del ponte vecchio en Florencia…

0

Si está pensando en hacer un viaje a la bella Italia y pasar por Florencia lo que seguro no puede faltar es visitar el puente que se ha convertido en el lugar más simbólico de la ciudad italiana: el Ponte . Y no es para menos puesto que es el más antiguo de Florencia (tiene seis en total) y está hecho a base de madera y piedra. Pese a que es muy visitado no todo el mundo conoce las curiosidades que este pintoresco puente esconde.

  1. Su construcción es toda una obra de ingeniería. La primera vez que se construyó el Ponte Vecchio fue en la época romana pero, debido a las corrientes del río Arno, éste ha tenido que ser reconstruido en muchas ocasiones. La última fue en noviembre de 1345. Si se observa con atención este punte resulta peculiar por muchos motivos. Uno de ellos por contar con arcos rebajados. Taddeo Gaddi fue el encargado de dar con una solución que evitara un nuevo derrumbamiento. El Ponte Vecchio es, de hecho, el primer puente de la historia en haber empleado estos arcos. Lo que permite esta solución es contar con un menor número de bahías (tres, en lugar de cinco) y esto hace que cuando hay escombros durante las inundaciones, estos puedan fluir más fácilmente. Desde entonces el punte ha seguido sufriendo daños que ha habido que reparar, pero nunca más se ha destruido de nuevo.
  2. No es un puente más y eso está claro. No es una mera forma de conectar un lugar con otro. Lejos de esto desde un principio se contempló al Ponte Vecchio como una parte más de la ciudad y es por este motivo por el que sobre el mismo se encuentran un importante número de tiendas. En un principio quienes aquí vendían sus bienes eran los carniceros o fruteros, que se deshacían de sus residuos arrojándolos al propio río. Con el tiempo, y viendo que los nobles que pasan por allí demandaban otro tipo de comercios, se fue desalojando a los anteriores para dar paso a joyeros y orfebres. Esto ocurrió cuando se encargó al arquitecto Giogio Vasari (por órdenes de Cosimo I de Medici) que creara un corredor que llevaría su nombre y que se trataría de una terraza elevada que serviría de conexión entre el Palacio Vecchio y el Palcio Pitti (por lo que había que pasar por el mismo Ponte Vecchio)
  3. La Torre Marinelli. Tan sólo una familia se opuso a los deseos de Cosimo I y no cedió su espacio para que pudieran construir su corredor. Esto obligó a Vasari a tener que diseñar en ese punto un tramo voladizo. Según cuenta la leyenda esta oposición se la hicieron pagar durante años los Medici.
  4. El intento de salvar el puente. Se cuenta que Hitler quedó tan maravillado con el Ponte Vecchio que, durante la Segunda Guerra Mundial, ordenó que no lo destruyeran. Se puede apreciar en su fachada un buen número de ventanas redondas, encargadas por Mussolini, para que el propio líder nazi pudiera contemplar la belleza de la ciudad.
  5. El reloj de sol. En el lado oeste del puente, en la parte alta, se puede apreciar un reloj de sol con la forma de media luna. Fue colocado en honor a la última reconstrucción que tuvo lugar en 1345.

Fuente Diariocritico

Share.

Leave A Reply