logo
Opinión

El Burro en el pozo


El burro en el pozo y una pequeña enseñanza

Un día el burro de un campesino cayó en un pozo. Su dueño, desesperado, trató durante horas de sacarlo, mientras el pobre animal no paraba de rebuznar con angustia.

Por Raquel Carreon

Al final, y después de mucho cavilar, el campesino decidió que, realmente, no valía la pena salvar al burro porque, además de que era muy viejo, el pozo ya se había secado y lo mejor era taparlo.

Pidió a todos los vecinos del pueblo que le ayudarán a realizar esa tarea. Así, cada uno de ellos tomó una pala y comenzó a arrojar tierra al pozo para cubrirlo.

En seguida, el burro se dio cuenta de lo que estaba pasando y comenzó con sus rebuznos de nuevo, presa del pánico. Al poco tiempo, y para sorpresa de todos, el burro se tranquilizó y dejó de rebuznar.

Después de echar unas cuantas paladas de tierra, el campesino miró al fondo del pozo y quedó sorprendido ante lo que vio. Con cada montón de tierra que recibía, el burro estaba haciendo algo increíble: se la sacudía y se montaba encima de ella, dando un paso hacia adelante, consiguiendo de esta manera elevarse.

Al cabo de un buen rato, todo el mundo comprobó sorprendido cómo el burro había sido capaz de llegar hasta la boca del pozo, saltar por encima del borde y salir trotando libre.

En muchas ocasiones, las circunstancias que nos toca vivir pueden ser como paladas de tierra que quieren hundirnos.

Depende de ti que cada uno de los obstáculos suponga un escalón hacia la cima, disfruta de la vida y ¡sacúdete los problemas! usa la tierra que te echan para salir adelante.

Cuando el burro es la Argentina

ACERCANDO NACIONES trae esta reflexión porque no hay duda que como país, como argentinos y argentinas, estamos atascados en un pozo, que nos atrapa día y noche y nos obliga a ingentes esfuerzos para conservar la cordura y sobre todo la esperanza

Los que peinan canas además, tienen el peso del otrora , que cumpliendo nefastamente aquello de que "todo tiempo pasado fue mejor" los lleva a estar permanentemente abriendo llagas de errores cometidos y de incumplidos, que hoy pesan en su ahora.

Luego y al final del sainete, pero no por ello menos importante, están los que ayudan paleándonos tierra en la cabeza, tanto que hasta parece que como al burro, nos quisieran enterrar definitivamente,... políticos (no todos) que solo fogonean el odio y señalan cual repetidas Catilinarias, los errores de los otros... empresarios (gracias a Dios no todos) que en una falta de empatía social permiten que sus intereses entierren al colectivo en la pobreza y el hambre... y los que sin comerla ni beberla y solo como corifeos de la estupidez, afirman que el burro, es decir nuestra Patria, ya esta perdida... y que mejor que enterrarla

Pero este burro, sacudiéndose de encima los malos deseos, las intenciones torcidas, los intereses sectoriales y apoyándose en todo ese malevaje saldrá una vez mas del pozo y el Sol de Mayo de nuestra bandera nos iluminara, quizás no a mi ni a Usted, pero si a nuestros hijos o nietos, a nuestro legado en una Argentina digna y respetada.

No le haga caso al ahora oscuro y luche por el mañana que si todos lo hacemos será brillante... y el burro saldrá riéndose del pozo
Jorge E.Tuero

Por Raquel Carreon


En esta nota
#Argentina
#Enzeñanza
#Esperanza
Compartir en

Tal vez te interese leer

Seguí a AN en nuestras redes sociales

Newsletter

Suscribite para recibir las últimas noticias.

Copyright © 2021 Acercando Naciones. Todos los derechos reservados.