Vamos de Tapas?..

0

Es por todos conocido el gusto que tenemos por salir a la calle, ir de bares, beber…y comer. Y es que, ¿quién se imagina esa cañita o traguito de after office sin el acompañamiento de la tapa de rigor? Esta pequeña porción de comida es ya una costumbre claramente instaurada, pero, ¿conoces su origen y más curiosidades?

Origen

Es algo confuso el origen de este elemento. Sin embargo, la leyenda que cobra más fuerza es la que asegura que surgió a raíz de una anécdota que le ocurrió al rey Alfonso XIIIKing_Alfonso_XIII_of_Spain mientras estaba en Cádiz. El rey pasó a tomarse un vaso de vino al Ventorrillo del Chato, pero el viento levantó la arena de la playa y, antes de que pudiera introducirse en la copa, un avispado camarero tapó ésta con una loncha de jamón. El rey se comió el jamón y pidió otro vino con ‘otra tapa’. Los presentes también imitaron al monarca, y así hasta nuestros días.

Ir de tapas o tapear

Los bares de tapas no suelen tener sitio para sentarse, ya que los que acuden a ellos quieren disfrutar de su tapa de pie para poder recorrer el resto de los bares. La costumbre de ir de tapas se ha convertido en una de las mejores formas de sociabilización de nuestro país.

Cocina en miniatura

Actualmente hay bares que se especializan en tapas y se han convertido en un fenómeno denominado ‘cocina en miniatura’. Chefs como Ferran Adriá han incorporado tapas como entrantes tapas2en sus cartas de los mejores restaurantes de comida española.

Variedad

Existe una gran variedad de tapas, sobre todo dependiendo de la región. También hay diferentes categorías, como tapas frías y calientes, brochetas, montaditos o incluso platos tradicionales servidos en pequeñas cazuelas de barro.

Las tapas más famosas

Tapas frías como aceitunas, frutos secos, o aperitivos son de las más conocidas. Si entramos en tapas calientes, son famosas la tortilla española, el jamón, la ensaladilla rusa, las patatas bravas, el pulpo, e incluso la paella.

 

Es un elemento tan habitual en nuestras costumbres que muchas veces no reparamos en toda la historia que tiene detrás. Lo que sí sabemos todos es que ya casi no concebimos el ir a tomar algo y que no nos pongan nuestro pincho de rigor. ¿Qué opinas?

Share.

Leave A Reply