Cuando un amigo se va…

0

La gran industria europea defiende una Europa unida frente al riesgo del ‘Brexit’

A poco más de tres semanas del referéndum que decidirá la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea (UE), los gigantes empresariales del Viejo Continente se pronuncian sin ambages: el Brexit solo “reduciría la prosperidad”. Una carta de la European Round Table of Industrialists (ERT) —foro de los primeros ejecutivos de las 50 principales firmas industriales y tecnológicas europeas, entre ellas, Inditex,Iberdrola y Telefónica— incide en la importancia de una Europa unida y remarca la “urgencia” de la cooperación entre las naciones de la UE.

Frente a los exabruptos de los defensores del Brexit, seducción. A diferencia de la estrategia del propio Gobierno británico y de organismos como el FMI o la OCDE, que han advertido repetidamente de los males económicos —y no solo económicos— que caerían sobre las islas si abandonan la Unión, la gran empresa europea opta por las buenas palabras, con un tono que recuerda mucho al deBetter Together, la alianza que formaron los tres principales partidos británicos —conservadores, laboristas y liberales-demócratas— en el debate sobre la pertenencia de Escocia a Reino Unido. “Puede ser una era de mayores oportunidades y prosperidad para Europa; debemos actuar unidos para progresar”, añaden los principales actores empresariales del continente. Las 50 compañías de la ERT facturan más de dos billones de euros al año y su inversión en I+D supera los 55.000 millones.

Las empresas de este club emplean a 6,9 millones de europeos. La representación española en esta asociación corre a cargo de Pablo Isla, Ignacio Sánchez Galán y José María Álvarez-Pallete, presidentes ejecutivos de Inditex, Iberdrola y Telefónica, respectivamente. Estas empresas son, junto con el Banco Santander, el Sabadell y Ferrovial, las tres de las firmas del Ibex 35 con mayor presencia en las islas.

Los firmantes admiten que se puede discutir sobre políticas concretas de Europa —“no hay duda de que Europa puede y debe mejorar”—, pero destacan que ignorar las fortalezas y los éxitos colectivos sería “un error”. Y subrayan la relevancia de dos objetivos fundamentales de la UE que son, a su vez, el mayor talón de Aquiles de la campaña favorable a la salida del Reino Unido de la Unión: la competitividad y las políticas que favorecen las exportaciones y el acceso a mercados extranjeros. La mayoría de expertos independientes destaca que Reino Unido perdería en ambos campos si el electorado opta por la salida.

Igualmente elocuente se mostraba la ERT en una presentación publicada el domingo en la que resaltaba los hitos más importantes de la construcción europea, desde lo puramente económico hasta lo medioambiental pasando por la protección de los consumidores o la seguridad alimentaria. Para ilustrar las ventajas del club comunitario, la ERT destaca que el bloque europeo es la mayor economía del planeta, por delante de Estados Unidos y China, y que tiene una cuota del mercado mundial del 16%. Siempre según sus datos, 36 millones de empleos a lo largo y ancho de Europa dependen directamente del comercio, uno de los puntos en los que más énfasis ponen los sectores que defienden la continuidad de Reino Unido entre los Veintiocho. Cuatro de los mayores socios comerciales de las islas pertenecen a la UE (Alemania, Países Bajos, Francia e Irlanda) y las transacciones con ellos quedarían pendientes de un hilo notablemente perjudicadas por el Brexit.

 

“Al final de la cola”

 

El primer comprador de productos británicos, EE UU, también se ha expresado con nitidez sobre el impacto que tendría para Reino Unido la salida de la UE: en su última visita a Londres, el mes pasado, Barack Obama aseguró que eso dejaría a los británicos “al final de la cola” en los acuerdos comerciales con su país. El presidente estadounidense también recalcó que la pertenencia de las islas al club europeo “magnifica” la influencia británica en el mundo.

Aunque el mensaje está claramente dirigido al caso británico, el único que citan explícitamente, las advertencias de los primeros espadas empresariales se suman a las recientes del BCE sobre el surgimiento de movimientos populistas en la UE. “Responden a las ansiedades de muchos de nuestros conciudadanos, pero las soluciones que proponen no son convincentes y pueden ser dañinas” concluyen.

 

Share.

Leave A Reply