La industria teme que el Gobierno admita a China como economía de mercado

0

“Estoy alarmado”. El metalúrgico tituló con esa advertencia el asunto del e-mail que envió ayer a uno de los funcionarios de más alto nivel en Casa Rosada. En el cuerpo de ese correo describió sectores de actividades productivas, sobre todo pymes, que “se están cayendo a pedazos”. Se preocupó por la destrucción del empleo industrial, el intento de mejorar la competitividad argentina y, sobre todo, por la apertura económica. “Sé que es una herramienta para combatir la inflación, pero sólo si es bien utilizada”, escribió. “Con muchas importaciones inútiles sólo se logra destruir empleos. El Estado recauda monedas con un producto importado y con uno hecho en la Argentina quiere recaudar cifras imposibles”, criticó.

La caída del consumo interno, la frágil situación de algunos socios comerciales se suma ahora a la preocupación de la invasión de importaciones chinas cuando el país oriental cumplió anteayer con sus 15 años de incorporación a la OMC, lo que lo habilitaría la posibilidad de un reconocimiento como economía de mercado -que elimine una política antidumping activa- de parte de los socios.

“La Argentina negocia con China”, confimaron cerca de la canciller Susana Malcorra. En esa mesa se sientan además Alfonso Prat-Gay (Hacienda) y Francisco Cabrera (Producción). La Argentina necesita más inversiones. Basta ver la gira que protagonizó en los últimos días el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, por esas tierras en búsqueda de financiamiento para obras. Las negociaciones impulsaron las versiones de un apoyo intermedio a China en bloque con Brasil (ambos países necesitan despegar económicamente) y aprovechando el efecto Trump, que el 20 de enero -cuando asuma como presidente de los Estados Unidos- volverá al mundo un poco más proteccionista.

En el Ministerio de Producción dijeron que todo se maneja en Casa Rosada y Cancillería. “No hay novedades”, dijo un funcionario. Sin embargo, el Gobierno dio una muestra del rumbo que tomará: el miércoles pasado la Secretaría de Comercio abrió una investigación por supuesto dumping en las importaciones chinas de tubos de acero para un gasoducto en Córdoba por pedido de Siderca y SIAT. Lo hizo a sólo días del evento en el que hoy Paolo Rocca, presidente de Techint y uno de los principales enemigos del reconocimiento de China como economía de mercado, se cruzará con Cabrera. “El país no puede aceptar más conflictos; necesitamos gobernabilidad”, dijo Rocca anteayer en la señal de cable TN en un guiño oficial en medio de la batalla por Ganancias.

Share.

Deja un comentario