China, EE UU y Rusia determinarán el futuro del mundo?

0

Políticos y expertos de 35 países se reúnen en el Club Internacional de Debates Valdái para discutir las perspectivas de la política mundial en un futuro próximo. La cuestión del refuerzo de la influencia de China en los procesos mundiales ha marcado el tono de la primera sesión de encuentros.

Los políticos y expertos de Rusia, EE UU, China, India y otros países han compartido su visión sobre los problemas principales de la política internacional durante la primera sesión de la decimotercera asamblea anual del Club Internacional de Debates Valdái, que se celebra en Sochi del 24 al 27 de octubre.

Los participantes han subrayado la irreversibilidad de los cambios en la política internacional y han augurado movimientos tectónicos en el orden político global en un futuro inmediato.

El orden mundial moderno está pasando por una época de transición de un sistema unipolar a una situación en la que las cuestiones clave no solo dependerán de la política de Estados Unidos, sino también de las apuestas políticas de otras dos potencias emergentes en el espacio internacional, Rusia y China, según John Mearsheimer, profesor de la Universidad de Chicago.

John J. Mearsheimer / Nina Zotina/RIA NovostiEsta situación pronto exigirá a los líderes de EE UU, Rusia y China la toma de importantes decisiones acerca del rumbo estratégico que tomarán sus países, de los que dependerá en gran medida la futura configuración del paisaje político mundial, opina el experto.

La necesidad de elegir

Mearsheimer opina que el conflicto entre EE UU y China será inevitable en el futuro si la economía y la influencia política de China en el Sudeste Asiático siguen creciendo.

Además, el empeoramiento previsto en las relaciones entre Estados Unidos y China pondrá a Moscú ante una disyuntiva, ya que deberá escoger hacia dónde se destinarán los intereses de Rusia en el escenario de confrontación del mundo, opina el experto.

“Rusia tiene tres opciones. En primer lugar, se puede aliar con China. En segundo lugar, pueden aliarse con EE UU”, comenta Mearsheimer. “Esto implica básicamente unirse a una coalición contra China. Además, Rusia puede permanecer neutral aprovecharse del enfrentamiento”.

Una representante de China no coincidía en absoluto con la opinión del experto estadounidense, y subrayaba que China no pretende ser responsable de apoyar el orden mundial.

“China ve el orden mundial dominado por Estados Unidos como un desastre y no quiere tener que encargarse de él”, declaraba Fu Ying, presidenta del Comité de Asuntos Exteriores del Congreso Nacional del Pueblo de la República Popular.  “¿Por qué debería China repetir los errores que cometió Estados Unidos?”, se preguntaba la representante.

Las palabras de Ying, sin embargo, no convencieron al representante ruso de la reticencia de China a corregir las premisas básicas de un mundo unipolar dominado por Estados Unidos. “Rusia y China están cambiando y echando abajo un sistema que Estados Unidos intentó imponer después de la guerra fría. Rusia lo hace por las malas y China por las buenas, al estilo chino” –declaraba Serguéi Karagánov, decano de la facultad de economía y política mundiales de la Escuela Superior de Economía.

Las declaraciones de Karagánov acerca de que a China no le satisface del todo el estado actual de las cosas en la política mundial encontraban la aprobación del experto estadounidense, quien opina que el desarrollo de la potencia económica y militar de China obligará a Washington a iniciar una intensa competición con Pekín.

“Estados Unidos ha arrojado a los rusos a los brazos de China y no hay ninguna garantía de que Estados Unidos sean lo suficientemente inteligentes como para no seguir explotando la rivalidad con Rusia, ya que de este modo la empujan hacia China”, declaraba Mearsheimer

La cuestión europea

Los expertos ponen en duda la capacidad de la Unión Europea de influir en el destino del nuevo orden mundial, y aseguran que esta gran agrupación de países es un participante adiestrado cuyo futuro depende en gran medida de las decisiones que tomen los políticos de Rusia, Estados Unidos y China.

En opinión de Mearsheimer, el futuro de la UE dependerá de hasta qué punto Washington reoriente sus intereses estratégicos hacia la región del océano Pacífico.

Según Kevin Rudd, presidente del Instituto de Política de la Sociedad Asiática, Europa está perdiendo su influencia política en los procesos mundiales, cediendo la iniciativa a los tres países mencionados.

A la cuestión de la “crisis conceptual” de la UE está dedicada una de las sesiones de la asamblea del Club Internacional de Debates Valdái que se celebra el 26 de octubre.

La asamblea del club Valdái se celebra hasta el 27 de octubre. El último día se espera la participación del presidente ruso Vladímir Putin.

Share.

Leave A Reply