logo
Comercio Internacional

Brasil, abre importaciones desde Rusia


Brasil ha disparado sus importaciones desde Rusia pese a la invasión a Ucrania

En fase creciente desde 2021, las importaciones rusas sumaron 3.237 millones de dólares entre marzo y junio, más del doble del valor registrado en los mismos meses del año pasado (1.572 millones de dólares).

Brasil, la mayor economía de Latinoamérica, ha disparado sus importaciones desde Rusia, con el que mantiene un comercio sólido a pesar de la guerra en Ucrania y en un momento en que occidente intenta aislar al Gobierno de Vladímir Putin.

Más allá de las enormes dificultades logísticas, la corriente comercial bilateral apenas se ha resentido desde que las tropas rusas invadieron Ucrania el pasado 24 de febrero, según datos del Ministerio de Economía de Brasil. Más bien lo contrario.

En fase creciente desde 2021, las importaciones rusas sumaron 3.237 millones de dólares entre marzo y junio, más del doble del valor registrado en los mismos meses del año pasado (1.572 millones de dólares).

Las exportaciones brasileñas bajaron apenas un 10% en la misma comparación (521 frente a 577 millones de dólares), en medio del cerco de sanciones a Rusia.

Lee también: Biden prepara aporte de mil millones de dólares para seguridad alimentaria en Oriente Medio y el Norte de África

Esta semana, el Gobierno de Jair Bolsonaro, que defiende una posición “neutral” ante el conflicto, avanzó que tiene “casi cerrado” un acuerdo para comprar diésel ruso “tanto como se pueda”.

“Estamos buscando proveedores de diésel seguros y muy confiables, y Rusia es uno de ellos“, afirmó el canciller brasileño, Carlos França, en la sede de la ONU, distanciándose de Estados Unidos y la Unión Europea, que han impuesto embargos graduales al petróleo ruso.

Expertos en comercio internacional consultados por Efe rechazan que estos negocios sean un gesto de “apoyo político” a Putin.

Brasil, en el fondo, persigue sus intereses“, afirmó Victor do Prado, miembro senior del Núcleo de Comercio Internacional y Economía Global del Centro Brasileño de Relaciones Internacionales.

Aunque el profesor Edmar Almeida, del Instituto de Energía de la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro (PUC-Rio), sí aprecia “un esfuerzo diplomático” de la Administración Bolsonaro para que “Rusia venda sus productos a empresas brasileñas“.

Fertilizantes rusos, clave para Brasil

El producto estrella de las importaciones rusas son los fertilizantes químicos, claves para la potente industria agrícola brasileña. En el primer semestre de este año respondieron por un 77 % de las compras.

Rusia es el principal proveedor de fertilizantes de Brasil. Una cuarta parte de los que consume vienen de allí.

Para Rodrigo Cezar, profesor de la escuela de Relaciones Internacionales de la Fundación Getulio Vargas (FGV), lo que ha hecho Brasil es “anticipar exportaciones con miedo de que Rusia no pueda seguir abasteciendo“.

Ese aumento de la demanda, unido a los problemas logísticos, ha hecho que se dispare el precio, afectando a la balanza comercial, según Cezar.

Asimismo, Prado, quien ocupó cargos directivos en la Organización Mundial del Comercio (OMC), recuerda que ese crecimiento viene de antes de la guerra, coincidiendo con la expansión del campo brasileño, que también aumentó las compras de fertilizantes de otros productores, como Marruecos.

Por el lado de las exportaciones, Brasil vendió principalmente soja (37 % del total) y azúcar (21 %) a Rusia en el primer semestre, sin que las ventas entraran en colapso por la guerra.

Mantener el flujo no está siendo fácil. Las sanciones han dificultado enormemente los pagos internacionales a bancos rusos.

Una de las salidas ha sido efectuarlos a través de las filiales que “muchas empresas rusas” tienen en países como “Kazajistán, Turquía, China e India”, según remarcó Gilmar Menezes, director ejecutivo de la Cámara Brasil-Rusia de Comercio, Industria y Turismo.

Además, a diferencia de las potencias de Occidente, el Ejecutivo de Bolsonaro no ha adoptado -ni apoyado- sanciones contra Rusia, su socio en el grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).

“Brasil no tiene tradición de imponer sanciones. Si existe una oportunidad de negocio, la hace”, sentencia Cezar.

El diésel

Dentro de esa aparente fluidez bilateral, Brasil, que ocupa un asiento temporal en el Consejo de Seguridad de la ONU, espera empezar a recibir diésel ruso en hasta “60 días”, según adelantó Bolsonaro, quien destacó la necesidad de comprarle a quien “vende más barato”.

“Rusia continúa haciendo negocios con todo el mundo, parece que las sanciones económicas no funcionaron“, afirmó el líder ultraderechista, quien en febrero, en vísperas de la guerra, visitó en Moscú a Putin, con el que también habló por teléfono el 27 de junio.

Pero este último movimiento en relación al diésel ha sorprendido a algunos analistas por la gran dificultad que supondrá su traslado desde Rusia.

Brasil, que importa casi un tercio del diésel que consume, tiene reservas por 50 días, según cálculos oficiales que se suman a las alertas por riesgo de desabastecimiento en el segundo semestre, cuando el país celebrará elecciones, en las que Bolsonaro buscará renovar su mandato.



En esta nota
#Brasil
#ComercioInternacional
#Rusia
Compartir en

Tal vez te interese leer

Seguí a AN en nuestras redes sociales

Newsletter

Suscribite para recibir las últimas noticias.

jueves 18 de agosto de 2022

Copyright © 2022 Acercando Naciones. Todos los derechos reservados.