Patagonia también es playa

0

A orillas del Golfo Nuevo, la movida del verano madrynense pasa por sus balnearios céntricos, las actividades náuticas y el avistaje de fauna marina y terrestre. Buceo, kayak, mountain bike y paseos en catamarán de día y de noche.

Menos las ballenas, que se van tempraneras en diciembre, están todos. Los pingüinos, en Punta Tombo. Los lobos y elefantes marinos, en las costas de la Península Valdés y también en apostaderos muy cercanos a la ciudad. Las aves marinas, en todas las playas. Los delfines y toninas, escondidos detrás de cualquier vaivén de las olas en el agua. Y los guanacos, maras, choiques, zorros y mulitas en los campos, mimetizándose con la estepa y apareciendo a veces, de sorpresa, en medio de las rutas o caminos de ripio. En verano Puerto Madryn conserva su esencia de destino natural, y sobre todo destino de fauna, pero le suma el atractivo de las playas sobre el Golfo Nuevo: porque la costa atlántica, en verdad, se extiende mucho más al sur del litoral bonaerense, y este año puede ser una buena oportunidad para descubrirla.

On the shores of Golfo Nuevo , the move of the summer passes madrynense ones for its spas , water sports and watching marine and terrestrial fauna. Diving , kayaking , mountain biking and catamaran rides day and night .

Fewer whales to be early-morning in December, are all . The penguins at Punta Tombo. The lions and elephant seals on the coast of Peninsula Valdes and also very close to the city rookeries . Seabirds at all beaches . Dolphins and porpoises , hidden behind any rolling waves in the water. And the guanacos , maras , rheas , foxes and armadillos in the fields, mimicking the steppe and appearing sometimes surprise , amidst paths or gravel roads . In summer Puerto Madryn retains its essence of natural destination , especially wildlife destination , but adds the attractiveness of beaches on the New Gulf : for the Atlantic coast , indeed, extends far south coast of Buenos Aires , and this year may be a good opportunity to discover it.

AZULES Y AUSTRALES No se puede negar que algunos días hay que ser valiente para disfrutar del agua: la latitud de Puerto Madryn puede ser un desafío en materia de temperatura para un baño. Pero al mismo tiempo el azul del mar junto a los acantilados, y su transparencia a la hora de sumergirse, son regalos incomparables de este paisaje costero chubutense. No es casualidad que Madryn sea la histórica Capital Nacional del Buceo: desde los chicos que harán esta temporada su bautismo hasta los buceadores experimentados, hay sitios adecuados para todos e instructores entrenados en todas las especialidades. Se puede salir desde el centro mismo de la ciudad y se puede también –es una de las más lindas experiencias– nadar y hacer snorkel entre los lobos marinos, junto a los acantilados de la cercana reserva de Punta Loma.

Para empezar con un día al sol, más de treinta kilómetros de playas tientan por su paisaje y diversidad, ya que ninguna es igual a otra: si algunas se muestran protegidas y encerradas sobre sí mismas, otras forman un gran arco abierto a la inmensidad; si algunas tienen finas arenas doradas, otras son más pedregosas y agrestes; si las hay con movimiento y música, existen también las que son ideales para solitarios. Y no es menor el detalle de las horas de luz solar: el día arranca bien temprano y dura hasta casi las diez de la noche.

La franja de playas que se extiende junto al centro de la ciudad tiene unos tres kilómetros de largo, con casi una decena de balnearios para elegir. En los más familiares hay clases de windsurf, buceo en apnea y snorkeling para chicos, además de un paisaje de pendientes suaves que garantizan seguridad. Y en las favoritas de los jóvenes y adolescentes hay música toda la tarde, clases de baile, juegos playeros y actividades recreativas, como en cualquiera de las playas del Atlántico más al norte. Los balnearios tienen instalaciones accesibles, restaurantes y prestadores turísticos que invitan a disfrutar de las muchas opciones que ofrece el agua. La Secretaría de Turismo de Puerto Madryn, mientras tanto, está multiplicando las acciones para promover la ciudad como destino de playa acompañado de actividades culturales: hay salidas de kayak, windsurf y stand-up para chicos, junto a ciclos de charlas sobre naturaleza, presentaciones de libros y espectáculos musicales. Y como novedad de la temporada, se está afirmando en Puerto Madryn el “stand-up yoga”, es decir la práctica de ejercicios de yoga sobre una tabla de stand-up, esa disciplina que ya es tendencia desde Brasil hasta el sur de la Argentina.

Pero si lo buscado es silencio y soledad, no hace falta alejarse mucho para disfrutar de playas agrestes donde la única compañía es la brisa que se levanta puntualmente en torno de las cuatro de la tarde, y las gaviotas curiosas que revolotean insaciables en busca de comida. Probablemente éste sea el diferencial más lindo de Puerto Madryn si lo que se busca es una experiencia de playa alternativa. Algunas de las más espectaculares son las de Cerro Avanzado, un sitio ideal también para caminatas interpretativas de naturaleza, a sólo 16 kilómetros del centro: como si hubiera sido dibujado por una mano gigante con fines didácticos, el paisaje del lugar muestra las capas geológicas en diferentes tonos y la vida anfibia propia de la restinga. Sólo hay que saber ver, y para eso la ayuda de un guía especializado funciona como una lupa que permite descubrir el código secreto de la naturaleza en la forma de pequeñas huellas, fósiles, piedras y plantas adaptadas para la vida en este ambiente de condiciones a veces inhóspitas.

De todos modos, hay que recordar que en estas playas agrestes no hay servicios, de modo que es imprescindible tomar precauciones, no arriesgarse y, sobre todo, convertirse en un agente del cuidado de la naturaleza. Por supuesto, la riqueza del litoral madrynense también es un secreto a voces entre los pescadores, que tienen a Playa Paraná como uno de sus sitios favoritos.

DE DELFINES Y PINGÜINOS Uno de los atractivos de la temporada para quienes llegan hasta aquí en busca de avistajes de fauna son las salidas para divisar delfines oscuros: la especie se ve en las aguas de Madryn desde diciembre hasta marzo. Los paseos se realizan en semirrígidos navegando junto a la costa de la ciudad hacia el sudeste, a lo largo de unas tres horas.

Este delfín tiene la parte superior del cuerpo de color gris oscuro y la inferior casi blanca, con una zona más clara en los costados que ayuda a distinguirlo de otros parecidos. Es una variedad más pequeña que otras, pero sobresale por su acrobacia y el entusiasmo con que sigue a las embarcaciones. Cualquiera que participe alguna vez en un avistaje de delfines puede comprobarlo: la presencia de los grupos de cetáceos contagia una alegría indescriptible en los pasajeros, como si la naturaleza borrara de un plumazo el resto del mundo con uno solo de sus saltos. Un consejo: dejar la cámara un rato de lado y disfrutar el momento con los propios ojos, sin visores de por medio. Una alternativa es recorrer algunos kilómetros hasta Rawson y embarcarse para el avistaje de toninas overas que sale desde la capital chubutense: los guías, expertos en descifrar la presencia de los animales entre las olas, conocen los lugares donde suelen alimentarse y hacia allí dirigen la embarcación, para asistir a otro increíble espectáculo natural. La única salvedad es que la navegación es en mar abierto, generalmente más movido que las tranquilas aguas del Golfo Nuevo.

Por lo demás, la Península Valdés está a un paso: la mejor manera de recorrerla es el propio vehículo y al propio ritmo, explorando desde Puerto Pirámides hasta Punta Norte, pasando por Punta Delgada para ver el apostadero de elefantes marinos. Puerto Pirámides es, además, el mejor lugar para combinar el avistaje de fauna con un día de playa. El pueblo es muy pequeño pero tiene todos los servicios necesarios, y sus extensas franjas de arena a la sombra de los acantilados invitan a quedarse. Otro día hay que dedicarlo entero a la reserva de pingüinos de Punta Tombo: en esta época del año, con los pichones ya nacidos, es fascinante verlos mientras siguen a sus padres y –algunos ya crecidos– todavía se hacen alimentar como bebés. Lo mejor es llegar temprano, para evitar las horas con mayor afluencia de turistas, pero si se quiere una opción más exclusiva también hay una pingüinera en la Península Valdés: la estancia San Lorenzo, en el área de Punta Norte, tiene una importante colonia de pingüinos de Magallanes, además de un cañadón donde se pueden ver ostras fosilizadas y restos de mamíferos prehistóricos.

UN DIA A BORDO Puerto Madryn es un puerto de cruceros muy visitado durante la temporada. Pero también los turistas alojados en la ciudad pueden hacer una miniexperencia de navegación placentera a bordo del catamarán Regina Australe, que tiene capacidad para 300 personas distribuidas en dos pisos, con ventanales vidriados y una cubierta superior con resposeras al aire libre. Hay dos salidas diarias, a las 11 y a las 18, que duran unas tres horas y ofrecen música, tragos, recreación con baile y juegos para chicos. Además, hay salidas nocturnas de cuatro horas a partir de las 22, con servicio de cena, bar y pistas de bailez

Informe: Graciela Cutuli.

Página 12BLUE AND SOUTHERN There is no denying that some days you have to be brave to enjoy the water : the latitude of Puerto Madryn can be a challenge in terms of temperature for a bath. But while the blue sea along the cliffs , and transparency when submerged, are incomparable gifts this chubutense coastal landscape. Not coincidentally, is the National Capital Madryn Diving historical : from the guys who made ​​this season his baptism to experienced divers , there are suitable sites for all instructors trained in all specialties. You can exit from the city center and it is also the same – is one of the most beautiful experiences , swim and snorkel among sea lions, along the cliffs of the nearby reserve of Punta Loma.

To start with a day in the sun , more than thirty miles of beaches beckon for its scenery and diversity , as none are alike : if some is protected and locked in on themselves , others form a large open arch of immensity ; if some have fine golden sand , others are more rocky and rugged , if any with movement and music , there are also ideal for those who are lonely . And no less a breakdown of the hours of daylight : the day starts very early and lasts until nearly ten o’clock at night.

The stretch of beaches stretching along the city center is about three miles long, with nearly a dozen resorts to choose from. In the more familiar classes are windsurfing, free diving and snorkeling for kids, and a landscape of gentle slopes to ensure safety. And the favorite of young people and adolescents there is music all afternoon , dance lessons , beach games and recreational activities, as in any of the Atlantic beaches further north. The spas have accessible facilities , restaurants and tour providers that invite you to enjoy the many options offered by the water. The Ministry of Tourism of Puerto Madryn , meanwhile, is multiplying actions to promote the city as a destination for beach accompanied by cultural activities departures kayaking , windsurfing and stand -up for kids, with cycles of nature talks , presentations books and music shows. And new this season , he is saying in Puerto Madryn the “stand -up yoga” , ie the practice of yoga exercises on a table stand -up, that discipline is already trend from Brazil to South Argentina .

But if what is sought silence and solitude, no need to go far to enjoy wild beaches where the only company is the breeze that rises promptly around four in the afternoon, and the curious seagulls flitting insatiable for food . This is probably the cutest differential Puerto Madryn if what is sought is an alternative beach experience . Some of the most spectacular are the Cerro Avanzado , also an ideal place for nature walks Performing site , just 16 miles from the center: like it was drawn by a giant hand for teaching purposes , the landscape of the place shows geological layers different shades and amphibious own life sandbar . Just being able to see , and that the help of an expert guide works like a magnifying glass that allows you to discover the secret code of nature in the form of small footprints , fossils , rocks and plants adapted to life in this environment conditions sometimes inhospitable .

Anyway, remember that in these wild beaches no services, so it is imperative to take precautions and not take risks and , above all, become an agent of care for nature . Of course , the wealth of madrynense coastline is also an open secret among fishermen who have to Playa Paraná as one of their favorite sites .

DOLPHIN AND PENGUINS One of the highlights of the season for those who come here looking for sightings of wildlife are dark outputs to spot dolphins : the species is in Madryn waters from December through March . The walks are performed in semi sailing along the coast of the city to the southeast, along about three hours.

This dolphin has the upper body dark gray and nearly white below , with a lighter area on the sides which helps to distinguish the like. It is a smaller variety than others , but it stands out for its acrobatics and enthusiasm following the boats. Anyone ever participate in a dolphin watching can check : the presence of groups of cetaceans spread indescribable joy in passengers , as if nature erased at a stroke the rest of the world with one of his jumps. A tip : leave the camera aside for a while and enjoy the moment with your own eyes , not through viewers . An alternative is to walk a few miles until Rawson and embark for watching bottlenose dolphins departure from the Chubut capital: guides, experts decipher the presence of animals in the waves, know the places where there usually feed and direct the ship to to attend another amazing natural spectacle. The only caveat is that the navigation is open water , generally moved to the calm waters of Golfo Nuevo .

Otherwise, the Valdés Peninsula is one step : the best way to travel it is the vehicle itself and own pace , exploring from Puerto Piramides to Punta Norte, Punta Delgada through to see the elephant seal colony . Puerto Piramides is also the best place for watching wildlife combine with a beach day . The village is very small but has all the necessary services , and extensive stretches of sand in the shadow of the cliffs invite you to linger . Another day we must dedicate entirely to backup penguins at Punta Tombo : at this time of year, with the chicks already born , it is fascinating to see them as they follow their parents and grown-up – some – still are fed as babies. It is best to arrive early to avoid the hours with more tourists , but if you want more exclusive option also there is a penguin in Peninsula Valdes : Estancia San Lorenzo , in the area of ​​Punta Norte, has a large colony of Magellanic penguins , in addition to a canyon where you can see fossilized oysters and remains of prehistoric mammals.

A DAY ON BOARD Puerto Madryn is a highly visited cruise port during the season. But tourists staying in the city can make a miniexperencia of pleasant sailing aboard the catamaran Australe Regina , which has 300 seats on two floors , with glazed windows and an upper deck with outdoor resposeras . There are two daily departures at 11 and 18 , which last about three hours and offer music, drinks , dancing and recreation with games for kids . In addition , there are nights out four hours starting at 22 , with dinner service , bar and tennis Bailez

Report: Graciela Cutuli .

Página 12

Share.

Deja un comentario