El dato. Fortunas estas que –según economistas expertos en inequidad- son producto de los pactos entre Gobiernos y grupos económicos [algunos familiares]vinculados a la banca, servicios y telecomunicaciones. Y que concentran mucha de la riqueza del país, en pocas manos.

AMLO logró un impetuoso triunfo; no obstante, fue en horas de la madrugada de Ciudad de México [desde un hotel], donde el político victorioso de centroizquierda “llamó a la reconciliación del país y buscó alejar los temores sobre cambios radicales en la segunda mayor economía latinoamericana”.

De momento, los mercados físicos y online han tomado con calma la elección; en la víspera el BANXICO [Central mexicano] le dio su visto bueno al –hasta entonces- candidato.

AMLO se impuso con un margen –de acuerdo con la autoridad electoral y la autoridad estadística- de más de 30 puntos porcentuales respecto a su más cercano contrincante.

Con el 44,8% de las actas examinadas, López Obrador obtenía 53,68% de los votos. Ricardo Anaya, del derechista PAN y el izquierdista PRD alcanzaba el 22,67% y el candidato del oficialista PRI, José Antonio Meade, un 15,28%.

“Esto es histórico: se terminaron décadas donde el PRI y el PAN hicieron de México un hervidero de corrupción. Con AMLO pensamos que se inicia una nueva etapa para los mercados”, indicó un trader en divisas y forex online desde Ciudad de México, y que pidió reserva.

Tras más de 25 años de movilizaciones populares y un hermano asesinado –José Ramón-, AMLO culminó su arenga triunfal desde la capital con un “sí se pudo”.

Fuente IForex

Share.

Deja un comentario