logo
Opinión

José de San Martín nos habla hoy


Quien esto escribe acepta que hablar de José de San Martín es un tema remanido, usado hasta el cansancio para decir blanco o decir negro y que frente a un 7.4% de inflación, o un futuro incierto... o servicios que asoman cual insaciables Harpías... parece un tema intrascendente

Y quizas algo de razon hay...o no...

Por Jorge E. Tuero Licenciado en Ciencias Políticas, PhD. en Economía, Experto en Negociación Transcultural, Ex Director en varias Empresas Multinacionales, Director en Acercando Naciones ONG, Embajador de Paz.

Quizás la problemática, que nos sume en el Seol en vida, sea que hoy el interés y la corrupción deshumanizada hacen que los valores que hicieron grande a los San Martín hayan quedado en el olvido.

Por eso y aún a riesgo (que asumo con placer) de ser considerado naif quiero hablar de José de San Martín... en realidad quiero que quién nos hable sea el propio José de San Martín

Nuestro héroe patrio solo ambicionó ver América liberada. El más humilde y desinteresado operador político y militar, un visionario, un gaucho más.

San Martín nos dejó además innumerables reflexiones que analizadas hoy, a la luz de los hechos contemporáneos, continúan siendo tan reveladoras como lo fueran en su época. En su homenaje, les dejamos aquí una pequeña selección desde el más profundo sentimiento de amor y pertenencia a esta bella Patria Argentina, con el deseo y la esperanza de que nos permitan vislumbran, en la oscuridad de una terrible crisis económica, política y social, la senda de la hermandad, entre argentinas y argentinos, y de la beligerancia hacia todo aquel interés político y económico que pretenda dejar a nuestro pueblo relegado una vez más del desarrollo y crecimiento.

Frases de José de San Martín:

Un buen gobierno no está asegurado por la liberalidad de sus principios, pero sí por la influencia que tiene en la felicidad de los que obedecen (Adolfo P. Carranza: Correspondencia del General San Martín, Buenos Aires, 1911; Carta al General Andrés Santa Cruz. Borrador autógrafo, sin fecha, p. 333).

Hagamos justicia a nuestra ignorancia y que el orgullo no nos precipite en el abismo (Documentos del Archivo del General San Martín, Buenos Aires, 1910, Mendoza, 24 de abril de 1816, t. V, p. 536).

Divididos seremos esclavos: unidos estoy seguro que los batiremos: hagamos un esfuerzo de patriotismo, depongamos resentimientos particulares, y concluyamos nuestra obra con honor (Documentos del Archivo del General San Martín, Buenos Aires, 1910, Mendoza, 13 de marzo de 1819, t. VI, p. 148).

Sólo deseo la independencia de América del gobierno español, y que cada pueblo, si es posible, se dé la forma de gobierno que crea mas conveniente (Documentos del Archivo del General San Martín, Buenos Aires, 1910, Huaura, 17 de diciembre de 1820, t. X, p. 311).

El general San Martín jamás derramará la sangre de sus compatriotas, y sólo desenvainará la espada contra los enemigos de la independencia de Sud América (Documentos del Archivo del General San Martín, Buenos Aires, 1910, Valparaíso, 22 de julio de 1820, t. X, p. 390).

Al americano libre corresponde trasmitir a sus hijos la gloria de los que contribuyeron a la restauración de sus derechos (Documentos del Archivo del General San Martín, Buenos Aires, 1910, Lima, 28 de julio de 1821, t. XI, p. 416).

La biblioteca destinada a la ilustración universal es más poderosa que nuestros ejércitos para sostener la Independencia (Lima, 18 de septiembre de 1822, en Carlos I. Salas: Bibliografía del General D. José de San Martín, Buenos Aires, 1910, t. II, p. 244).

Para defender la causa de la independencia no se necesita otra cosa que orgullo nacional (Arturo Capdevilla: El Pensamiento Vivo de San Martín, Buenos Aires, 1945, Carta a Guido, p. 10).

La América es libre, y sus feroces rivales temblarán deslumbrados al destello de virtudes tan sólidas (Gaceta de Buenos Aires, Nº 80, 9 de noviembre de 1816).

Si somos libres, todo nos sobra (Mendoza, 27 de agosto de 1819, Ibid., vol. V, p. 568).

No he tenido más ambición que la de merecer el odio de los ingratos y el aprecio de los hombres virtuosos. (Documentos del Archivo del General San Martín, Buenos Aires, 1910, Proclama a los Habitantes de las Provincias del Río de la Plata, Valparaíso, 22 de julio de 1820, t. VII, p. 218).

El camino más seguro de llegar a la cabeza es empezar por el corazón (Documentos del Archivo del General San Martín, Buenos Aires, 1910, Santiago, 1 de enero de 1819, t. VII, p. 163).

La ilustración y fomento de las letras son las llaves maestras que abren las puertas de la abundancia y hacen felices a los pueblos (Documentos del Archivo del General San Martín, Buenos Aires, 1910, Al Cabildo de la capital de Chile, Mendoza, 17 de marzo de 1817, t. X, p. 440).

Los hombres en general juzgan de lo pasado según su verdadera justicia, y de lo presente según sus intereses (Adolfo P. Carranza: Correspondencia del General San Martín, Op. cit., Montevideo, 14 de abril de 1829, p. 153).

De los tres tercios de habitantes de que se compone el mundo, dos y medio son necios y el resto pícaros, con muy poca excepción de hombres de bien (Adolfo P. Carranza: Correspondencia del General San Martín, Op. cit., Bruselas, 18 de diciembre de 1827, p. 170; Año 1826, según original en el Archivo General de la Nación).

En muchas cosas, la dicha no es un bien real, sino imaginario (Adolfo P. Carranza: Correspondencia del General San Martín, Op. cit., Grand-Bourg, 30 de agosto de 1842, p. 199).

Es necesario tener toda la filosofía de un Séneca, o la impudicia de un malvado para ser indiferente a la calumnia (Adolfo P. Carranza: Correspondencia del General San Martín, Op. cit., Montevideo, 27 de abril de 1829, p. 173).

Mi mejor amigo es el que enmienda mis errores o reprueba mis desaciertos (Bartolomé Mitre: Obras Completas, Buenos Aires, 1940. Lima, 9 de agosto de 1821, vol. V, p. 615).

Más ruido hacen diez hombres que gritan que cien mil que están callados (Adolfo P. Carranza: Correspondencia del General San Martín, Op. cit., Boulogne-Sur-Mer, 11 de septiembre de 1848, p. 299).

Que respuesta le damos los Argentinos al Padre de la Patria?

La de la grieta? la de "sálvese quién pueda"? la de Ezeiza? Creo firmemente que es hora de cruzar un nuevo Ande... el del disvalor, de la ignorancia, el de ser rebaño que baala lo que nos dictan, el de tener anteojeras que cual caballo que no debe distraerse del camino del lechero nos impida ver a compatriotas sumidos en el hambre, o niños que mueren de desnutrición o conciudadanos que duermen en las calles... y solo deslumbrarnos por el puestito o el plan...

Es hora de tomar las armas del alma y luchar desde la educación y la cohesión social por ser la Patria que José de San Martín y muchos Padres de la Patria liberaron para nosotros

Que el Altísimo nos bendiga nuevamente con una tierra bendita de leche y miel....y Paz

Contenido para ACERCANDO NACIONES


Por Jorge E. Tuero


En esta nota
#Argentina
#JoséDeSanMartín
#Patria
Compartir en

Tal vez te interese leer

Seguí a AN en nuestras redes sociales

Newsletter

Suscribite para recibir las últimas noticias.

jueves 18 de agosto de 2022

Copyright © 2022 Acercando Naciones. Todos los derechos reservados.