logo
Deportes

El Camino de Santiago y una historia de amor


Una historia de amor  a través del Camino de Santiago que unió dos continentes - Primera parte

Por Mariana Vicat Machado

El 23 de abril de 2022, el Pequod partió del histórico Yatch Club Argentino de Dársena Norte y continuó el viaje a Santiago de Compostela, España, para completar la peregrinación por mar y tierra y dar el tradicional abrazo a la imagen del Apóstol Santiago en la Catedral.

Estaban presentes el Embajador de la UE, Amador Sánchez Rico, el Cónsul General de España, Javier Gil Catalina, el Embajador de Portugal, José Ludovice, el Cónsul Francisco Calheiros, el presidente del Club Europeo, Clas Henriksson, el sobrino nieto de Ceferino Namuncurá, Juan Namuncurá, las autoridades del Yatch Club Argentino, Gloria del Viso, presidente de la Comisión de Cultura, entre otros destacados invitados.

Dice Pardi: “Somos un país con un litoral marítimo inmenso y vivimos de espaldas al mar, muy poca gente navega. Cualquier persona que tenga interés en practicar yachting, tiene que acercarse a los clubes náuticos que hay por todos lados y hacer los cursos; es una experiencia única. Ojalá el Pequod pueda completar el Camino Azul para que otros veleros lo sigan”.

Manuel Pardi Rial, siempre aficionado a los barcos, es nieto de Lito Rial, uno de los fundadores del tradicional restaurante “El Globo” y amigo de la juventud del gallego de Lalín, Benito Blanco Álvarez, actual presidente de la Federación de Sociedades Españolas de Argentina, de Alfonselle Sociedad Cultural Hispano-Argentina, socio vitalicio del Club Español de Buenos Aires y ex presidente en dos períodos del Club Europeo, entre otras actividades que le permiten sus jóvenes 90 años. Benito se convirtió en el “padrino” del proyecto “Camino Azul”.

Manuel toca la gaita por atavismo, porque su sangre gallega se lo ha sugerido. Y en los momentos de calma, el sonido de la gaita gallega sorprenderá a las soledades del Mar Azul.

El Capitán y la Timonel en el mismo camino

Pardi Rial dice que la experiencia del viaje a la Antártida fue movilizadora, “muy fuerte” y cree que él ya no volverá a ser el mismo. “Hay otra valoración de lo cotidiano y de la fe”. Manuel habla de fe, es de familia gallega y Santiago Apóstol y el Camino son temas que no le son ajenos.

Esta vez, su compañera de viaje será Silvana Rodríguez, su esposa mendocina de ascendencia española, a quien conoció cerca del Cristo Redentor al pie de los Andes, en San Rafael, Mendoza, cuando iba recorriendo la zona de Cuyo en motocicleta.

Ella es una extraordinaria artista plástica y, además, es timonel y está dispuesta a hacer el viaje con mucho entusiasmo.

La elección del lugar de partida del Pequod, desde el Yatch Club Argentino, no es casual, pues las autoridades, Comodoro Alberto Urani, Vicecomodoro Javier Zapiola y, sobre todo, la presidente de la Comisión de Cultura, Gloria del Viso, se mostraron en todo momento muy partidarios de colaborar en lo que fuera necesario.

También fue fundamental la predisposición del Gerente, Claudio Cambria y su gente, especialmente Pablo Carbonaro.

El velero partió engalanado con banderas de Argentina, Uruguay, Brasil, Portugal, España, Galicia, Unión Europea y Vaticano. También lucía gallardetes de los clubes náuticos y banderines de los diferentes centros españoles, portugueses y brasileños de Argentina, una auténtica acción diplomacia deportiva que no acerca.

Se irán sumando insignias en cada puerto que toque.

El Pequod recorrerá solitario desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires hasta Montevideo (Uruguay), Río de Janeiro (Brasil). Allí se aprovisionará y seguirá rumbo a Recife (Pernambuco - Brasil), Horta (Islas Azores-Portugal), Viana do Castelo (Portugal), Baiona (Galicia-España), rías gallegas hasta Vigo (Galicia-España). Desde Vigo irán caminando hasta llegar a la Catedral de Santiago de Compostela y recibir la Compostela de finalización del Camino Azul.

El Pequod habrá sido el primer velero en recorrer esa ruta con un mensaje cultural, de fe, paz, amor, fraternidad entre los pueblos, espíritu deportivo y cuidado del medio ambiente.

En ciertos tramos del viaje, Manuel y Silvana homenajearán a algunos de los autores de libros sobre barcos y mares de la literatura universal y arrojarán al agua ramitas de laurel en memoria de, entre otros, Herman Melville, Hernán Álvarez Forn, Homero, Víctor Hugo, Julio Verne, Ernest Hemingway, Benito Pérez Galdós y, por supuesto, a los dos navegantes que se aventuraron por primera vez y unieron los dos océanos hasta dar la primera vuelta al mundo, Hernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano.

Sin olvidar Tritón o Neptuno.

También harán un homenaje a la tripulación del pesquero gallego “Villa Pitanxo”, recientemente naufragado en las costas de Canadá.

Si todo va bien, Manuel y Silvana llegarán a Viana do Castelo. Allí serán recibidos por las autoridades portuguesas. Caminarán hasta el Pazo de Calheiros donde descansaran un par de días y, luego, seguirán viaje a Baiona.

Allí los estarán esperando algunos veleros para acompañarlos un trecho.

Recorrerán las pequeñas radas de la costa gallega hasta que, desde Vigo, salgan a recibirlo los veleros locales.

Ya para entonces Manuel y Silvana habrán casi terminado su viaje y tendrán muchas anécdotas para contar a los medios de comunicación, que los estarán esperando junto a las autoridades, los amigos que fueron a recibirlos desde Argentina, y los muchos entusiastas que siguieron el periplo del Pequod por las redes sociales.

Una historia de amor que, a través del Camino, unió dos continentes

En el velero irá una nutrida biblioteca y el libro más importante será el que escribió Ana Laura Desimone, joven arquitecta argentina, que recorrió el Camino desde Coimbra (Portugal) hasta Santiago de Compostela.

Mientras caminaba, Ana iba dibujando todos los detalles arquitectónicos que le llamaban la atención y escribía una reseña de cada lugar. Con ese material decidió editar un libro.

Pedro es portugués y conoció a Ana mientras hacían el Camino de Santiago, se enamoraron, pero ella volvió a la Argentina y comenzaron a extrañarse mucho. Llegó la pandemia y durante todo el 2020 era imposible viajar.

Esa dificultad no arredró a la pareja de enamorados y se casaron por poder (vía Whatsapp) en octubre de ese año.

Finalmente, Ana pudo ir a Portugal y allá la esperaba su marido para iniciar una vida juntos. El 10 de marzo de 2022 nació Sofía, su primera hija.

Transcurría la pandemia en Buenos Aires, y el libro de Ana “Camino de Santiago - Cuaderno de viaje por España y Portugal”, fue tomando forma; ella lo tradujo al idioma inglés y el equipo de Abey Ediciones de Mariana Vicat Machado (que es cofrade de la Orden de la Vieira y esposa del padrino del proyecto, don Benito Blanco Álvarez) lo maquetó bilingüe español-inglés.

Los dibujos, muy coloridos, llevan al lector por lugares maravillosos y le van dando consejos hasta llegar a la Catedral de Santiago, en Compostela.

Como regalo para la nueva familia, en las primeras páginas hay unos versos que el “poeta del amor”, Guillermo Alejandro Roemmers, escribió para la llamada “capilla de las vieiras”, en La Toja, Galicia.

Antes de embarcar, Silvana Rodríguez obsequió al poeta un cuadro del Pequod pintado por ella en agradecimiento por su valiosa colaboración y su compromiso con las causas que lleva el velero como bandera: fe, paz, amor, fraternidad entre los pueblos, espíritu deportivo, literatura y cuidado del medio ambiente.

El primer ejemplar de la primera edición, será llevado por el Pequod, dedicado y en una bonita caja, para que Ana lo reciba en Viana do Castelo, Portugal. Ella, seguramente, estará esperando la arribada junto a Pedro y la pequeña Sofía.

Otro Camino Xacobeo se habrá hecho realidad...

Azul, como el Mar Azul, segundo nombre del Océano Atlántico.

Contenido de ACERCANDO NACIONES



En esta nota
#CaminoDeSantiago
#Pequod
#Yatching
#Viaje
Compartir en

Tal vez te interese leer

Seguí a AN en nuestras redes sociales

Newsletter

Suscribite para recibir las últimas noticias.

martes 03 de mayo de 2022

Copyright © 2022 Acercando Naciones. Todos los derechos reservados.