China entra en etapa clave para evitar trampa de ingreso medio

0

China trata de evitar la trampa del ingreso medio en los próximos cinco a diez años, mientras que la innovación y el ajuste estructural crearán nuevos fundamentos para apoyar un crecimiento de velocidad media a alta.

 

La trampa del ingreso medio ocurre cuando el crecimiento de un país se estabiliza y eventualmente se estanca luego de alcanzar niveles medios de ingresos. China se convirtió en un país de ingresos medios en 2012 después de que su producto interno bruto (PIB) superara los 5.000 dólares, de acuerdo con el Buró Nacional de Estadísticas.

 

El PIB per cápita de China fue de 7.575 dólares el año pasado, y se calcula que llegará a los 10.000 dólares en el año 2020. Estadísticas del Banco Mundial muestran que solamente 13 de 101 países y regiones que entraron en la etapa de ingresos medios en la década de los 60 escaparon a la trampa de estancamiento en los ingresos medios.

 

Esta semana, se lleva a cabo de lunes a jueves la quinta sesión plenaria del XVIII Comité Central del Partido Comunista de China en Beijing para discutir el XIII Plan Quinquenal, el proyecto de desarrollo de China para los próximos cinco años (2016-2020).

 

“Los próximos cinco años serán un período clave para que China profundice sus reformas junto con los ajustes económicos globales”, dijo Zhou Mi, profesora asociada de economía en la Universidad de Nankai en la municipalidad de Tianjin.

 

Después de tres décadas de crecimiento vertiginoso, la economía de China empezó a desacelerarse, y el crecimiento del PIB descendió a su nivel más bajo en seis año para ubicarse en 6,9 por ciento en el tercer trimestre de este año, ligeramente inferior al 7 por ciento alcanzado en los dos trimestres anteriores.

 

China hace esfuerzos por avanzar más allá de su anterior modo económico, que buscaba el crecimiento a costa del medio ambiente. Y a pesar de que el gobierno ha dicho en repetidas ocasiones que el crecimiento de medio a alto se mantendrá y que China no caerá en la trampa del ingreso medio, aún quedan dudas sobre las perspectivas de la economía.

 

Zhou dijo que China puede escapar de la trampa del ingreso medio en los próximos cinco a diez años a través de la innovación y las reformas.

 

El sector servicios debe mejorar y se requiere hacer mucho trabajo para fortalecer este sector y volverlo competitivo, aconsejó.

 

Existen abundantes signos de mejora. La ciudad de Beijing relajó el martes las restricciones a la inversión extranjera en financiamiento, viajes, entretenimiento, salud y seguros médicos.

 

Mientras, las estrategias nacionales como el desarrollo coordinado de la región Beijing-Tianjin-Hebei, la Iniciativa de la Franja y la Ruta y la Franja Económica del río Yangtse, avanzan para apoyar la transformación económica, dijo Zhou.

 

En los primeros tres trimestres del año, la municipalidad de Chongqing, en el suroeste de China, reportó un crecimiento anual de 11 por ciento, el más acelerado entre las 27 provincias que entregaron sus datos económicos.

 

Zhang Fumin, subjefe del Buró de Estadísticas de Chongqing, atribuyó el buen desempeño en parte a la industria de alta tecnología de la ciudad.

 

“Los nuevos motores emergentes de crecimiento surgen ante el decaimiento de algunas industrias tradicionales en Chongqing”, explicó.

 

“La transición no ocurrirá de la noche a la mañana porque debemos esperar a que las nuevas industrias líderes queden bien establecidas y lleven la economía al siguiente nivel”, dijo Huang Yiping, profesor de Economía en la Escuela Nacional de Desarrollo, de la Universidad de Pekín. “Y tomará más de dos años antes de que puedan empezar a hacerlo”.

 

Transformar la modalidad de crecimiento requiere completar la transición hacia una total economía de mercado, lo cual requiere de exitosas reformas de empresas estatales, añadió Huang.

 

Para evitar la trampa del ingreso medio, una nación necesita innovación de vanguardia, indican los analistas.

 

China está promoviendo la innovación y el espíritu emprendedor para mejorar su modalidad de crecimiento y animar la febril economía, a través de políticas que promuevan a los pequeños negocios y el establecimiento de nuevas empresas de tecnología.

 

Con este objetivo, las empresas deben invertir más en talento y dedicar tiempo para lograr realmente su potencial de innovación.

 

Al ser ya una economía de ingresos medios, China no puede superar la trampa basándose exclusivamente en reformas estructurales y expandiendo su consumo interno, afirmó Edmund Phelps, economista estadounidense ganador del Premio Nobel, en un foro sobre el tema de innovación realizado el martes en el centro de negocios Shanghai.

 

China necesita desarrollar y promover su propia estrategia de innovación tecnológica, argumentó el economista.

 

La innovación y el espíritu emprendedor pueden generar más empleos, inspirar la creatividad, impulsar el reajuste estructural y facilitar un crecimiento de medio a alto de la economía, sostuvo la semana pasada el primer ministro chino, Li Keqiang, en Zhongguancun, una importante zona de alta tecnología en Beijing.

Fuente

 

 

Share.

Deja un comentario