Acciones para eludir el mito

0
Marx nace, un recorrido vibrante en el Teatro Cervantes
Por María Daniela Yaccar
Charlas, performances teatrales, revisiones filosóficas, música y experiencias acúsmaticas: el arsenal artístico desplegado en el TNC apuntó a examinar la figura de Karl Marx, pero también a evitar la mirada cristalizada y resignificarlo en el presente.
“La jornada pone a circular pensamientos, reflexiones y saberes”, dijo Alejandro Tantanian. 


Es inusual lo que sucede en el Teatro Nacional Cervantes (TNC): se forman largas filas sobre la vereda y el cordón de la calle Libertad para retirar entradas, las salas están llenas –los palcos inclusive–. Por las butacas circula el mate y el tráfico de personas de todas las edades es incesante. Recorren rincones del edificio que el resto del año no se pueden visitar. Y todo gira alrededor de Karl Marx. La conducción del teatro eligió esta figura –con la excusa de los 200 años de su nacimiento– para inaugurar la temporada 2018. De más de 12 horas de duración, el encuentro procura evadir la solemnidad con propuestas para distintos tipos de público. Participa una larga lista de artistas y pensadores.

Marx Nace es el nombre de la jornada organizada por el Cervantes y el Goethe–Institut, con apoyo de la Fundación Rosa Luxemburgo y curaduría de Fernando de Leonardis y Carla Imbrogno. No fue un congreso sobre marxismo; tampoco un ciclo de espectáculos. Durante toda la jornada hubo lecturas comentadas de escritos del autor, performances de sus textos de ficción, diálogos, filosofía, música y proyecciones. “La jornada pone a circular pensamientos, reflexiones y saberes desde una propuesta que contiene en sí misma una fuerte dosis de teatralidad: espectadores circulando por diferentes lugares del edificio; acciones simultáneas donde se cruzan géneros; el teatro abierto durante 12 horas, como un órgano vivo y una caja de resonancia de conflictos contemporáneos”, definió el director del TNC, Alejandro Tantanian, en diálogo con PáginaI12.

La programación estuvo dividida en secciones. Una de ellas, “Marx a escena”, quedó inaugurada al mediodía con una propuesta musical y filosófica encabezada por Darío Sztajnszrajber. Fue una de las opciones más convocantes. “A Marx siempre se lo da por muerto y, sin embargo, siempre retorna. Cuando algo muere, puede sobrevivir como fantasma”, afirmó, citando a Derrida y quizás dando en el corazón del evento. Entre hits como “Cerca de la revolución” y “Vencedores vencidos”, desmenuzó los “espectros” que sobreviven de la teoría marxista.

La Columna Durruti, con concepto e interpretación de Maricel Alvarez y Emilio García Wehbi, estuvo a cargo de la lectura performática de la novela inconclusa y satírica Escorpión y Félix, que Marx comenzó a escribir a los 19 años. “Pareciera que cuando cayó el muro de Berlín él cayó arrastrado al olvido. Pero de ningún modo podríamos decir que la utopía marxista está demodé. No hay que claudicar”, remarcó el director. En uno de los camarines del tercer piso, para no más de 15 personas, se ofrecía un recorrido acusmático por la trágica e intensa vida de Marx, dirigido por Rubén Szchumacher. Por otra parte, Naty Menstrual recitó poemas y un monólogo de la tragedia Oulanem y 34 puñaladas cerró la sección escénica con un espectáculo preparado para la ocasión.

La cuota teórica la aportaron las charlas. Las hubo de dos tipos: exposiciones de 45 minutos en las que escritores, sociólogos, historiadores, traductores, editores, economistas, filósofos y politólogos comentan distintos aspectos de la obra del autor. La otra opción son los “Diálogos marxianos”, en los que un moderador conduce la charla de tres invitados. Participan Florencia Abbate, Rolando Astarita, Hernán Camarero, Martín Felipe Castagnet, Emilio de Ipola, Esther Díaz, Alberto Díaz, Gerhard Dilger, Mariana Dimópulos. También, Laura Fernández Cordero, Carlos Gamerro, Eduardo Grüner, Claudia Kozak, Gabriela Massuh, Pablo Nocera, Ariel Petruccelli, Felipe Pigna, Mariano Repossi, Beatriz Sarlo, Juan José Sebreli, Maristella Svampa, Damián Tabarovsky, Damiano Tagliavini, Horacio Tarcus, Miguel Vedda y Eugenia Zicavo.

Share.

Deja un comentario