El presidente chino viajará a América Latina

0

Entre el 17 y el 23 de noviembre, el presidente chino Xi Jinping realizará una gira por Latinoamérica. Visitará Ecuador, Perú y Chile.

La influencia del triunfo de Donald Trump en el viaje a la región.

Entre el 17 y el 23 de este mes el presidente chino Xi Jinping realizará una gira por Latinoamérica. Recorrerá Ecuador, Perú y Chile y mantendrá reuniones con los presidentes de cada uno de estos países. “La relación bilateral está ganando impulso”, afirmó este jueves (10.11.2016) el viceministro chino de Exteriores, Wang Chao, quien agregó que la cooperación económica  entre la región y Pekín “seguirá profundizándose”. Esta será la tercera visita del presidente Xi a Latinoamérica desde que llegó al poder en el 2013.

“Latinoamérica y el Caribe es un lugar muy importante para que China desarrolle su cooperación económica y comercial”, señaló por su parte otro viceministro de Exteriores, Li Baodong, quien destacó especialmente el potencial para que el gigante asiático promueva las inversiones en “capacidad productiva”, término técnico para referirse a industrias..

En los últimos años se barajaron varios megaproyectos de infraestructura para la región a desarrollarse con capitales chinos. En este sentido, Wang agregó que “ambas partes son enormemente complementarias”.

Xi abrirá su gira en Ecuador y luego viajará a Lima, Perú, para participar en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) de los días 19 y 20. China es el mayor socio comercial de Perú. Por esa razón, el presidente Pedro Pablo Kuczynski eligió en septiembre a Pekín como su primer destino luego de asumir en el cargo. En esta oportunidad ambos presidentes firmaran acuerdos relacionados a sectores como minería, energía, infraestructuras o financiación.

La visita de Estado a Chile es la primera de Xi como presidente (ya estuvo otras dos veces en ese país antes de llegar al cargo), y en Santiago firmará con la presidenta Michelle Bachelet otra tanda de acuerdos en sectores como economía, comercio o comunicación. Estos acuerdos “darán un nuevo impulso” a la relación bilateral, aseguró Wang.

La visita de Xi se dará a pocos días del triunfo de Donald Trump en Estados Unidos y evidencia la importancia estratégica que China le otorga a aquellos países que se ubican en la costa del pacífico.

La sombra de Trump

China G20 Gipfel in Hangzhou Obama und Jinping (picture-alliance/AP Photo/H. Guan)

Luego del triunfo de Trump en Estados Unidos, quien fue muy crítico en la campaña del vínculo económico con Pekín, desde el ministerio de comercio chino aseguraron que esperan mantener las relaciones comerciales. Así lo manifestó en una rueda de prensa en Pekín el portavoz del Ministerio chino de Comercio, Shen Danyang, quien recalcó que ambas potencias, las dos mayores economías del mundo, “comparten amplios intereses comunes”.

“No importa quién haya sido elegido presidente de EEUU, la realidad de que los intereses comunes de los dos países son mayores que las diferencias no va a cambiar, y el deseo de las comunidades empresariales de China y EEUU de profundizar la cooperación de beneficio mutuo no va a cambiar”, dijo Shen.

Estados Unidos es el segundo mayor socio comercial de Pekín después de la Unión Europea. El comercio bilateral ascendió en 2015 a cerca de 600.000 millones de dólares, con una balanza favorable a China en 367.000 millones, según datos oficiales de ambos países. “Estamos dispuestos a seguir cooperando con Estados Unidos para promover el beneficio mutuo y unas relaciones económicas y comerciales donde China y EEUU ganen”, insistió el portavoz del Ministerio de Comercio chino.

China confía en que Trump apoye la creación de una Zona de Libre Comercio Asia-Pacífico (FTAAP, siglas en inglés), a pesar de que en su campaña renegó de acuerdos comerciales como el Tratado de Asociación Transpacífico (TPP).

El gigante asiático, excluido del TPP (que incluye a doce países de la cuenca pacífica), cree que un acuerdo que englobe al conjunto de Asia-Pacífico beneficiaría no sólo a los intereses chinos, sino también a los estadounidenses y los de otras economías regionales.

Fuente DW

 

Share.

Leave A Reply