logo
Eventos

Cordero, Ciudadano Ilustre de Buenos Aires


Distinguen al doctor Alejandro Cordero, filántropo y mecenas, como Ciudadano Ilustre de Buenos Aires

La ceremonia se realizó 4 de abril en el Salón Dorado de la Legislatura Porteña. Del evento participaron Mirtha Legrand, Gino Bogani y Luis Ovsejevich, entre otras personalidades.

La distinción fue promovida por la diputada Carolina Estebarena, quien en sus fundamentos destacó la “solidaridad” y la “calidad humana” las que el homenajeado desarrolló sus dos grandes pasiones: la Medicina (es miembro destacado del Hospital de Clínicas) y la Ópera, con la institución de una beca para jóvenes artistas líricos a través de la Fundación Teatro Colón, entre otras actividades.

Alejandro Cordero es un destacado dermatólogo.

Desde su propio consultorio y su trabajo ad honorem en el Hospital de Clínicas (es miembro de la comisión directiva de la fundación de ese emblemático centro) se dedicó a realizar una tarea pedagógica y solidaria muy amplia a través de campañas sanitarias motorizadas por él en persona en barrios carenciados o atendiendo a personas sin recursos.

En paralelo con esta actividad, fue fundador en Argentina de la especialidad Cosmiatría y canalizó su profundo amor por el arte a través de múltiples acciones de mecenazgo como socio benefactor con la categoría Platino de la Fundación Teatro Colón, además de integrante de la Asociación Amigos del Museo Nacional de Arte Decorativo.

Por esta labor y otras virtudes humanas que destacan de él amigos, allegados y colaboradores, el Dr. Cordero recibió la medalla y el diploma que lo acreditan como Ciudadano Ilustre de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en una ceremonia realizada ayer por la tarde en el Salón Dorado de la Legislatura porteña con una inusual cantidad de participantes, contando entre ellos con la presencia de figuras como la célebre Mirtha Legrand; el diseñador Gino Bogani; el fundador y presidente de la Fundación Kónex, Luis Ovsejevich; y María Victoria Alcaraz, ex directora del Teatro Colón y actual Directora General de Cooperación Internacional del Ministerio de Cultura del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

También se hicieron presentes diplomáticos de las embajadas de México, Angola y Argelia.

“Muchísimas gracias a todos los que han hablado. A todos los que están aquí presentes. A todos les agradezco que hayan venido. A mi gran amiga, de quien soy admirador, Chiquita Legrand, que está en primera fila, es una gran sorpresa que estés acá.

Y quiero agradecer también a mi gran amiga y ex directora del Teatro Colón, María Victoria Alcaraz”, expresó Cordero tras recibir una distinción que exige para su entrega el aval de una mayoría especial de dos tercios de la Legislatura y que únicamente se entrega a no más de 10 personalidades por año.

Cordero ya había recibido en 2016 el diploma de “Personalidad Destacada en el Ambito de la Cultura” y, apenas tres años después, en 2019, se votó su ciudadanía ilustre, aunque a causa de la pandemia recién se pudo oficializar ayer su distinción.

Este último proyecto fue presentado por la diputada Carolina Estebarena, quien ayer concretó la entrega de los atributos correspondientes al médico y mecenas. Fueron coautores de la iniciativa los legisladores Mercedes De Las Casas, Claudio Ariel Romero y el diputado (mandato cumplido) Eduardo Antonio Santamarina.

“Debo destacar su gran labor como mecenas cultural, permitiendo que muchos jóvenes se formen en el exterior a través de la beca que lleva su nombre y lo que más destaco en su trabajo como médico es la formación de profesionales… En los dos ámbitos Alejandro ha permitido que se formen jóvenes”, destacó la diputada porteña al dirigirse al auditorio para explicar la importancia institucional que tiene la distinción.

Luego del evento, Estebarena manifestó en la red social Twitter sentirse honrada de haber promovido la distinción al Dr. Cordero, de quien aseguró: "tiene el enorme talento de brillar en ámbitos tan distintos como la cultura y la medicina, con un denominador común: la solidaridad, que es la más clara expresión de su calidad calidad humana”.

El “Concurso Alejandro Cordero” se realiza entre alumnos del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón. Comenzó con la beca de un estudiante hace 14 años y ahora lleva a cuatro a Nueva York (el Dr. Cordero financia pasajes y estadía) para perfeccionarse y tejer vínculos con los grandes escenarios mundiales de la lírica.

Marina Silva (soprano) y Duilio Smiriglia (tenor) fueron dos de esos alumnos que hablaron en el acto en nombre de los demás beneficiados con esta beca. A continuación, todos juntos realizaron un impactante show en vivo cuya potencia estremeció el ánimo de los presentes al interpretar en vivo “O Sole mío” y fragmentos de las óperas de Giuseppe Verdi “Nabucco” y “La Traviatta”.

Gino Bogani le dedicó al flamante Ciudadano Ilustre algunas de las palabras más emocionantes de la noche. “Alejandro, esta distinción te convierte en norte para nosotros y destaca todos los atributos que te caracterizan y con los cuales honrás tu vida y la nuestra: altruismo, ética, profesionalismo, honestidad, responsabilidad y compromiso con los otros. Y tantos altos valores que construyeron tu personalidad. Elegante personalidad, además. (…) Alejandro, Ciudadano Ilustre, me enorgullece tu amistad”, concluyó el famoso diseñador.

La calidez y profesionalismo como médico y su carácter paternal como mecenas de jóvenes artistas fueron las virtudes que los oradores del acto destacaron de Cordero. Hablan de un hombre que transita sin mayores inconvenientes situaciones crudas de la vida en hospitales como el Rawson -donde también forjó su carrera- y otras más placenteras, como sus visitas al Teatro Colón, en un hombre que admite haber conocido “de grande” el placer por la lírica.

“Un verano mis padres se fueron de vacaciones. Yo tenía cerca de 18 años y me dijeron ‘te dejamos el abono para ir al Colón’”… Todavía hoy, con 82 años recién cumplidos no puede evitar la carcajada que seguramente se le escapó en aquél momento. “¿A esa edad, solo en Buenos Aires, quién iba a querer ir a ver ópera?… Pero empecé a ir y cerca de mis 30 años, se me hizo pasión”. Y recuerda con orgullo y picardía uno de los momentos memorables en esas visitas: “Recuerdo cuando un director del teatro decidió que el ceremonial para las veladas más elegantes ya no exigiría el uso de smoking… A la primera presentación de esa nueva etapa, me puse smoking, entré… Y todo el teatro me aplaudió de pié”.

Prensa Legislatura para ACERCANDO NACIONES



En esta nota
#AlejandroCordero
#CarolinaEstebarena
#CiudadanoIlustre
Compartir en

Tal vez te interese leer

Seguí a AN en nuestras redes sociales

Newsletter

Suscribite para recibir las últimas noticias.

martes 03 de mayo de 2022

Copyright © 2022 Acercando Naciones. Todos los derechos reservados.